El rol de la mujer en el siglo XXI

El rol de la mujer en el siglo XXI


1. Amor y Matrimonio

Un hombre y su esposa están unidos como un cuerpo y su sombra, como la flor y el fruto, como las raíces y las hojas, en todas las existencias. Los insectos comen las plantas que los hospedan y los peces toman el agua en la que nadan. También los árboles y la hierba tienen una relación tan estrecha. Hiyoku es un pájaro con un cuerpo y dos cabezas: sus dos bocas alimentan el mismo cuerpo. Hiboku es un pez con un solo ojo y por eso macho y hembra quedan juntos por toda la vida. El esposo y su esposa deben ser como ellos. Las mujeres al apoyar a los demás permiten que ellos a su vez puedan sostenerlas. Si un esposo es feliz, su esposa se sentirá satisfecha. Si un esposo es un ladrón también su esposa lo seguirá.
Gosho - Carta a los hermanos

Una familia es feliz y tranquila solo cuando marido y mujer tienen una meta en común, como si fueran piloto y copiloto de un avión. El verdadero significado del matrimonio es compartir un gran ideal, pase lo que pase.
Las mujeres que apoyan a sus esposos a lo largo del camino correcto son muy sabias. Para el hombre  la mujer es como la tierra: un punto de apoyo sólido y seguro.

El matrimonio es al mismo tiempo el final de nuestros años de solteros y el punto de partida hacia una vida feliz. Sin embargo, para recoger los frutos son indispensables la sinceridad, prudencia y paciencia. La edad no determina de ningún modo la felicidad o la infelicidad de la pareja.

Si amamos sinceramente a una persona, podemos entonces razonable mente pensar en casarnos. Con el matrimonio  decidimos compartir alegrías y sufrimientos, es necesario entender el amor como la prueba que permite realizar una feliz vida con el cónyuge.

Parece que hoy en día el afecto ocupa un rol menor entre las razones que determinan la decisión de casarse y más bien prevalecen la riqueza, la posición social o el beneficio que el matrimonio pueda traer. ¡Que aridez! El poeta dice: "Bajo la mascara de la razón, la época actual esconde un egoísmo malvado".
En estos tiempos, amor y matrimonio son dos cosas separadas: yo creo que eso es un triste error, ya que considero que un amor sincero y serio debería ser una flor que da como fruto el matrimonio.

Generalmente la mujer proyecta  en el matrimonio la esperanza de un futuro rosado, dichoso y lleno de felicidad; sin embargo, esta manera de pensar es una causa fundamental de fracaso o desesperación. Es más lógico reconocer que la vida matrimonial no está hecha solo de momentos felices, sino también de problemas y preocupaciones.

Si de novios frecuentamos personas incoherentes, no logramos  trabajar seriamente y no respetamos la dignidad de la vida, el sentimiento que experimentamos no es verdadero amor. Si en cambio, gracias a la relación amorosa, nuestra vida esta llena de fuerza, trabajamos con anhelo y estamos abiertos y disponibles hacia los demás; si existen estas condiciones, probablemente es verdadero amor.


2. Compañeros de lucha

Su Buqing, un matemático chino, logró excelentes resultados en el campo del cálculo diferencial y de la geometría. Una profunda amistad me une a este hombre de valor que por medio siglo se ha dedicado a la instrucción universitaria y al desarrollo de las nuevas generaciones.

En China, el ex primer ministro Zhou Enlai y su esposa están  considerados como una "pareja modelo", y Su Buqing y su consorte como una "pareja ideal". Hay una anécdota inolvidable de Zhou Enlai y su esposa. Cuando el ex primer ministro murió, la consorte, como expresión de dolor, puso al lado de la urna una tarjeta con el escrito "Zhou Enlai compañero de lucha”. La definición "compañero de lucha" expresaba sin duda la esencia de su sentimiento y la verdadera imagen de su relación.
Combatir juntos hacia un gran objetivo, ser compañeros que avanzan mano a mano: esto, para el Budismo, es el espíritu fundamental de la relación entre esposos.

Se vive esta vida una sola vez, traten entonces de hacer lo mejor que puedan para tener una vida personal y familiar rica y satisfactoria. Con este propósito les pido que establezcan una relación ideal entre esposo y esposa.
Si se casan solo sobre una base  emocional y sin una meta en común, a la larga los cónyuges serán infelices. Espero que mis palabras alrededor del matrimonio del profesor Su sean motivo para una reflexión.

Su esposa, Su Songben, se llamaba en realidad Yoneko Matsumoto.
En 1953 fue la primera persona japonesa en adquirir la nacionalidad china después del establecimiento de la República Popular China. Su vida se empeñó  en el desarrollo de las relaciones amistosas entre China y Japón.

Yoneko murió a la edad de 81 años, en mayo de 1986. Dos años después Su escribió una pieza conmovedora en memoria de la esposa titulada "Pensamientos sobre mi esposa Yoneko".
Sus existencias fueron verdaderamente agitadas y llena de altos y bajos, y pienso que su historia será tomada como tema para una ópera teatral.

Los cónyuges se casaron en 1929 en la época de los cerezos en flor. Su, entonces de 26 años, estudiaba en la Universidad Imperial Tohoku, en Japón, gracias a un programa de intercambio entre China y Japón. La señora de Su tenía entonces 23 años, estaba en plena juventud. En esa época el poder militar empezaba a predominar y la guerra Chino-Japonesa se aproximaba. Por esa razón parece que muchos se opusieron a su matrimonio, inclusive el padre de Yoneko, profesor de la Universidad Imperial Tohoku .
En cierto sentido, la oposición a este matrimonio parecía justificada.
La tendencia a considerar los chinos con desprecio estaba muy difundida y ejemplos de esta horrible actitud se pueden encontrar todavía hoy en día en los japoneses que se creen superiores por su nivel económico superior.

De todas manera, gracias al sustento de la madre de Yoneko, los dos lograron casarse  y Su continuó   dedicándose rigurosamente a los estudios. Sacó siempre la máxima  puntuación y se graduó en ciencias llegando en corto tiempo a ser docente de la universidad.
En aquellos tiempos era muy raro que un extranjero diera clase en una universidad japonesa y el hecho parece que apareció también en los periódicos.

Gracias a la colaboración de la esposa, Su ganó el respecto y la confianza de las personas que lo rodeaban. El profesor regresó a China con su familia. En septiembre de 1931 el ejército japonés declaró las hostilidades cerca de Liutiaohu, en la China septentrional. Este evento marcó en inicio del "accidente Manches"(1931-33) y en los años siguientes la tensión y los crecientes conflictos llevaron a la guerra Chino-Japonesa (1937-1945).

Para la joven Yoneko, ya en dificultad porque vivía en tierra extranjera, fue una etapa muy fuerte. Las condiciones de vida eran hasta mas dura que en Japón.
Durante estos momentos difíciles Su protegió y animó a su esposa enriqueciendo su relación también con pequeños detalles: a ella no le gustaba un determinado tipo de alimento chino, así que el lo condimentaba de manera diferente para que Yoneko pudiese comerlo.

Una vez, durante una reunión de estudio con el presidente Toda en relación al tema de la liberación femenina, escogimos como material de lectura la comedia Casa de muñecas de Henrik Ibsen.
Recuerdo que Toda dijo: "El poder de un hombre no reside solo en su fuerza, deberían leer mas a menudo libros como este".

Espero que los hombres se comporten siempre como caballeros ofreciendo a las mujeres su protección y su sustento. En forma especial, los miembros de la División de Jóvenes Masculinos deberían ser sinceros, respetar y asistir en las buenas y las malas a los miembros de la División de Jóvenes Femenina y Damas. No deben tener confianza en las personas que solamente hablan, o en aquellos que toman en consideración las apariencias. Una persona de fe sincera piensa en los demás, ora por ellos y actúa rápidamente cuando así lo requieren las circunstancias.
Los cónyuges Su tuvieron ocho hijos (seis varones y dos hembras).

Sus vidas se tornaron  cada vez  más difíciles con el comienzo de la guerra chino-japonesa. Su, muy ocupado por los compromisos universitarios y por la investigación científica, no tenía tiempo para apoyar la crianza de los hijos o para los problemas de la casa. Yoneko, además del que hacer doméstico se preocupaba de la educación de los muchachos, y cuando algunos amigos de su esposo o los estudiantes iban de visita, ella los recibía con entusiasmo. Durante los dolorosos años de guerra la señora Su sostuvo al esposo en su trabajo y se dedicó al desarrollo de los hijos. Fue exactamente durante este penoso período que Su completó sus investigaciones más importantes y se dedicó a la formación de muchos excelentes estudiantes, que en el futuro se volverían profesores universitarios y responsables de los estudios de investigación de la nación. Ninguno de ellos olvidará jamás el cariño con el cual eran recibidos por la señora Su en sus visitas.

Desde niña Yoneko amaba, más que nada, tocar el Koto. Cuando se casó y se mudaron a  China se llevó consigo el instrumento, sin embargo, en el transcurso de los difíciles años de guerra no tuvo el tiempo de tocar.  Ahora el Koto  está en la habitación de Su.

Cuando el profesor rasga las cuerdas, vuelve a su mente la imagen de Yoneko tocando las maravillosas canciones de un tiempo pasado.  En el chino clásico Shi jing  o Libro de las Odas,  hay una poesía que compara las profundidades del amor entre esposo y esposa con el sonido de un Koto y de una Shitsu (un tipo de Koto mas grande). Este poema recita así: "El Koto y la Shitsu que están cerca de mi producen sonidos tranquilos y maravillosos. El amor entre marido y mujer es justamente como las notas de estos instrumentos cuando vibran en armonía". Ciertamente, el amor entre Su y su esposa era una maravillosa armonía como el sonido del Koto y de la Shitsu.

Cuando me casé con mi esposa ella llevó consigo un koto, sin imaginar que no habríamos de tener mucho tiempo para tocar.  Contemplando la luna en otoño y la flores en primavera, mi esposa tocaba las cuerdas del Koto, mientras yo lo hacia con el Shakuhachy (clarinete de bambú) o con una flauta, o sino leía poesías para acompañar su música. Expresábamos así el deseo de disfrutar de la vida y la alegría de la sucesión de las estaciones. Sin embargo, en cuando comencé mi batalla por el Kosen-rufu, las cosas cambiaron por completo. Me lancé de cabeza en la lucha, avanzando entre las ondas imponentes de la oposición. Así quedo marcado el destino de mi vida matrimonial. 

En 1945, 14 años después de la llegada de Su en la China, la guerra terminó y comenzó el renacer de un nuevo país. El profesor fue transferido a la Universidad Fudan y las condiciones económicas de la familia mejoraron. No obstante esto, cuando Su invitaba a su esposa a comprarse ropa nueva, Yoneko contestaba: "tengo muchos hijos  que atender y debo todavía cumplir mi misión".

Y continuó viviendo su vida en forma sencilla. Probablemente debido a la importancia de su objetivo fundamental, la señora Su no era propensa a las frivolidades y a la ostentación. Cuando los hijos crecieron y pudo disponer de más tiempo, Yoneko se volvió activa en el campo social, mediando en las disputas entre conjugues, en calidad de miembro del Comité de Orientación Familiar. Servía con felicidad al pueblo chino, todos los que la rodeaban la admiraban por su sinceridad y honestidad. Así fue como conquistó el respeto de la comunidad: durante la Revolución Cultural, mientras su marido fue criticado, para Yoneko nunca hubo crítica. 

Parece que Su repitiese en su corazón: "Ten cuidado con las palabras y las acciones. Eres un hombre común. No debes ser arrogante". La esposa muy a menudo le reprochaba por la costumbre de levantar la voz con colegas y estudiantes. Aunque gocen de una elevada posición, no deberían jamás volverse autoritarios y arrogantes, ni tampoco mirar a los demás desde arriba. Las personas humildes, que hablan con honestidad y sinceridad, gozarán siempre de la admiración de los demás. La posición social es un valor efímero que varía con el pasar del tiempo así como cambiamos de ropa diariamente. Es un estatus que no refleja necesariamente la grandeza de un individuo. Cuando una persona se vuelve autoritaria y arrogante deja de crecer.

Yoneko era un ama de casa como muchas, sin embargo perseveró en su rol de esposa y madre y en el cumplimiento de su misión.  
Por el afecto y la consideración demostrados tanto hacia su familia como hacia la comunidad entera, se puede decir que la vida de la señora Su transmitió una gran humanidad. Su manera de vivir tenía algo en común con el de los creyentes  del Budismo:
En efecto, nosotros luchamos para vivir con gran humanidad en cualquier circunstancia en la que nos encontremos. Sus hijos crecieron maravillosamente y hoy ocupan  posiciones de prestigio en la sociedad.
Cuando Yoneko murió sus cenizas fueron divididas: una parte fue depositada en el cementerio nacional Xiangshan (Montaña fragante) en Suzhou, y la otra parte fue llevada a su tierra natal, en Sendai. El cementerio nacional está cerca del pico de una pequeña montaña que domina el lago Taihu. Dos árboles de cerezo están al lado de su tumba. En el aniversario de las bodas de oro, Su dedicó a Yoneko un poema lleno de gratitud por el apoyo recibido en el transcurso de su vida: "

En la estación de los cerezos florecidos, el amor que fluye profundo, nos ha acompañado en el viaje de la vida, a los dos. No importa si tu rostro radiante está ahora rodeado de blancos cabellos: este bellísimo día de las bodas de oro es mas valioso que el mismo oro”. Su concluye de esta manera un pasaje dedicado a los recuerdos de su difunta esposa: "Ahora estoy reflexionando profundamente sobre el significado de las palabras `viviendo en el corazón '. No puedo olvidar el apoyo de mi esposa en el transcurso de los años. Cada noche sueño que Yoneko me está hablando. Tengo una foto de ella de la que nunca me separo. Ella está conmigo cuando paseo en la universidad, cuando dicto una clase y cuando participo en las conferencias".

Esta pareja que experimentó la dulzura y la amargura de la vida y que luchó por un gran ideal, ha sido unida por un vínculo profundo y maravilloso. Sus vidas, dedicadas a una misión común los unen hasta la eternidad; podrían ser definidos como "compañeros de espíritu".

Ustedes son jóvenes y una larga vida los espera. Encontrarán sufrimiento y felicidad, tristeza y preocupación. Y justamente por dedicar sus vidas a la realización del Kosen-Rufu, vivirán experiencias más duras y difíciles que los demás. Con esta fe vamos a poner en practica un principio budista fundamental: "los deseos mundanos pueden transformarse en Iluminación". A través de la fe, utilizando las dificultades y los sufrimientos como trampolines para el desarrollo de sus vidas, no deben preocuparse de lo que pueda ocurrirles.

Espero que continúen avanzando constantemente en esta dirección. Jamás se tornen cobardes o perdedores que retroceden frente a las dificultades abandonando el camino correcto de la vida. La realidad es siempre severa. Podría ocurrir que deban asumir el cuidado de sus padres, o tener que sobrevivir entre las olas violentas de la sociedad manteniendo a su esposo e hijos. En estos casos, la simple teoría no le será de mucha ayuda, en realidad deberán emprender y ganar una dura y diaria batalla, para sobrevivir hasta el mañana.

Por eso, no deben llevar una vida demasiado indulgente, o ilusoria, basada en la búsqueda de placeres vacíos, de sueños frívolos y de fantasías. Aunque los demás se debiliten, espero que ustedes continúen  trabajando asiduamente para construir las bases de una felicidad eterna, que se extienda a través de las tres existencias, basada en el principio de la Ley Mística. Su presente y su futuro existen justamente para ese propósito.


3. Confianza, comprensión y respeto reciproco

Si la comparamos con una labor de malla, la vida está hecha también de pequeños tejidos que, en este caso, son los secretos del corazón. El desorden de la vida diaria confunde algunas mallas.  Para desenredarlas se debe tener cuidado en no perder la trama, y mas bien tener siempre presente el trabajo en su totalidad. De hecho, mientras  mantengamos la malla con firmeza, podremos con perseverancia desenredar los diversos nudos. Es imposible lograr algo de otra manera.

La vida en pareja empieza con la inscripción del acta de matrimonio que consagra el acuerdo entre los cónyuges, acuerdo basado en la confianza recíproca. Si esta confianza comienza a faltar, la propia vida conyugal corre el riesgo de desmoronarse. Por esta razón es de fundamental importancia no traicionar nunca la confianza del otro.

El ser humano es un animal sentimental: un malentendido, hasta banal, puede provocar una reacción emotiva desproporcionada. Con tal de no llegar al desastre, provocado por el haber acumulado insatisfacciones y rencores no confesados, es preferible que marido y mujer no se escondan nada.

El fracaso de un matrimonio puede ser causado por la inercia y la falta de iniciativa. Para mantenerse con vida el cuerpo humano funciona sin detenerse un solo instante. Lo mismo se puede decir del matrimonio que, comparado con un organismo viviente, debe ser continuamente alimentado por la confianza, comprensión y respeto recíprocos.

Existen dos diferentes versiones de la historia de Surihandoku (en sánscrito Shuddhipanthaka), uno de los discípulos de Shakyamuni, nacido en una familia braman. En una de estas se cuenta: "El abuelo de Surihandoku era un rico mercader que vivía en la antigua capital Rajagriha. Su hija se enamoró de uno de sus criados y por temor a la ira del padre, dejó la capital y se fue a vivir a una ciudad extranjera con su amante. Mas adelante la hija del mercader quedó embarazada y cuando se acercó el momento de dar a luz, le manifestó al esposo su deseo de regresar con sus padres, de pedirles perdón, y de que permitieran al niño  nacer en su casa. No obstante cierta perplejidad, el esposo accedió, sin embargo su demora en tomar una decisión hizo demorar la salida. Viendo la indecisión del esposo, la mujer viajó sola. Cuando el se dio cuenta, la siguió, sin embargo cuando logró alcanzarla los dolores ya habían empezado y el niño nació en la orilla de una carretera.

El hijo ya había nacido, ó sea que no tenían razón para ir hasta la casa de los padres, así que los dos regresaron a su ciudad. Nombraron al niño Mahapanthaka, que significa "gran carretera",      
Porqué había nacido cerca de una carretera muy larga.

Al poco tiempo la mujer quedó embarazada otra vez y se repitió la misma historia. Esta vez el niño nació en la orilla de un sendero y fue llamado así Shuddhipanthaka (en Japonés Surihandoku), que significa "pequeña carretera". Cuando Mahapanthaka y Suddhipanthaka crecieron empezaron a atormentar a su madre con el deseo de conocer los abuelos. Los padres discutieron el problema y decidieron regresar a la casa en la capital. Sin embargo en respuesta a su mensaje, los abuelos contestaron a la hija:" No podemos perdonarte ni a ti ni a tu esposo. Te haremos llegar algo de dinero para que puedas continuar  viviendo en el lugar donde estás. Puedes nos, si quieres, a los nietos y nosotros les daremos educación aquí". Los padres tuvieron que aceptar. Así que Mahapanthaka y Suddhipanthaka fueron a vivir con los abuelos en la capital Rajagriha.

Para los jóvenes, el matrimonio es una segunda partida en la vida, y tiene una gran importancia para la felicidad de cada uno. Por eso espero que vuestros matrimonios sean aprobados por todos aquellos que los rodean y en particular por vuestros padres. Si permiten que la pasión del momento los atropelle y no eligen con sabiduría, corren el peligro de bloquear el camino de esperanza hacia su futuro, haciendo sufrir al compañero, a los padres y a los familiares. Existen casos en los cuales son los hijos los que sufren: no deberían permitir jamás que esto ocurra. Digo eso porque cada uno de ustedes tiene un gran futuro por delante y una importante misión que cumplir.

Cuando amamos a una persona con la cual tenemos también relaciones de trabajo, debemos obtener la aprobación y las felicitaciones de nuestros colegas y  superiores. Este consenso se deriva de un esfuerzo común.

El amor es un trampolín hacia el futuro. Sin embargo, no podemos llegarle sin desarrollar la sabiduría que nos permite tener los pies bien firmes sobre el piso de la realidad. Solo de esta manera, llenos de serenidad y vigor, podemos lanzarnos hacia nuestro objetivo.

Los pensamientos y sentimientos que deciden la felicidad o la infelicidad de quien está enamorado se pueden comparar a un avión que rueda sobre la pista de despegue (amor), despega (matrimonio) y después toma su propio rumbo hacia el cielo (vida conyugal). La fuerza del amor y la intensidad de la unión matrimonial no son sino  el inicio en el largo camino de la vida. A pesar de las tormentas y los vacíos de aire, espero sinceramente que antes de tomar el vuelo ambos se esfuercen por chequear minuciosamente las condiciones mecánicas del avión de cada quien de manera tal que los engranajes no dejen jamás de rodar armoniosamente.

Es muy importante que tanto el hombre como la mujer desarrollen plenamente sus cualidades según la naturaleza de cada uno, y que se ayuden recíprocamente. Para una mujer que quiera casarse es esencial conocer cada detalle de la personalidad del hombre que ama, pero también tiene que saber valuar su carácter en el conjunto, comprendiendo bien que el aspecto físico es de relativa importancia. ¿Es el audaz? Que entonces ella demuestre prudencia y lucidez. ¿Es el intrépido? Si no tiene corazón y ella no lo sabe, sufrirá por eso mas adelante.

No  deben pretender la perfección absoluta. Cuando el hombre escogido corresponde al modelo de esposo deseado, traten de conocer sobretodo sus puntos débiles y tengan confianza en si mismas.
El criterio fundamental en lo que tienen que apoyar la decisión de casarse es la seguridad de la complementariedad del carácter de cada uno.

Conozco muchas mujeres jóvenes cuya fe es debilitada por el amor o debido a los compromisos de la vida matrimonial. Nadie tiene el derecho de comentar o criticar la vida privada de las personas, sin embargo quisiera darles una  recomendación.

Si quieren mantener una fe estable por toda la vida y despertar en ustedes la dimensión eterna de la existencia, deben decidirse a esforzarse  lo máximo en la práctica y para el Kosen-rufu.
Yo espero que lejos de vacilar en sueños que se limitan a la felicidad conyugal, construyan una sólida base para ustedes mismas como seres humanos.

La ley de causa y efecto es severa e inexorable, la felicidad de un momento no es una garantía para toda la vida: la única garantía absoluta se encuentra en la fe.
Espero que las responsables mas adultas se vuelvan, de la manera mas natural y tranquila, "hermanas mayores" de todos los miembros de la División de Jóvenes Femeninas. Recuerden que el hecho de concluir su propia vida con dignidad depende del camino recorrido cada día.

4. La belleza nace desde lo profundo del corazón 

Hay que preguntarse si existe un ideal de belleza objetivo. La mujer siempre ha tratado de corresponder al tipo de belleza de su época. Los cirujanos estéticos ganan mucho dinero producto de la piel de aquellas que, insatisfechas de su propio físico, desean modificarlo. Puede que este anhelo, que persiste desde los tiempos más remotos, de parecer siempre más bellas, sea parte inherente del destino de la mujer. 

¿Es sólo por satisfacción personal que la mujer siente la necesidad de admirar su reflejo en el espejo? Si el objetivo es gustar a alguien, aconsejo a las jóvenes a valorizar sus propias cualidades morales e intelectuales, en vez de perder tanto tiempo para conservar únicamente las apariencias. ¿De qué manera? Buscando una perfección siempre más elevada purificando el propio corazón. El encanto de la personalidad, de la inteligencia y de los sentimientos de una mujer tiene mucho mas poder sobre los demás de lo que pueda tener el aspecto físico. Una belleza basada únicamente en la exterioridad pierde rápidamente su atracción, y por el contrario se busca y se aprecia aquella que brota del interior de cada individuo. Es muy raro encontrar una mujer bella con un corazón generoso. Por lo general, probablemente por ser demasiado mimada por los demás, se vuelve altanera.
Tener éxito es seguramente importante. Sin embargo la falta de feminidad y dulzura es verdaderamente deplorable.

Un sabio dijo: "El brillo de la belleza de una mujer se intensifica con la edad". Esta frase es muy significativa. Se dice que belleza y juventud son dos aspectos inseparables y que la belleza de una mujer desaparece con los años. Sin embargo, cada edad tiene su atractivo.
No se puede exigir que una mujer de cincuenta años aparente tener veinte. Pero la única y verdadera belleza es aquella que brota del corazón, independientemente de la edad. Saber descubrir este tesoro escondido, revelarlo, ampliarlo continuamente, es para una mujer el primer objetivo a lograr. 
La filosofía budista revela la inseparabilidad entre materia y espíritu, entre el aspecto físico y la vida interior de cada ser humano. Estos dos elementos, aunque diferentes, son, en realidad una misma cosa. O sea, podemos afirmar que la búsqueda de la belleza debe pasar por el conocimiento preliminar de nosotros mismos.

Hoy en día las mujeres son juguetes de la publicidad: "Este otoño vistan la moda de París!” Y todas visten los mismos pantalones. No escoger colores y modelos de famosos estilistas, significa borrarse de la categoría de las mujeres bellas; no hay nada más equivocado. La belleza no tiene nada que ver con todo eso, no se compra. La moda es tan compleja que lo lleva a uno  a preguntarse cuál será la manera más racional de seguirla. A pesar de que hoy en día la belleza es algo subjetivo, se han creado modelos estándares. Apenas se anuncian las nuevas tendencias de la moda, las muchachas para no quedarse atrás, se lanzan a las boutiques de prêt-á-porter. Pierden, en resumidas cuentas, toda individualidad. Para terminar con esta paradoja, se debe rehabilitar el concepto de belleza individual, libre de todo paradigma.

He usado mucha tinta para tratar la belleza de la mujer, sin embargo lo que escribí es igualmente válido para el hombre. Sólo una voluntad tenaz, dirigida hacia una meta elevada y el dedicarle a este cada esfuerzo y energía, constituyen la verdadera belleza. De lo contrario, tratar de impresionar a los demás, apoyándonos en nuestras dotes exteriores, es una bajeza despreciable!

Estoy seguro de que la verdadera belleza no se puede lograr si no estamos motivados por una fuerte fe en un ideal, y esta se manifiesta en la vida diaria. La juventud posee la belleza de la primavera: el entusiasmo; la vejez posee la belleza del otoño: la tenacidad; también la salud es una forma de belleza. Quien es flojo es feo.

Gracias a la práctica del Budismo podemos brillar en el entorno y al mismo tiempo reflexionar sobre nosotros mismos. Si captamos la fuerza esencial de la vida, revelaremos nuestra verdadera belleza, aquella que el tiempo no podrá alterar jamás.

La decisión de un miembro de la Soka Gakkai de casarse o no  es fruto de una elección estrictamente personal. Los demás no deben de ninguna manera tratar de interferir. Tu fuerte fe al final llevará a tu esposo a practicar y a transformarse en una persona de valor. 

Una mujer no es feliz solo porqué se casa joven. No busquen desesperadamente un esposo. Muchas personas han creado familias felices aunque se hayan casado tarde. La felicidad no depende de la edad o de la época de la boda, depende de su buena fortuna. Mientras seas joven, determínate a  practicar cinco o diez años para poderte desarrollar y asegurar la felicidad para la eternidad. Al final ganará la mujer que persevera en su práctica, transformando las circunstancias negativas en trampolines para su desarrollo.

La vida es larga, no se apresuren: la etapa más importante en la vida de una mujer, lo que determinará la victoria o la derrota, son los cuarenta años. Hasta ese momento están en fase de experimentación y preparación. Aunque las cosas, por el momento, no parezcan entusiasmantes, les pido que todas ustedes continúen con tenacidad a lo largo del camino de la fe, de la práctica y del estudio. Las estrellas tienen su propia órbita, los pájaros tienen su propia ruta (en el cielo). En el movimiento del universo y de la naturaleza existe una rigurosa armonía que gobierna el todo. También los seres humanos tienen sus caminos: Hay un camino para lograr la felicidad y cada una de ustedes ya esta recorriendo este camino insuperable. Si actúan de manera estúpida o precipitada, alejándose del mismo, la derrota será de ustedes, pero yo también quedaría entristecido.

El Presidente Toda decía a menudo que las mujeres jóvenes deberían ser esplendorosas, mujeres atractivas, admiradas por muchos hombres. El creía que en la relación entre un hombre y una mujer, si la mujer es sabia y fuerte, se presentarían menos problemas. Una mujer no debería ser tan ingenua como para aceptar una proposición de matrimonio que la llevaría sólo hacia una vida de sufrimiento y arrepentimiento. Estamos todos libres de querer y casarnos con quien queramos y nadie tiene el derecho de limitar nuestras decisiones, esta es exactamente la razón por la cual deben de ser atentas y responsables de ustedes mismas y disciplinarse con sabiduría.

Por ser jóvenes, tienen una experiencia limitada de la vida: entonces es del todo natural que estén confundidas y preocupadas por los varios problemas relacionados con el matrimonio. En estos momentos no deben encerrarse, preocupándose a solas, pidan siempre consejos a sus padres o amigos de confianza. Por mi experiencia con muchos jóvenes, he notado que las mujeres rodeadas de buenos amigos están seguras y protegidas y eso de por sí es una gran fuente de felicidad. Por esa razón aquellas que forman parte de la División de Damas, gracias a su mayor experiencia, deberían brindar sin reservas sus orientaciones a los miembros de la División de Jóvenes Femeninas.
Para lograr la felicidad verdadera es importante tener buena fortuna y una condición espiritual interior llena de vigor. Sin estos requisitos, no encontrarán la felicidad que buscan casándose apresuradamente. Enamorarse no es garantía de felicidad en la vida, las cosas en la realidad no son tan simples.

5. El amor verdadero

El amor es la cosa más efímera. A veces es tan inconsistente que no le permite a la felicidad expresarse. Buscamos el amor y este nos atormenta. El amor es bello sobre todo si es puro. Pero con él coexisten  la estupidez y la precariedad.

¡A cuántas mujeres ha hecho llorar! Tengan cuidado de no dejarse involucrar de esa manera.
La felicidad no debe ser momentánea, existe en la profundidad de la vida de cada quien. Es un sentimiento de satisfacción infinita, indestructible. Sacrificar nuestra felicidad y dedicarse a los demás  completamente es, sin dudas, muy admirable. Sin embargo, si el precio es perdernos a nosotros mismos, no tiene sentido porque desvaloriza nuestra identidad.
Gracias al sufrimiento es que podemos gozar de todo tipo de felicidad. Vivir según nuestra profunda naturaleza es lo más digno que existe y ejerce una influencia positiva en los demás.

Se puede entonces hacer brotar el valor de la vida disfrutando continuamente de la felicidad. Cuanto mas grande es el valor de un ser humano, más grande será su amor. Pienso que amar es la condición natural del hombre. El corazón de cada ser viviente late al ritmo del amor. Cuántas lágrimas, sufrimientos, felicidades y esperanzas ha causado el amor! El amor es la prueba de que estamos con vida. Schiller decía: " Sin el amor la vida no tendría valor”.
Una vida sin amor, sin pasión, se asemeja a un cadáver ambulante, a un árido desierto, a una existencia fría y escuálida como el acero. Es con el amor que sentimos que fluye totalmente la corriente vital. No existe otra palabra con un encanto tan irresistible, sin embargo, queda una interrogante: ¿qué es el amor?

Nunca olvidaré una frase que escuché pronunciar: " El amor es la flor de la vida”. Es la llama que quema el corazón o aquella voz que canta el himno del hombre. Amor de los padres hacia los hijos, amor de un esposo para su esposa, amor de los amantes, amor entre amigos. Existen múltiples formas de amor, diferente una de la otra. Pero en cada una fluye la misma inagotable savia: ese impulso del corazón que se trasmite de vida a vida. Cuanto más se desencadenan los elementos, más crece el éxtasis de la ebriedad, la brisa de la primavera, el murmullo de un riachuelo. El amor canta la melodía del fluir de la vida y moldea nuestro destino a su gusto.

Cuando el amor abandona el corazón del hombre, este pierde el gusto por la acción y se  precipita en un abismo. De nuevo, como por un capricho, le da curso libre a su odio y a sus celos. En nuestra época estos acontecimientos trágicos están aconteciendo, cada vez, con más frecuencia. ¿Por qué ocurre eso?
Estoy obligado a creer que en estos casos  al amor le falta  algo esencial. Si, en la base, no existe un profundo vínculo de confianza, predominará el egoísmo. El amor no debe ser influenciado por problemas de carácter económico o utilitario.
Es de fundamental importancia establecer una base de confianza recíproca. Confianza, comprensión, generosidad y tolerancia son los requisitos indispensables que permiten a una pareja sustentarse recíprocamente y desarrollarse.

El amor no debe pertenecer al pasado, más bien al presente; dirigido hacia el futuro, debe ser eternamente constructivo. Sin confianza es vulnerable, sin creación  es solamente idolatría. Además, estoy convencido de que un amor construido sobre estas bases no se derrumbará jamás con el pasar del tiempo y alegrará nuestra vida entera con sus esplendorosos colores.

Para concluir, diré a los jóvenes que depende únicamente de ellos el descubrir un amor como ese. Si está hecho solamente de palabras, será efímero. De ustedes depende quitar la máscara del provecho personal y de la autocomplacencia que se esconden bajo vuestras convincentes palabras.
Jamás debemos, en ningún caso, permitir que la fascinación del lenguaje amoroso nos encante: nuestra meta es conseguir el amor verdadero, el único que puede procurarnos una infinita felicidad por toda la vida. No se dejen ilusionar por la vanidad, porque esta los alejará del amor verdadero para siempre. Muy a menudo se debate sobre el tema de la felicidad de vivir, sin embargo cuando analizamos la vida diaria, nos damos cuenta que, la perdida de sentimiento y la perdida de  la  felicidad de vivir son la misma cosa.
En la relación de pareja los sentimientos y la dicha de vivir se manifiestan de manera muy evidente.

En la felicidad de vivir, nuestra fuerza vital arde y se consume sin dejar residuos negativos. Basándonos en nuestra voluntad y subjetividad, podemos mirar hacia el ideal, con un espíritu atento e iluminado por la razón. Es indispensable que la subjetividad esté siempre presente: si ésta se pierde, faltará la felicidad de vivir.

Confiemos en que nuestra vida irradie siempre fuerza vital. Es importante también saber por cuál razón, por cuál ideal ella se enciende. Si ese ideal es imperfecto entonces la vida, a nivel espiritual y físico, se consume de manera incompleta y se evidenciarán reacciones violentas e inesperadas. Así sucede con la histeria, y también los hijos, sumisos a la voluntad egoísta de una madre súper protectora, algún día tendrán una reacción violenta.
Una mujer que viva para su esposo, para sus hijos, para los amigos, para su realización como mujer y ser humano, goza de una gran felicidad y crea alrededor de ella una atmósfera de relajante frescura.

6. El valor de la amistad

La amistad es un sentimiento que no se asemeja a ningún otro.
Para ser auténtica, debe estar libre de cualquier tipo de egoísmo y de desconfianza: una relación "de corazón a corazón", desligada de cualquier interés material y atracción física. Por eso la amistad es tan frágil.

El hombre transcurre gran parte de su tiempo trabajando y, salvo alguna excepción, raramente cambia su ocupación. Es natural que logre mantener sus amistades por toda la vida.
La mujer de hogar, en cambio, no puede frecuentar sus amigas muy a menudo, además, su vida familiar está llena de todo tipo de problemas. Esta situación influye mucho en su vida destinada a grandes cambios, así, a menudo ocurre que dos amigas de muchos años sientan una fuerte desilusión reencontrándose después de diez años.

El solo hecho de verse muy a menudo no garantiza la duración de la amistad. Para alimentar este sentimiento es necesario que las mujeres traten de desarrollarse ayudándose mutuamente, entendiéndose y aclarándose siempre. La verdadera amistad no puede nacer si prevalece el egoísmo. Reflexionen consigo mismas, traten de desarrollarse siempre más, y también, cuando tengan la oportunidad, sepan esforzarse por su propio amigo y desear sinceramente su felicidad: esta es mi concepción de la verdadera amistad.

Tanto para los hombres como para las mujeres, es difícil entrelazar relaciones de amistad como adultos cuando las olas de la vida nos empujan en todas las direcciones. El egoísmo crece dentro de nosotros. En el mundo de los adultos, atrás de una aparente amistad, se esconde a menudo la manipulación y el aprovechamiento de los demás para la propia ventaja y a veces, existe hasta  mala fe. Para conocer una persona, dice la sabiduría del pueblo, es suficiente con conocer su mejor amigo. Si no se puede adivinar la personalidad de algunos individuos observándolos individualmente, esta seguramente aflorará a través de las personas que  los frecuentan. El amigo íntimo reflejará seguramente el corazón de la persona que se desea conocer, ya que él debe haber influenciado su carácter en el transcurso de su amistad.

Terminó la época en la cual la mujer estaba encerrada entre las paredes domésticas con la única preocupación de ocuparse por el bienestar de sus familiares. Gracias al hecho de que los trabajos caseros se volvieron menos exigentes, la mujer pudo al fin ensanchar sus horizontes. Deseo de todo corazón que las mujeres puedan hacer florecer la bella flor de la amistad, libres de cualquier interés personal, odio o celos y que se desarrollen conservando estas relaciones para toda la vida. Confío también en que puedan transformar el mundo de desconfianza y odio creado por los hombres. Este es mi sueño secreto.

La mujer debe antes que nada asumir el propio rol de esposa, ya que es esta la condición indispensable para crear una familia feliz y serena. La felicidad de una mujer depende de la serenidad de su familia. Una vez asumidas las responsabilidades de esposa, es importante que la mujer desarrolle actividades en un campo más amplio.

Ocurre frecuentemente que artistas del cine o del teatro, después de un año de matrimonio se confronten con el divorcio. ¿No será eso debido al hecho que se dejar engañar por un mundo de ilusiones, descuidando los difíciles esfuerzos que hay que enfrentar en una familia?
El éxito y los bienes materiales no son los componentes básicos de la felicidad. En algunos hogares, aunque pobres,  donde viven familias no famosas,  brilla una  felicidad auténtica y  se siente la impresión de presenciar el abrirse de las flores bajo el sol.

Los esfuerzos fundamentados de la sabiduría en función de la creatividad, junto con un sentido concreto de la realidad, permiten construir a la mujer, una feliz vida familiar.
La mujer digna de este nombre sigue al esposo y al mismo tiempo es capaz de transmitirle su energía, volviéndose su guía.
Estas palabras resumen de una manera esclarecedora la organización de la vida familiar fundamentada en una gran sabiduría.

Después de la Segunda Guerra Mundial, en Japón fue instaurada la democracia y el nuevo orden social debería haber abierto también las puertas a la liberación femenina. Sin embargo este noble ideal, hasta el día de hoy sigue igual, sin embargo la mujer con su esfuerzo personal puede acelerar el ritmo para la realización de este sueño. Desafortunadamente, parece que la mujer se deja engañar por la ilusión de haber realizado su deseo; de esta manera no puede lograr ningún adelanto concreto.
Es impensable el hecho que una mujer se aísle entre las paredes de su casa. Estas costumbres son partes del pasado. Hoy en día todas las puertas están abiertas; el problema es saber como utilizar efectivamente esta libertad para el logro de un gran propósito.
El deseo de todas las mujeres es el de mantenerse siempre jóvenes y atractivas, pero el secreto de la belleza no reside en el cuidado personal ni en el aspecto exterior. Ser severas consigo mismas, tener esperanza hacia el futuro, desear desarrollarse continuamente y vivir plenamente, ¿no es eso acaso la receta que contiene el secreto de una belleza eterna?

7. Las Relaciones con el Esposo

El vuelo de una flecha depende de la fuerza del arco. El movimiento de las nubes se atribuye a la fuerza del dragón que las mueve. Lo que el esposo realiza es debido a la energía de la esposa. Toki Jonin logró visitarme en este lugar gracias a tu apoyo. Podemos juzgar las dimensiones del fuego por el humo, la dimensión del dragón por la intensidad de la lluvia. Vemos las virtudes de la esposa observando las virtudes del esposo. Observando a Toki Jonin veo también tu persona, como si estuvieras aquí.
                                              Gosho Zenshu p.975


Nichiren Daishonin dijo:" Observando a un hombre podéis ver su esposa".
En cierto sentido no es exagerado decir que la esposa determina el valor de su marido. La fuerza con la cual las esposas apoyan a sus propios esposos, en la sociedad y en la fe, es sin duda extraordinaria.
Muy a menudo, al conocer una mujer, nos damos cuenta de cuanto el esposo está en deuda con ella. Observando muchas parejas me descubro a menudo en esta reflexión, por eso deseo que todas las esposas desarrollen una gran sabiduría. Es importante que respeten y confíen en sus compañeros, sin embargo, es un gran error seguirlos ciegamente pensando que nunca se equivocarán. Deben  tener una gran fuerza de ánimo para guiarlos con sabiduría y determinación cuando se desvían del sendero correcto de la fe.

Toki Jonin era el segundo esposo de Toki-ama Gozen. Parece que el primero había muerto. Toki-ama debió asistir a su  suegra enferma y ella misma se enfermó de gravedad. Su vida fue muy dura, sin embargo, Toki-ama nunca abandonó la fe, no obstante las persecuciones que sufrieron los seguidores del Daishonin. Apoyó siempre al esposo y vivió con fe y coraje. Tener fe no significa que sus esposos no morirán antes que ustedes. Las personas se vuelven a casar, se divorcian, sufren enfermedades, tienen problemas con hijos y familiares: esta es la realidad de la vida humana. El Budismo tiene sus raíces en esta realidad y nos permite transformar nuestros sufrimientos abriéndonos el camino hacia la felicidad. El Budismo se manifiesta en la vida de todos los días. Las personas superficiales, viéndolos enfermos o preocupados por sus hijos, podrían decir: "Mira lo que le pasó no obstante su fe".

Las críticas dirigidas a la practica son justamente la señal que indica que nuestro Karma se está extinguiendo. Ustedes están acumulando buena fortuna. Tengan fe en eso y sigan adelante por el sendero del Budismo con coraje. Las parejas casadas pueden pelear. Una pareja que nunca pelea y que no tiene desacuerdos es aburrida. Cuando tengan una disputa  con su cónyuge, enfréntenlo con alegría y disfruten de la vida. Díganse a sí mismas: "Todavía queda algo de lucha entre nosotros" y alégrense, porque eso demuestra que son personas con vida, llenas de energía para poder seguir adelante. Esto es parte de lo que hace maravillosa a la vida.

8.Ganar sobre las sencillas incomprensiones

En relación con los " vínculos familiares ", quisiera profundizar un aspecto, o sea la sutil influencia emotiva que existe entre marido y mujer.
Soseki Natsume (1867-1916) fue un novelista japonés y sus obras están consideradas entre las mejores de la literatura moderna. El se casó con la hija de un alto funcionario gubernamental, secretario en jefe de la Cámara de los Pares, sin embargo su matrimonio no fue feliz.
En los últimos años de su vida Soseki escribió un romance, Michikusa ("Hierba en la Orilla de la Carretera"), rico en elementos autobiográficos, que narra una existencia ensombrecida por un matrimonio infeliz. En el romance, el personaje principal es Kenzo, representando a Soseki, un profesor de secundaria  de treinta años. La esposa, hija de un alto funcionario gubernamental, se llama Osumi. Su matrimonio, aprobado por familiares y amigos, fue siempre caracterizado por la falta de entendimiento y comunicación. En una inolvidable parte del romance, Kenzo se empeña en un trabajo a medio tiempo para mejorar su situación económica. Su deseo de dar una mayor estabilidad económica a Osumi es noble y delicado.

Sin embargo, cuando Kenzo entrega a su mujer el dinero ganado, ella no expresa ningún signo de felicidad.
Soseki describe de la siguiente manera su comportamiento: "...Podría haber expresado más felicidad -reflexiona Osumi- si sólo él hubiese dicho algo gentil". Kenzo, de su parte, piensa resentido: "Si sólo hubiese mostrado un poco más de felicidad,  me hubiera animado a decirle algo simpático".

Soseki puede ser considerado como uno de los mas grandes maestros de la literatura, por la habilidad con la cual describe la sutil psicología que caracterizaba la relación con su esposa. Debido a que colocaban todas las expectativas el uno en el otro y eran incapaces de reflexionar seriamente sobre su propio comportamiento, cualquier cosa que se decían o hacían aumentaba el abismo existente entre ellos. Este problema no existe solamente entre marido y mujer, también en nuestras relaciones con familiares, parientes, amigos y también vale para las relaciones entre miembros de la organización.

En la siguiente parte del romance, Osumi sale un día domingo con los hijos y regresa tarde. A su llegada, Soseki ya ha tomado su cena y se ha retirado a su estudio.
" Ella se asoma para decirle que ya habían vuelto. Kenzo pensó que su esposa debería haberse disculpado por su demora. Con una mirada le dió a entender que había notado su presencia, sin embargo no dijo nada".
Los sentimientos de Kenzo no son injustificados. Si Osumi se hubiese  simplemente disculpado por el retraso, habría endulzado el corazón del esposo, pero no logró hacerlo por orgullo y por la frialdad de sus relaciones. Kenzo a su vez cayó en un mudo resentimiento.

Estoy convencido que muchas de ustedes son comprensivas hacia aquellos que regresan tarde, sobre todo hacia los miembros de la División de Caballeros, que después de una noche transcurrida  afuera, tratan de justificar su retardo. Los miembros de la División de Damas logran evaluar estas situaciones con mucha sabiduría. De todas maneras, si los esposos hicieran hincapié en su coraje diciendo : "¡ He regresado! Discúlpame por el retraso. ¿Te hice falta?", No creo que  exista una esposa tan poco comprensiva. En algunas situaciones pocas palabras sinceras y directas son muy importantes. Puede suceder que una mujer regrese a casa más tarde de lo normal debido a las actividades. Espero que en tales circunstancias, recuerden la importancia de lo que contestan a sus esposos y familiares.
El romance continúa con las siguientes frases: "Kenzo continuó callado y ella abandonó la habitación con rabia y desilusión. El perdió la oportunidad de preguntarle donde había estado. El silencio de su esposo cubrió con una sombra oscura el corazón de Osumi, haciendo más fría aún su relación".

Este desagradable episodio tuvo origen en la incapacidad de Osumi para disculparse. Podría parecer un accidente insignificante y en cierto sentido, así es, pero en realidad sucede a menudo que pequeñas causas produzcan grandes efectos. El corazón y la mente humana son mucho más delicados de lo que nos podamos imaginar. Los mecanismos de la mente son como los numerosos engranajes de una máquina hábilmente entonada, con pequeños cambios psicológicos que se mezclan y superponen a cada momento. Por eso nunca deberíamos restar importancia o delicadeza a las emociones humanas. Confío en que ustedes, como responsables que son, en contacto con un gran número de personas, no lo olviden  jamás.

Las autoridades a nivel internacional tienen esta conciencia. He tenido ocasión de encontrar muchos hombres de poder y entre ellos el desaparecido Zhou Enlai, el cual me dió la impresión de ser un líder de gran porte. También las orientaciones en la fe nunca  deberían ser en un sentido único o faltas de consideración hacia los sentimientos ajenos; naturalmente tampoco debemos volvernos demasiados complacientes con nosotros mismos, o arrogantes. Deseo que sean encargados llenos de humanismo y que ahonden en todos los aspectos de la vida. Cuanto más en número sean los encargados sensibles, atentos y pendientes de las necesidades de los miembros, mayor será el número de personas que practicarán  el Budismo con confianza y determinación.

En una parte del romance Kenzo  manifiesta a la esposa: "No soy realmente un hombre sin corazón como tu crees. Podrías ser más amable y afectuosa, como cualquier otro, sin embargo tu reprimes mis impulsos". La mujer contestó:" No es verdad, ¿por qué haría yo tal cosa?" Con esta frase Kenzo entendió  haber fracasado completamente cualquier intento de comunicación. Osumi continúa diciendo:" Quisiera que probaras a ser un poco más comprensivo". Pero Kenzo era incapaz de escucharla y estaba furioso por la  frialdad antinatural de Osumi. El romance continúa describiendo la relación:" Ambos pensaban que el otro era testarudo y poco comprensivo y por tal razón no merecía que se hablaran demasiado en serio. Cada uno pensaba en que le tocaba al otro pedir disculpas".

Pienso que este romance describe ciertas funciones de la vida que se podrían definir como "Kármicas".
Soseki cuenta hábilmente los hechos que revelan la incomunicación de los protagonistas y describe una parte del verdadero aspecto de la vida. Su habilidad literaria  siempre me ha impresionado.
El Presidente Toda decía:" Si se acercan a la literatura traten de leer grandes libros". Los grandes libros enriquecen nuestra mente y nuestra vida. En la relación  marido y esposa descrita por Soseki, esta incomunicación lleva progresiva e irreversiblemente  a los protagonistas hacia una vida de extraños. Pienso que también en nuestras vidas existen ocasiones en la que la falta de comunicación nos lleva hacia la pelea y la infelicidad. Si mantienen la calma y se esfuerzan con sinceridad por entender las condiciones y circunstancias ajenas, evitarán choques inútiles.

También en el mundo de la fe sospecho que la incomprensión es la razón por la cual muy a menudo la esposa no quiere practicar, o la familia y los amigos están en contra de la práctica. Nunca deberíamos imponer nuestras ideas a los demás, sino más bien comprender profundamente las opiniones de otros. Soseki afirma en Michikusa:" Cada uno pensaba que era deber del otro pedir disculpas". Esta frase nos permite percibir el Karma, o la tendencia de vida que imposibilitaban a Kenzo y su esposa a ver con claridad dentro de si mismos. Aquellos que no conocen el Budismo, y por ende la manera de cambiar el propio Karma y realizar su Revolución Humana, terminan siendo arrastrados por las olas de su propio destino.

Con respecto al matrimonio un refrán inglés dice:" Antes de casarte mantén tus ojos bien abiertos, después cierra uno". Este refrán aconseja evaluar atentamente los defectos de la persona con quien se van a casar y cerrar un ojo después del matrimonio.
En una carta dirigida a Shijo Kingo, Nichiren Daishonin dice:" Si tus hermanos fallan, debes pasarlo por alto" (Gosho Zenshu p.1176).

Cuando nuestros errores son examinados y criticados constantemente, nosotros no trataremos de cambiar aún sabiendo que tenemos la culpa. La clave para realizar una relación feliz con el cónyuge y con los demás es tener un gran corazón capaz de perdonar los pequeños defectos y errores. Más que subrayar constantemente los errores ajenos, deberíamos reconocer y apoyar los valores de cada persona y motivarlos con sinceridad.

Quisiera detenerme ahora en la misericordia manifestada por el Daishonin hacia Toki Jonin y su esposa, dos de sus discípulos. En marzo del segundo año de Kenjii (1276), Toki Jonin dejó olvidada una copia del Sutra del Loto, sin embargo el Daishonin se la envió a través de otro discípulo. En el Gosho:"Sobre Olvidar el Sutra" Nichiren Daishonin dice: "Toki Jonin, debe ser la persona más distraída de todo el Japón, por llegar a dejar olvidado este Sutra" (Ibidem,p.976).Cuando Toki Jonin encontró al Daishonin en Minobu, le habló de la enfermedad de la esposa. Por cuidar la madre enferma de Toki Jonin ella no había escatimado ningún esfuerzo, y probablemente su enfermedad se debía a esa enorme fatiga. Cuando el Daishonin supo que su esposa estaba enferma, le hizo llegar de inmediato una carta conocida como el Gosho: "Respuesta a Toki-ama Gozen".

En el primer párrafo de esta carta el Daishonin compara la relación entre esposo y esposa con el  arco y la flecha. Por tal razón el Gosho es denominado como "Gosho del arco y de la flecha".
" El alcance de una flecha se debe a la fuerza del arco. El movimiento de las nubes se atribuye a la fuerza del dragón (que las mueve). Aquello que el esposo logra es debido a las energías de la esposa. Toki Jonin pudo visitarme en este lugar gracias a su apoyo. Podemos juzgar las dimensiones del fuego por el humo, las dimensiones del dragón por la intensidad de la lluvia. Vemos las virtudes de la mujer mirando las virtudes del esposo. Viendo a Toki Jonin veo también tu persona, como si estuvieses aquí. Además, Toki Jonin me ha dicho que, no obstante, el gran dolor por la muerte de su madre estaba contento por el hecho de que ella murió en paz, gracias a tus cuidados. El no podrá olvidar eso en todas sus existencias futuras"(Ibiden p.975).
¿Por qué el Daishonin le escribió a Toki-ama Gozen para expresarle el sentimiento de gratitud de Toki Jonin hacia ella ?

Pienso que probablemente Toki Jonin, que era un hombre y samurai muy orgulloso, aunque apreciaba profundamente el cuidado que su esposa dedicó a su madre, titubeaba en manifestarle abiertamente su gratitud. Además, esta tendencia a vacilar era también una particularidad de su carácter y Nichiren Daishonin, comprendiendo  eso, le escribió a Toki-ama Gozen para expresarle los sentimientos de amor y gratitud por cuenta del esposo. Este Gosho nos permite entender la gran misericordia del Daishonin al apoyar a Ama Gozen y animarla para que fortaleciera sus lazos de amor.
Cuando animamos a las personas en la fe deberíamos  siempre mostrar misericordia y ser sensibles a todas las facetas del sentimiento humano. Confío en que logren crecer para llegar a ser encargados que poseen tales cualidades.

9. Entre marido y mujer, una única melodía

Recientemente en una entrevista se me ha preguntado:¿ como pueden las mujeres reforzar las relaciones con sus compañeros y construir familias unidas en nuestras sociedad y en un mundo en continua evolución ?
Es esa entrevista dije que, en cierto sentido, una esposa es la prolongación de la fuerza vital de su esposo, mientras que el esposo vive envuelto en la atmósfera protectora del amor de la esposa.Ni el hombre, ni la mujer, son el eje de la relación.

El problema no es el de establecer quien es el guía, o quien entre los dos tenga que sacrificarse en pro del éxito o la felicidad del otro. Así, tal como una canción es la unión de palabras y música, ambos cónyuges son criaturas que entonan al unísono una única melodía.
Creo que la mas importante es la maravillosa canción que estos compañeros de vida puedan crear juntos.
Se me ha solicitado también hablar de mi experiencia personal de matrimonio y de los roles que mi esposa y yo nos hemos repartido.

Nuestros principios han sido los que nos enseñó Josei Toda. Mi maestro era un hombre de gran sabiduría y  me enseñó mucho mas que cualquier libro. El ha sido para nosotros un maestro de vida y siempre nos dio orientaciones específicas para resolver nuestros problemas familiares.
Recordaremos siempre sus consejos: "Mantengan un balance familiar";
"Aunque suceda cualquier cosa recibe  siempre a tu  esposo  con una
sonrisa"; "Cuando los hijos hayan crecido lo suficiente como para frecuentar la escuela, salúdenlos cada día con mucha alegría".
Con estas palabras Toda no se referiría solamente a una señal de saludo, sino mas bien al gesto de acompañar a los hijos hasta salir de la casa y mirarlos mientras se alejan, para que se sientan siempre protegidos.

"Cuando estas demasiado ocupado o estás de viaje, llama a tu casa y anima tu familia"; "Denles libertad a sus hijos, pero protéjanlos siempre y manténgase informados de lo que hacen".
Estos y muchos otros de sus consejos nos han guiado en el transcurso de los años. Siempre los hemos seguidos al pié de la letra y hemos logrado mas satisfacciones de lo que esperábamos.

Si " te gradúas en la universidad de la fe ", estableciendo el sólido " yo de la Budeidad ", estarás en condiciones de decidir libremente lo que te ocurrirá en el futuro.

El Budismo enseña que se puede escoger tanto el tiempo como el lugar e inclusive el aspecto deseado para nuestra próxima vida. Si se decide renacer y casarnos con el actual esposo, con seguridad así será. Si en cambio preferimos casarnos con algún otro, eso también se logrará. Si las dos personas no comparten el mismo fin, entonces pienso que el deseo de la persona con más fe, será el que probablemente se impondrá.
En Japón hubo un tiempo en que muchos amantes cometían un doble suicidio con la esperanza de poder vivir juntos en el cielo.
Dañar la vida es una acción muy grave. Deberían entender que la verdadera libertad se puede obtener solamente a través de la fe en la Ley Mística.

Como sabrán, Abutsu-bo, a pesar de su edad, viajó tres veces desde Sado al Monte Minobu para visitar a Nichiren Daishonin. Su esposa, aunque deseaba fuertemente poder encontrarse con el Daishonin, se quedó siempre en Sado para cuidar la casa en la ausencia de Abutsu-bo.
Nichiren Daishonin comprendió los sentimientos de Sennichi-ama y en una oportunidad le escribió: " Se necesitan mil ri para cruzar el mar y las montañas de Sado hasta esta provincia. Tú, como mujer, has mantenido firme tu fe en el Sutra del Loto y por años  has enviado repetidamente a tu esposo para que me visitara en tu lugar. Seguro que Shakyamuni, Tajo y todos los demás Budas de las diez direcciones están al tanto de tu devoción.

Por ejemplo, "Aunque la luna esté a cuarenta yoyana en el cielo, su reflejo aparece de inmediato en un lago en la tierra y el sonido del tambor en el Portal del Trueno se escucha de inmediato a diez millones de ri de distancia. No obstante te quedes en Sado, tu corazón ha llegado a esta provincia. Esta es justamente la manera para obtener la Budeidad..."(MW-5-288-9).

En este pasaje Nichiren Daishonin, anima a Sennichi-ama diciéndole que aunque no haya podido visitarlo, su espíritu de búsqueda, puro y sincero, le ha llegado, y ella podrá avanzar seguramente a lo largo de la vía suprema  de la felicidad absoluta y de la iluminación.
Donde quiera que se encuentren, por más invisibles que sean sus esfuerzos, si mantienen una determinación sincera propagando la Ley Mística, el Daishonin las protegerá y las elogiará para siempre.

Desde la oficina administrativa central estaban próximos a salir para los Estados Unidos, enviados por la sede central de la Soka Gakkai, los documentos que asignaban los títulos de vicepresidente Honorario y Profesor del Departamento de Estudio al señor Osaki. Entiendo como Osaki, en el hospital de Phoenix, podía sentirse feliz por este reconocimiento. Dos días después, el 22 de Octubre, murió. Tenía cincuenta y dos años.

Varias personas me han contado episodios conmovedores de los últimos momentos de su vida. El día de su muerte Osaki se despertó pocos después de las seis. Era un claro día de otoño. A pesar de respirar con dificultad, entonaba Daimoku acostado en su cama. Hacia las ocho escuchó el cassette: "Canción de la revolución Humana", charló un poco con la esposa y después le dijo: "Gracias por todo lo que has hecho". A las nueve y cinco tomó un vaso de agua comentando "¡que buena!". Enseguida descansó tranquilamente y la esposa empezó a entonar Daimoku. A los pocos minutos, la mujer controlando el porqué de su inmovilidad, se enteró de que había muerto. Osaki no sufrió ninguno de los dolores que atormentan a los que están enfermos de cáncer. Como nos describió la esposa: "Sus ojos y su boca estaban entreabiertos. Su cuerpo a cinco horas de su muerte, todavía estaba caliente. Parecía dormido con una suave sonrisa en sus labios". Sé que la esposa, los dos hijos y las dos hijas, con el mismo espíritu de Osaki, están avanzando espléndidamente a lo largo del sendero de la fe. Parece que la fuerza de ánimo y la determinación con la cual enfrentaron el luto por la muerte de Osaki, asombraron tanto a los amigos como a la gente conocida.

Keiko, esposa del señor Minai, se dedicó con todo su corazón al Kosen Rufu en África. Aparentemente al comienzo era contraria a la idea de ir para aquel continente y eso es comprensible.
El señor Minai en cambio estaba convencido de que el Kosen Rufu en África era una meta tan importante para los próximos años y que era suya la tarea de abrir el camino para la propagación del Budismo en todo el mundo.

Al final, Keiko superó el sentimiento de angustia, decidiendo levantarse con el mismo espíritu del esposo. En el transcurso de los años continuó avanzando manteniendo siempre su determinación. Antes de su salida para África los invité a cenar y animé a Keiko.
Mi esposa estaba bastante preocupada por ella: "El señor Minai va para África porque el así lo desea, sin embargo su esposa no comparte este deseo".
Mi esposa escribió una dedicatoria a la señora Minai en un álbum de fotos firmado por las representantes de la División de Damas: "Por favor crece y ama a África por el bien de tu esposo".
Mas tarde, cuando nuevamente encontré los cónyuges Minai, Keiko me dijo: "Aquella dedicatoria fue, para mi, de gran apoyo".


10. La fe de la mujer, un soporte para el marido

Los hermanos Ikegami fueron apoyados por la fe de sus esposa, en sus luchas contra los tres obstáculos y los cuatros demonios. Varias veces el Daishonin animó a las dos mujeres con compasión y severidad, y ellas siguieron escrupulosamente sus consejos. En particular, Munenaga y su esposa, no tenían hijos y el Daishonin los apoyó con gran afecto. Gracias a eso, la esposa de Munenaga mantuvo una fuerte práctica, volviéndose un soporte importante para la fe del marido.

Marido y mujer se influencian recíprocamente; un hombre es fuertemente influenciado por la fe de la mujer y viceversa. Durante mis años de práctica, he conocido en Japón a muchos hombres que han abandonado su fe; casi todos tenían esposas con una fe débil que se pasaban la mayor parte del tiempo quejándose. Además, eran mujeres ávidas, cegadas por el deseo de ganancias inmediatas. Recuerden siempre que en una familia la fuerza de la fe de la mujer es extremadamente importante.

Confío en que, entre marido y mujer, exista un comportamiento generoso y paciente. ¿Cuál resultado puede lograr una esposa que pregunte continuamente al marido cansado: "¿Porqué no haces Gongyo?, o que llegue a cronometrar su Daimoku y después lo critica por no haber entonado suficientemente? Yo sinceramente estaría de parte del esposo. Por otra parte una esposa que le diga afectuosamente a su compañero: "Se que estas cansado. No te preocupes, esta noche entonaré para los dos; que tengas un buen descanso, probablemente lo llevaría a reflexionar en su propio comportamiento y a cambiarlo. Los seres humanos, cuando son oprimidos, tienden a rebelarse. El mejor apoyo puede ser ofrecido sólo teniendo una visión más amplia de las cosas.

Nichiren Daishonin escribió: "Las mujeres sustentan a los demás y esto permite a los demás sustentarlas a ellas". Esta frase puede ayudarnos a entender cuál es el mejor comportamiento a tener para con nuestro maridos.
Sería maravilloso, que cada una de  ustedes guiara su propia familia con amor y sabiduría. Una pareja no debería jamás pelear por razones de fe: cada uno debería preocuparse del otro y apoyarlo, de otra forma sería como poner el carro delante de los bueyes.

"El esposo es comparable a una flecha, y la mujer al arco".
Para el marido, la mujer es similar a la tierra: desbordante de riquezas, sólida como una piedra y al mismo tiempo sutilmente sensible.
El hombre busca en ella un oasis de paz donde descansar de las fatigas físicas y espirituales del día y recargarse de la fuerza vital que necesitará para el mañana.

En los últimos tiempos, el número de las mujeres que trabajan ha crecido rápidamente. Ya que a través del  trabajo, las mujeres pueden conquistar una posición en la sociedad. Es natural que ellas así lo deseen. Pienso que el problema no puede ser definido con la simple sentencia de que eso sea un bien o un mal. Temo, sin embargo que el empeño requerido por el trabajo pueda impedir a las mujeres cumplir plenamente con su propio rol en la familia, y que los hombres vivan esta situación con profunda insatisfacción. Si esta inquietud se agravara y se volviera intolerable, podría llevar a muchas parejas al divorcio. De todas maneras, tal malestar empobrece las energías del hombre. Podemos constatar que los hombres en estas condiciones les faltan a menudo  vitalidad y  voluntad.

Eso me preocupa mucho. No estoy en contra de la participación laboral de las mujeres en la sociedad, mas bien lo apruebo. Pienso que la participación de las mujeres en la vida social deba ser mayor, porque cuando las mujeres podrán tomar la iniciativa en escala nacional e internacional, como hacen en su familia, contribuirán enormemente a la paz mundial.

La mujer en primer lugar tiene que cumplir con su papel de esposa, porque esta condición es indispensable para la creación de una familia feliz y alegre, y la felicidad de una mujer depende de la felicidad de su familia. Manteniendo la conciencia de su responsabilidad de esposa es, sin lugar a dudas, positivo que las mujeres desarrollen otras actividades fuera de su familia.

Hablando de la pareja, un gran filósofo japonés compara la mujer a un arco tieso que proyecta el marido como una flecha en el cielo, transmitiéndole la energía necesaria para cumplir su trabajo en la sociedad. Este mismo filosofo afirma: "Una verdadera esposa que sigue al esposo, en realidad lo guía". Estas palabras resumen perfectamente la organización de la vida familiar apoyada sobre  una gran sabiduría.

Para el hombre, la sociedad es un campo de batalla donde la lucha requiere de una continua tensión. No está de mas afirmar que, para el, la familia es el único oasis de descanso, paz y afecto. Me atrevo a pensar, en consecuencia, que toca a las mujeres hacer lo mejor para placar el corazón del marido y aliviar su cansancio.

Esfuerzos, perseverancia, e inventiva son las condiciones necesarias para que una familia se consolide.
Somos animales sentimentales que pelean y a veces toman callejones ciegos. La mujer es tonta si hace sufrir a su marido de manera insoportable, sin considerar el desaliento que se adueña de el al momento de regresar a casa. Es mas bien deber de ella, evitar que en la mañana siguiente el salga para su trabajo con el corazón todavía afligido por la desagradable pelea de la noche anterior.

Mi maestro dijo un día a una mujer: "El ardor que un hombre aplica en su trabajo durante el día depende en gran parte de la sonrisa de su esposa y del afecto que ella le manifiesta cuando lo despide en la mañana". Una mujer egoísta tendrá un marido a su imagen. La unión que crea la felicidad entre los esposos viene de un corazón afectuoso y puro. Sin este vínculo la vida en común, consumida por el estancamiento, el orgullo y una actitud superficial, es dolorosa para ambos. La unión se vuelve oprimente: la cadena de oro de la felicidad se transforma en una cadena de insoportable infelicidad. Y si la esposa piensa  seguir a su esposo de esta manera, a menudo obtiene el resultado opuesto y lo aleja de ella.


11. La Mujer en la Familia

Tu esposo me ha dicho que depende de ti como un bastón al que apoyarse y una columna en que sostenerse. El está muy preocupado por ti. Es un hombre que no acepta la derrota y demuestra una gran preocupación por sus familiares. Si no te cuidas adecuadamente, será muy difícil curar la enfermedad. Un día de vida es mucho más precioso que todos los tesoros de universo. Por eso antes que todo tiene que acumular una fe sincera.
Gosho: La prolongación de la vida

La batalla que Ren’ani combatió por la Ley Mística no fué espectacular, sin embargo su vida fué grande y noble, y el maravilloso desarrollo de sus hijos es el testimonio más evidente.
Uno de ellos devino Nichimoku Shonin, Tercer Patriarca de la Nichiren Shoshu. Los demás dedicaron toda la vida al Kosen Rufu sin dejarse seducir por las substanciosas herencias. El hijo mayor Jiro Yoritsuna, por ejemplo, asumió el rol de pionero en la propagación de la Ley Mística en la región de Oshu (Tohoku). El hijo de Yoritsuna llegó a ser el Cuarto Patriarca, Nishido Shonin. El cuarto hijo de Ren’ani, Shiro Nobutsuna, un poco más grande que Nishimoku Shonin, se esmeró con altruismo y dedicación para difundir la Ley Mística en el área de Izu, bajo la guía de Nikko Shonin.

Insensible a las calumnias y a los opositores, fué elogiado por Nichiren Daishonin como un gran ejemplo para los demás creyentes. Junto con Nanjo Tokimutsu, Niira Shiro Nobutsuna colaboró a la fundación del Templo Principal Taiseki-ji. Como reconocimiento por sus esfuerzos, Shonin escribió en Testimonio de los Discípulos a los cuales fué donado el Gohonzon: “Niida Shiro Nobutsuna es el más grande de los discípulos de Nikko”. También los demás hijos de Ren’ani se convirtieron y recibieron el Gohonzon y muchos de sus descendientes vivieron historias victoriosas guardadas en los anales del Kosen Rufu. Lo que una madre puede realizar es verdaderamente grande.
En 1.313, a los cincuenta años de la muerte del marido, Ren’ani murió en paz, rodeada de una familia crecida en la virtud y en la buena fortuna de la Ley Mística. Fué el final de una vida verdaderamente espléndida. Hasta ahora se ha dicho muy poco sobre su cuenta. Por eso aprovecho la ocasión para hablar de ella. Poniendo en práctica la enseñanza del Daishonin según la cual “las mujeres abrirán las rejas” (Gosho Zenshu, p.1566), Ren’ani permitió el crecimiento de muchos sucesores capaces, trazando un espléndido camino hacia el Kosen Rufu. Igualmente nobles son los esfuerzos de ustedes mujeres, que en esta época caótica llevan la felicidad a sus familias y contribuyen al bienestar de la sociedad. Ustedes son las madres del Kosen Rufu.

Se cuán intensos son sus esfuerzos. Se levantan antes que cualquiera en la mañana, preparan el desayuno, el almuerzo y  cuidan de los hijos. La de ustedes es una batalla contra el tiempo. Acaban de saludar a los hijos y al esposo con una sonrisa cuando suena el teléfono. Muchas de ustedes trabajan fuera de casa, contribuyendo al bienestar de la sociedad. Los días parecen huir. No creo que alguien se atreva a pensar que hayan sido increíblemente perezosas en la vida anterior (y por eso están  pagando en esta vida)!

Entre las miles de ocupaciones diarias consiguen el tiempo para dedicarse al Kosen Rufu. Ninguna vida es más bella y admirable que la de ustedes. Permítanme renovarles mi gratitud por el ejemplo que dan con sus esfuerzos.

No debemos adherirnos solamente  a los principios de la práctica budista, sino también a las normas sociales. Por ejemplo cumplir el máximo esfuerzo para lograr una existencia felíz es indudablemente uno de los objetivos más importantes. Marido y mujer que se esfuerzan juntos para realizar una familia armoniosa, padres que crían hijos honestos y dignos de respeto, personas que hacen lo mejor para distinguirse en el trabajo, estos son todos ejemplos importantes que se deberían adoptarse aplicándolos en la vida diaria. El que se desvía se arriesga a convertirse en un fracasado y cuando la situación empeora, una sensación de exasperación podría llevarlo a cumplir acciones verdaderamente negativas.
Es esencial ser fieles a los principios fundamentales de la fe y a las normas sociales. Una persona sin principios es como una casa sin fundaciones.

La vida de cada uno es preciosa y única, además el hecho de haber nacido como seres humanos en este mundo es síntoma de una gran buena fortuna acumulada en el pasado. Para conducir una vida significativa y cumplir la gran misión por la cual hemos nacido, debemos dedicarnos con continuidad a la práctica del budismo.

12. Un encanto solar

Deseo que las mujeres, en particular las jóvenes esposas, no descuiden jamás su personalidad. Muy a menudo, después del matrimonio, la mujer tiende a perder aquella vitalidad que lograba extraer felicidad de quienes la rodean, se vuelve indolente, aburrida, perdiendo así su encanto. Para conservar su propia individualidad es necesario esfuerzos continuos.  La dedicación constante a una meta confiere encanto a una persona: el pianista que descuida su instrumento pierde el talento musical, lo mismo le ocurre al atleta, a la enfermera y a cualquiera. Este es el secreto que permite a la mujer conservarse atractiva.

La madre de familia, la figura central de cada casa, debería conservar el amor por si misma junto al amor por sus seres queridos. Como efecto secundario, pero no menos importante, el esposo será siempre atraído por la rica personalidad de su esposa. Una mujer buena y sabia, irradia felicidad. Si una madre conserva una actitud positiva y optimista hacia la vida, y lo transmite a través del dialogo, sus hijos mostrarán respeto y admiración de forma natural y toda la familia aprenderá de ella. Quisiera que todas las mujeres de casa entendiesen la importancia del dialogo.

La madre tiene que darse cuenta que las tendencias positivas o negativas de la familia dependen en gran parte de ella: si esta triste, descontenta, superficial, no emprenderá ninguna acción constructiva. La antipatía para alguien, por ejemplo, podría trasformarse en odio o volverse una obsesión. Es tarea de la mujer orientas a los familiares hacia personas positivas, optimistas, hacia el futuro y dirigir su atención hacia el ambiente externo. Esto es el principio de shiki shin funi, que puede cambiar radicalmente el carácter de la familia.

Es importante recordar que el destino de una familia depende de la capacidad y sabiduría de la persona que la dirige. Esta persona normalmente es la esposa, la cual desarrolla también el rol de mediadora en caso de divergencia entre jóvenes y ancianos, es la madre la que más que cualquier otro puede equilibrar las diferencias de carácter para restablecer la armonía en la familia. Si se crean conflictos entre hijos, la madre será una juez imparcial y si explota una pelea entre familiares, solo ella, con su gran amor, puede devolver la paz. Cuando surge algún problema, la madre puede infundir el calor y la armonía necesarios para evitar que las cosas empeoren.

La mujer ideal es aquella que se esfuerza constantemente para desarrollar confianza y confidencia entre ella y el esposo, para alimentar el amor y el respeto hacia los hijos, para reforzar la colaboración entre hermanos y hermanas. Sobre este tipo de mujer sabia y llena de compasión, parecida a un rayo de sol para su casa, yo apoyo mis esperanzas para el futuro de la familia y de la sociedad.

Algunos ven la familia como un oasis de paz entre las inquietudes de la vida moderna. Otros la viven como un lugar de descanso. Apuesto a que muchos jóvenes la consideran como un fortín para si mismos y para sus seres queridos. Pienso que la familia sea todas estas cosas juntas. El que vive en una familia en la cual reina amor y confianza, donde las comidas son preparadas con mucha dedicación, los alimentos son sanos y los padres felices y sonrientes, experimentan la verdadera felicidad. Los ancianos gozan su vejez, los esposos recuperan las fuerzas para el día siguiente, y un profundo cariño caliente los corazones de los niños.

Generalmente, en la confrontación entre hombres y mujeres, resulta que los hombres tienden a ser idealistas, mientras las mujeres son más realistas. Por eso en el transcurso de la vida, un matrimonio puede enfrentar desacuerdos e incomprensiones.

En una familia, entre esposo y esposa, pueden existir problemas de cualquier tipo sin embargo eso es del todo natural. No debemos nunca dejar de esforzarnos para mejorar y crecer, sin embargo eso no significa que en la familia de un encargado o miembro, el esposo o la esposa no deban jamas discutir o enfrentar problemas. Cada pareja de esposos debería vivir las travesías cotidianas recordando que cada circunstancia incluye la posesión mutua de los Diez Mundos y de los Tres Mil Reinos, principios fundamentales del Budismo; solamente con una sólida fe llegaran a ser las personas que desean ser, a la luz de la Ley Mística, sin embargo no permitan jamás que las dificultades les impidan llevar hasta el final sus responsabilidades en la lucha para el desarrollo de la fe y del Kosen Rufu.

Cuando un esposo no puede participar en las actividades de la Soka Gakkai por causa de sus ocupaciones laborales la esposa debería practicar con más fuerza. No puedes resolver este problema solo preocupándote: si estas ansiosa entona sinceramente Daimoku y esfuérzate en hacer que tu familia crezca. En ves de preocuparte porque tus hijos no practican, cuida a tus miembros. Practica con confianza: si te fijas un objetivo y luchas para realizarlo, el beneficio emergerá inconspicuo.
El Gosho afirma: "El Ichinen es una cosa maravillosa. Si posees internamente esta determinación, podrás dirigir cada componente de tu familia hacia la practica".

Puede suceder que la situación financiera de la familia las preocupe. Quisiera decir algo con respecto a este problema. Naturalmente deben trabajar duramente basando su  sabiduría en la fe. Al mismo tiempo, estén seguras que cuando se dedican al Kosen Rufu con gran convicción su vida estará siempre protegida por el poder de la Ley Mística, incluso al enfrentar graves problemas. Muchos responsables ancianos han vivido esta experiencia: no obstante suponían un balance familiar en rojo, al final lograron cuadrar sus cuentas y proteger sus vidas.

Somos todos valientes pioneros del Kosen Rufu que han seguido las huellas de los Bodhisattva de la Tierra. Por eso es que nuestra fe es pura, el Gohonzon seguramente protegerá a aquellos que trabajan para el Kosen Rufu con gran sinceridad. Al mismo tiempo lograran establecer una sólida base económica. No deben jamás perder la confianza en el benevolente poder de la Ley Mística ni permitir que la queja y la arrogancia lo desvíen debilitando a si su fe: si se actuaran de esta manera perderán toda la buena fortuna que se esforzaron en acumular con tanta constancia. No permitan jamás que eso ocurra.

13. La familia, una sociedad en miniatura

Las tradiciones familiares se debilitan hasta desaparecer. La familia todavía existe, sin embargo para sobrevivir debe transformarse en una nueva unidad viviente, creada del esfuerzo de sus miembros. No puede tener el aspecto de un traje ya confeccionado basándose en la tradición. Por el contrario, más bien tiene que aparecer como un vestido cortado a la medida sobre nosotros mismos.

Bajo esa perspectiva, el individuo tiene el derecho de no dejarse asfixiar por lo que le llega del exterior y al mismo tiempo tiene que asumir la responsabilidad de mantener esta unidad enriquecida y feliz.
No pueden existir derechos sin responsabilidades y sin deberes. Claramente derechos y deberes no son los únicos elementos que aseguran el equilibrio en una familia: naturalmente es el amor la piedra angular. Podemos afirmar que la familia, una sociedad en miniatura, comienza con amor y se puede desarrollar sólo si éste último logra una completa madurez. Todavía el amor no lo es todo. Una joven pareja, unida por el amor, tiende a pensar que el sentimiento pueda resolver cualquier cosa. Una actitud de este tipo es comprensible antes del matrimonio; sin embargo, es indispensable entender que solo el sentimiento de por sí no basta. Si en nombre del amor imponemos nuestros propios derechos, sin resolver nuestras obligaciones, cometemos un error que puede determinar el fin del amor.

El valor del intercambio en relación al derecho, es el deber; el amor se debe colocar sobre un plano diferente. Si confundimos estos dos conceptos y, bajo el pretexto de sentimientos nos volvemos demasiado exigentes, seria como si, yendo de compras, nos negáramos a pagar la cuenta. Para el negociante, el que paga es un buen cliente y el que lleva sin pagar es un ladrón. El esposo eran anteriormente, dos extraños, diferentes en el carácter y en las costumbres: el cariño y el amor se demostrarán de manera correcta y se volverán verdaderamente profundos, sólo si los cónyuges respeten sus compromisos basados en derechos y deberes.

La mayoría de los divorcios son causados por las diferencias de caracteres de los cónyuges; no se trata de un problema afectivo, sino más bien de un conflicto entre los respectivos derechos y deberes. Cuando los cónyuges desarrollan relaciones sólidas basadas en sus sentimientos sinceros, esforzándose para profundizar la comprensión reciproca y para crecer, entonces se darán las condiciones necesarias para construir una familia estable.
Se puede decir que la base de una familia joven es el mejoramiento del ser humano.

El rápido desarrollo económico y el crecimiento de la urbanización transforman la vida de la gente. Este cambio continuo asume direcciones y aspectos difíciles de controlar. Tenemos la pretensión de crear un mundo civilizado sin embargo, cuando una sociedad se basa sólo en valores materiales, la vida misma de las personas se deteriora.

En el pasado, se podía todavía oler el perfume de las flores en el centro de la ciudad. Hoy, la descarga de los gases de los vehículos contamina el aire y lentamente destruyen las hojas de los árboles a lo largo de las avenidas. El hombre advierte la necesidad fisiológica de huir de estas ciudades ya tornadas asfixiantes, para vivir momentos placenteros en el campo. La presencia creciente de diferentes tipos de familias (que se podrían llamar células familiares) crea la necesidad de nuevas reglas. Sería por supuesto absurdo aplicar a estas nuevas “células” una ética familiar fundada en un estilo de vida ya superado. Sin una renovación se arriesga a la destrucción de los cimientos mismos de la familia. Es necesario definir un comportamiento que tenga en cuenta los nuevos aspectos de la vida tanto individual como colectiva, y que lleve a la creación de una “nueva familia”.

En nuestra época ha desaparecido la tradición de transmitir las experiencias de una generación a otra a través del dialogo entre familiares: esto es un defecto de las familias modernas. Hoy una madre que quiere saber cómo criar a sus hijos tiene que recurrir a los libros. Este método es artificial, más inhumano, y menos digno de confianza con respecto al método antiguo en el cual el conocimiento se transmitía a través del diálogo entre personas unidas por lazos afectivos. Una nueva cultura no nace sola o de la nada: debe ser fundada por una parte sobre las experiencias del actual tiempo, y por el otro sobre la tradición, y el punto de partida es la familia.

La familia constituye la más pequeña unidad social, una especie de sociedad en miniatura. El modelo-tipo de familia está constituido por un hombre, una mujer y dos o tres hijos. Las relaciones entre los componentes de una célula familiar se desarrollan sobre tres niveles: marido-mujer, padres-hijos, hermanos-hermanas. O sea: el núcleo de la célula, constituido por los esposos, la relación vertical entre padres-hijos y la relación horizontal entre hermanos y hermanas. La sociedad es representada por el desarrollo dinámico de estas relaciones familiares.

La organización social se vuelve cada vez más compleja, el trabajo cada vez más mecanizado y el hombre se va transformando en un mecanismo de un sistema inhumano. El único refugio donde existe todavía relaciones humanas autenticas es la familia, por ende por ninguna razón debemos permitir que muera el amor en la familia. El individuo obligado a enfrentar a la sociedad moderna, siente tambalear su propio destino.

La armonía entre la vida del individuo y aquella de la sociedad no es solamente un problema familiar mas está presente en todas las comunidades grandes o pequeñas. Sin embargo, tanto en la familia como en la colectividad, seguiremos enfrentando siempre el mismo problema: o sea decidir cuántas de nuestras energías y de nuestro tiempo debemos dedicar a la vida social, a la vida privada y a la vida familiar. Las dificultades que se presentaron el los Kolkos de la U.R.S.S. y en las comunas de China fueron causadas por un acercamiento equivocado a este problema.

Una familia se construye. Debemos siempre tratar de volver positivo su desarrollo. Es esencial, entonces no permitir que los problemas diarios, que inevitablemente se presentan complementan la armonía familiar, imponiendo opiniones muy personales.

14. El amor es dedicación

Cuando el amor entre marido y mujer disminuye, los hijos pueden jugar el rol de “trait-d´union” de manera tal que los padres por respeto a los niños (aunque sea con gran sacrificio) decidan  no separarse conservando un ménage aparentemente normal. Otras parejas, sin embargo, una vez que el amor se ha ido, piden el divorcio. En ambos casos ha desaparecido la alegría de vivir existente entre dos personas que en otro tiempo se amaron.

¿Qué cosa incluye entonces el concepto de amor?
Pienso que existan por lo menos dos tipos de amor muy diferentes entre ellos. El primero es el amor egoísta: en su nombre se piden (mejor dicho se exigen) de la otra parte continuos sacrificios y una total sumisión. El segundo tipo de amor es exactamente lo opuesto: te entregas a al otro completamente, callando el propio egoísmo. Parece que la causa de tantos fracasos se encuentra en una concepción del amor exclusivamente egoísta. Peleando continuamente, se agota la voluntad de entenderse: es el fin del amor al cual sigue el divorcio.

En el caso de una familia unidad, marido y mujer se esfuerzan, sobre la base de su recíproco cariño y de un impulso espontáneo, para ayudarse mutuamente, aunque eso requiera algún sacrificio. Apoyar al esposo en los esfuerzos impuestos por el trabajo es uno de los roles más importantes de la mujer que puede contribuir enormemente a la completa realización de su compañero.
A primera vista, parecería que el rol reservado a la mujer sea menor y que dedicándose con todo su ser, su personalidad  resulte disminuida. Sin embargo el rol de la esposa y aquel del esposo no son similares, ya que es diferente su campo de acción.

Si las actividades hogareñas requieren sacrificios, la mujer debe comprender que al esposo también se le exigen esfuerzos a veces más duros en su trabajo donde está sujeta a una mayor subordinación.
Cuando dos jóvenes forman una pareja, su amor transmite una sensación de gran pureza. Sin embargo después del matrimonio surgen las primeras dificultades. Puede parecer entonces que el amor haya perdido el entusiasmo inicial. En realidad, superar juntos continuas dificultades es una demostración de confianza recíproca. Entonces se puede decir con certeza que su amor, aunque sea menos manifiesto, de hecho se ha vuelto más profundo.

A la vista de los jóvenes de hoy, sacrificar una parte de sí mismos para el beneficio de los demás puede o podría parecer un regreso a concepciones medievales. Pienso que se comete el mismo error cuando una democracia privilegia sólo la reivindicación derechos. En la sociedad un derecho viene compensado naturalmente por un deber, como las dos caras de la misma moneda. El hecho de sacrificar algo de sí mismo, que es típico del “amor dedicado”, no transforma a la mujer de hoy en día en la copia de la mujer de la época feudal. Sin embargo ¿dónde está la diferencia?. Consiste esencialmente en el tener o no tener el derecho de expresar la propia voluntad. El sistema feudal, por la condición asignada a la mujer, no le reconocía esta libre expresión.

Creo que hoy el “amor dedicado”, en el cual cada uno de los cónyuges sacrifica una parte de sí para el otro, es esencial para poder presenciar el florecer de la felicidad de vivir en la pareja. O sea no se trata de un sacrificio sino de un renacimiento.

El deseo más profundo del hombre es tener la certeza de construir una vida feliz y tranquila. Mas la felicidad no es un milagro. Sobre todo cuando somos jóvenes, es importante no caer en actitudes negativas. No descubriremos la felicidad esperando todo de los demás, por falta de confianza en nosotros mismos, o apoyándonos exclusivamente en nuestra experiencia. Existe un solo camino: nuestra revolución personal. Si no atacamos, y vencemos con determinación y coraje las fuerzas destructivas que están en nosotros, no lograremos abrir ninguna brecha en la depresión que aprisiona nuestra vida.

El ritmo de la vida del universo es una realidad que la sola razón no puede entender: debemos recordar siempre que la felicidad o la infelicidad son simplemente funciones de la armonía o de la desarmonía entre este ritmo universal y la vida humana. En la monotonía y en la rutina solo existen tristeza y desesperación. En lo que a mi respeta, siento una exaltaste felicidad en la acción y en la batalla diaria. Tanto la infelicidad y desesperación son generadas por nuestro propio corazón. La esperanza es ante todo el sentimiento de la victoria sobre la tristeza, mientras que la búsqueda de una verdadera felicidad personal pasa a través del deseo de dar felicidad a los demás.

Para concluir citaré una frase de Bertrand Russel que amo particularmente: ”Los hombres de todos los pueblos buscan la propia felicidad. Sin embargo en el mundo de hoy, escandalizado por la tecnología, el camino hacia la felicidad es accidentado. Si el corazón de cada uno no se une al de los demás, tan ávidos como el de felicidad este deseo quedará irrealizado”.

En la carrera hacia la felicidad el ser humano muy a menudo trata de satisfacer sus propios deseos, evitando en lo posible los sacrificios. Los espiritualistas sostienen que la felicidad o la infelicidad dependen fundamentalmente del estado de ánimo del individuo. Pero el hombre, por su parte, no quiere tomar en consideración esta realidad: todo lo que desea es enriquecerse cada día más, para gozar de una vida fácil y placentera. Sus esfuerzas en dirección a la felicidad se basan sobre objetos materiales, sobre el egoísmo y sobre su falta de consideración a los demás.

“Los dos enemigos de la felicidad son el dolor y el aburrimiento”, escribe Schopenauer. ¿Qué significa eso?. La infelicidad generada por el sufrimiento encuentra su origen en la insatisfacción del deseo. En cuanto a la infelicidad generada por el aburrimiento, eso lleva inquietud. ¿Dónde colocar entonces la infelicidad que caracteriza nuestra época?. ¿Es determinada por sufrimiento, aburrimiento, o más bien por la unión de los dos?

15. La felicidad familiar es creación

Existen dos tipos de felicidad: la felicidad que depende del cumplimiento de un deseo y aquella que emerge de un sentimiento de plenitud en la vida; esta ultima nace de la realización de nuestra misión.
La carrera desenfrenada hacia los deseos nunca tendrá fin. La naturaleza humana parece haber caído en esta trampa, si así  fuera, el hombre estaría atrapado e imposibilitado de poder lograr la felicidad absoluta. Para descubrir la existencia de una felicidad indestructible es necesario despertarse a la verdad que existe arraigada en el lo profundo de nuestra vida. La felicidad será un bien efímero si nuestro deseos dependen de los demás o de elementos externos a nosotros mismos porqué, en este caso, su realización no requiere de una transformación de nuestro " yo " mas profundo.

Un sentimiento de verdadera plenitud nace solo cuando nuestros deseos nos llevan a la comprensión de la verdad ultima de la existencia y conllevan a una seria batalla en contra de los obstáculos que emergen a lo largo de este camino. Entonces nacerá la alegría. No una sensación escurridiza, sino una gloriosa victoria, cuya resonancia vibra en lo más profundo de nuestra vida.
Y será una conquista definitiva. ¿Cuales son entonces las condiciones necesarias para que la felicidad sea aquella la verdadera e indestructible?
Todo depende de la actitud frente a la vida misma: el empeño de luchar vigorosamente en cambio de subir pasivamente el destino dejándose dominar por las circunstancias, la voluntad de abrir nuevos horizontes basándonos en nuestra fuerza y nuestra iniciativa.
Esta lucha por la vida es la característica de todos los seres vivientes; es más fuerte en los animales que en las matas y se manifiesta de manera más evidente en los animales superiores llegando a su máxima expresión en el hombre, del cual constituye su carácter fundamental.

Seria una verdadera lastima, para el hombre, renunciar al privilegio de la lucha, porqué esta nos lleva a la felicidad más grande que podamos experimentar. Tal felicidad no se encuentra en otro hemisferio, si no en nosotros mismos, y la podremos descubrir en la autentica batalla en contra de nuestras tendencias negativas y no por supuesto en la inercia y en la pasividad.. Entonces, paso tras paso, superando cada obstáculo, subiremos las laderas de las montañas que emergen frente a nosotros y llegaremos a la cima, donde se nos abrirán horizontes inesperados.

Se puede seguramente progresar por medio de la propia voluntad, todavía un camino sin sabiduría no es que una larga marcha en las tinieblas. La mujer debe apoyar el marido, criar su familia y enfrentar con inteligencia todos los problemas de la vida de pareja. Las parejas recién casadas se pueden desarrollar solo si reaccionaran valientemente, en profunda unidad, a las dificultades que inevitablemente encontraran.
¿Donde esta la felicidad familiar que ustedes anhelan?  No crean que este al otro lado del mundo o que algún día pueda caerles del cielo. Tomen conciencia del hecho que solo ustedes, con sus esfuerzos, pueden extraerla y estabilizarla, apoyando todos los integrantes de la familia… Son ustedes, las mujeres, el ángel bondadoso del hogar. Mantengan entonces el corazón lleno de energía.

La vida es creación. Hasta el ir de compra al auto mercado permite crear valor. La economía domestica no debe reducirse a las puras cuentas de las compras, mas bien debe conducir a la creación. En este caso el verdadero productor de valores humano es de hecho la mujer del hogar. "Que dura es la vida! Cuantas preocupaciones, cuantas molestias, cuantos contratiempos!", decimos a veces. La causa de esta depresión parece depender de las vicisitudes de la vida, en realidad dependen de la incapacidad en superar la infelicidad que nos aplasta.

La vida en pareja no está hecha, solamente, de miradas románticas,  mas bien debemos volvernos "constructores" de una nueva existencia. La mujer es el sol y la reina de la familia. La felicidad u infelicidad de su casa no dependen ni del marido ni del ambiente: si no de sus esfuerzos y de su fe, reflejados en el espejo de la conciencia.

Sucede que, después de uno o dos años de matrimonio, algunas mujeres que eran bellas y jóvenes de espíritu se dejan envejecer y se descuidan. ¿Probablemente piensan que es inútil seguir preocupándose de su propia apariencia? Una mujer no debe embellecerse solo para el hombre con el que quisiera casarse. Todo hombre es sensible a la elegancia y a la belleza. ¿No es eso natural? Una mujer puede ser elegante y bella sin gastos excesivos. No es necesario adquirir productos costosos o llevar joyas.
Gastar mucho dinero no es garantía de belleza: mas bien de esta manera la mujer muy a menudo pierde su natural elegancia. Un suave maquillaje, un peinado discreto, un porte noble, son expresiones de una personalidad radiante que no teme comparaciones. A primera vista un cierto estilo en el vestir puede parecer sin importancia. No comparto esta opinión. En la vida cada cosa tiene su valor y no debemos descuidar nada. Es importante valuar siempre atentamente los detalles.
E hablado de maquillaje y  de vestir, sin embargo hubiera podido tocar el tema de la decoración de interiores, del presupuesto familiar o de la amabilidad hacia el marido u hacia los vecinos.

La mujer es el personaje principal  de la familia  también por lo que concierne la educación. Su ternura, sus palabras, todo lo que el niño recibe de ella, son sensaciones que se imprimen de manera intachable en su vida. De ella el niño aprende a conocer el coraje, la paciencia, el amor: una vez adulto, su carácter será el resultado de largos años de curas y de cuidados maternos. Todas las madres son el primer maestro de su propio hijo, y no deciden ineluctablemente el porvenir. Por esta razón subrayo nuevamente que la educación familiar es determinante para el niño. El carácter de los padres, la atmósfera de la casa, las condiciones de vida, todo eso lo influencia considerablemente. Un niño que crece en una familia cariñosa es innegablemente feliz. También creo que, aunque un día fuera a verse envuelto en algún feo problema, el amor de los padres podrá siempre llevarlo al camino correcto. Es realmente significativo el hecho de que la mayor parte de los "muchachos malos" vengan de familias cuyas relaciones son muy frías.

El famoso romance Furor del escritor americano John Steinbeck, esta ambientado en la América de los años '30, justamente en la época en la que se fundó la Soka Gakkai. El romance describe las vicisitudes de una familia de agricultores, obligada por el dueño a dejar las tierras después de un largo periodo de sequía.
El libro describe el viaje de esta familia de doce personas, que en un viejo carro deja su propia casa en Oklahoma, para establecerse en California, con la esperanza de una mejor vida. Es un viaje duro y agotador, lleno de obstáculos, pero frente a las mas triste experiencias, a los abusos y a la burla, la familia jamás pierde el coraje porqué una madre alegre y fuerte sustenta todos. La madre le dice al hijo:" Nosotros somos la gente, no podrán vencernos. Somos la gente, seguiremos adelante". El hijo dudoso le contesta: "Cada vez recibimos un golpe mas" sin embargo ella riéndose alegremente los animaba diciéndole que justamente debido a eso tenían que fortalecerse: "Estamos avanzando. No te desanimes. Llegaran tiempos mejores".


16. La gran profesión de madre:

Su pareja, entre todas, es aquella que posee el Sutra del Loto. Ustedes tendrán un niño precioso como una joya que recibirá en herencia la semilla para propagar el Sutra del Loto. Que ¡maravilla! En el Sutra del Loto esta escrito: "En una condición tranquila se puede parir un niño afortunado".
Gosho: Carta a la esposa de Shijo Kingo

¿Que es la madre? Es el sol que ilumina la familia, la tierra en que se apoya el núcleo familiar. Tiene el poder de dar a luz y de nutrir la vida, un poder más grande y más digno de respeto de cualquier otro en el mundo. Es el corazón de la casa, la primera actriz, la reina.

Raicho Hiratsuka, una de las primeras damas de Japón, en luchar para el progreso y la emancipación femenina, declaró que "al comienzo las mujeres eran el sol". Y todavía ahora, así como en el próximo futuro y en cada época, se puede decir que la madre, en la fase inicial de la vida de cada individuo, es, de hecho, el sol. Para los hijos, es el símbolo insustituible de seguridad y confianza absoluta. El pecho lleno de amor de una madre es fuente de vitalidad infinita.

¡Cuándo un niño regresa a casa del colegio en la tarde y es recibido por el saludo materno, que felicidad para él, que fuente de coraje y de seguridad! Aunque mojado por la lluvia o tembloroso de frío, vencido en algún juego o inclusive golpeado por un compañero, cuando reencuentra el calor y la vitalidad de la madre, cada sufrimiento desaparece y esta listo para avanzar el día siguiente, con seguridad y confianza, frente a cualquier cosa.

La influencia de la madre en el niño es como el aire que lo envuelve: invisible pero absoluta en cuanto a poder e importancia. Se puede también decir que, como centro de educación, la casa sea todavía más importante que la escuela. Hoy en día se piensa erróneamente que  la  instrucción sea solo escolar. Justamente  esta manera de pensar ha llevado los padres a buscar los mejores institutos para sus hijos, olvidando que la verdadera educación está dondequiera.

Tratando de conseguir las causas que llevan al niño a la delincuencia, nos encontramos invariablemente con carencias afectivas en la familia. Estoy convencido que la casa deba ser un lugar donde nos podamos relajar en una atmósfera llena de calor humano y de amor, de esta manera se vuelve el terreno más importante para la educación del niño.

Ante todo, las acciones de los padres son un modelo de comportamiento para los hijos. La mente de un niño es sensible, aguda, y refleja notablemente la actitud y la manera de vivir de los padres. Un niño vivaz fingirá deliberadamente no prestar atención a lo que ocurre a su alrededor. Si vive en una casa con costumbres descontroladas y desordenadas podrá parecer completamente absorto por los estudios o por los juegos, sin embargo podría ser un grave error creer que él no se dé cuenta de lo que ocurre a su alrededor o que no quede influenciado por eso. Algunos hechos pueden impresionarlo tan violentamente como para condicionar indeleblemente su carácter causando heridas psicológicas casi imposibles de cicatrizar. Por otra parte, la imagen de los padres tiernos y cariñosos entre ellos y en relación con el niño, creará una impresión igual de fuerte, que quedará como una fuente de sustento moral para el futuro, sobre todo cuando el niño será tentado a seguir malos caminos o a perder confianza en sí mismo. Aquella imagen, como un faro en la oscuridad, lo guiará a lo largo de todo el sendero de la vida.

En la posguerra, los cambios sociales repentinos han traído innumerables modificaciones en la naturaleza de la familia. Con la progresiva desaparición del sistema patriarcal, en el cual los abuelos, padres, e hijos vivían juntos, hemos entrado en la era de la familia nuclear. La tradicional familia numerosa, de carácter autoritario, está cambiando de manera radical. Algunos hablan hasta del colapso del sistema familiar, sin embargo personalmente prefiero hablar del proceso de cambio.

Es poco probable que este sistema caiga y desaparezca tan rápidamente, después de haber resistido por miles de años.
El viejo sistema y las costumbres del pasado no pueden quedar inmutados. Creo que el tipo de familia que responde a las exigencias de la sociedad actual debe ser una institución todavía más importante y vital que aquella del período anterior a la guerra.

El problema al que las jóvenes esposas y madres se enfrentan hoy es aquel de adaptarse lo mejor posible a estas cambiantes condiciones sociales y adaptar a estas últimas la vida familiar de la manera más sabia y eficiente posible, y así satisfacer tanto las exigencias del marido como aquellas educativas de los hijos. La época en la que vivimos requiere este tipo de sabiduría.

Para las madres más jóvenes es tiempo de unirse a sus hijos para respirar el nuevo aire y construir el próximo siglo. Es necesario tener nuevos ideales para que se desarrolle un tipo de familia diferente.
Las antiguas concepciones que tendían a mantener  cada familia separada de las otras, ya no son adecuadas. El viejo modo de pensar, basado en el éxito social de los componentes de la familia, llevaba muy a menudo a una pérdida de una verdadera humanidad.

Creo que la familia del futuro debe ser libre y abierta, sin olvidar la sociedad como conjunto. Ante todo, deberá respetar la individualidad del niño. Será un núcleo rico de creatividad y de sentido de responsabilidad social, dirigido a cultivar en el corazón de cada componente el respeto por la vida, la fe en la igualdad, y el deseo de paz.

Generalmente se encuentran madres que presionan a los hijos para que estudien más, que insisten para que tomen clases privadas de piano, de cultura u otras, que tratan de cualquier manera de empujarlos hacia algún modelo preconstruido que consideran deseable. No es un buen ejemplo de educación. En inútil decir que estas madres corren el peligro de destruir completamente la personalidad del niño.
Se puede entender que un progenitor haga todo lo posible por el hijo siempre y cuando se cuestione sobre el significado de su propio comportamiento. ¿Está pensando realmente en los deseos y necesidades del niño, o trata únicamente de satisfacer sus propias expectativas?

En muchos casos, es difícil de decirse. Un experto teórico en educación ha tratado el problema en estos términos: "si la madre conscientemente o inconscientemente, en programar la educación, no se basa en las aspiraciones del niño sino en las propias, no en la felicidad del hijo sino en la propia, el resultado será ficticio, como un árbol transformado en bonsái. El niño que desea desplegar sus alas y alzar el vuelo con sus propias fuerzas, viene completamente privado de su libertad. Y termina como un pájaro enjaulado". Estas palabras pueden parecer muy duras sin embargo no creo que sean exageradas. Si examinamos atentamente a estas madres demasiado ocupadas y ambiciosas, descubriremos que la causa de su actitud reside en una visión fundamentalmente errada de la naturaleza humana.

Cualquier ser que posea inteligencia y sensibilidad es obligado a reconocer que todos los trabajos son valiosos en su esencia y que cualquier actividad de por si no es ni elevada ni inferior. Queriendo determinar un factor de discriminación, no habría que buscarlo en el tipo de trabajo, sino más bien en la actitud de la persona que lo desempeña: si por un lado hay que tener un acercamiento construido y artificial hacia la vida, por lo contrario es admirable una actitud sincera en el intento de expresar al máximo las propias capacidades. Esta visión es conforme a los principios de la democracia y es el único acercamiento constructivo, práctico y correcto.

Es responsabilidad de la madre enseñar al niño la actitud correcta, caracterizada por la sinceridad y el respeto por los valores humanos. La madre que piensa únicamente en enviar al hijo a una escuela de elites, garantizar una profesión muy rentable, o que le enseñe a vivir una vida hecha de apariencias y superficialidades, aunque aparentemente parezca dedicada totalmente a la felicidad del niño, en realidad lo condena a una existencia infeliz como ser humano.

A propósito de la educación moral de los jóvenes, frecuentemente se oye criticar la escuela por la falta de una relación adecuada entre profesores y alumnos. Naturalmente la relación entre profesores y alumnos debería apoyarse en el calor humano y en la confianza, sin embargo, antes de que las madres se apresuren a delegar cualquier responsabilidad a los educadores, espero a que se detengan a reflexionar si cumplieron el rol de madres.

Estoy seguro de que muchas de ellas a estas alturas quisiera contestar: "Estoy haciéndolo lo mejor que puedo". No es mi intención negar eso. Simplemente me pregunto si respetan la individualidad de sus niños y estimulan verdaderamente su creatividad, su sentido de armonía y de responsabilidad social. Estas madres deberían preocuparse de que el ambiente familiar consienta a cada uno de sentirse completamente cómodo, libre de expresarse como ser humano, que en fin el ambiente familiar sea una fuente inagotable de fuerza nueva, de la cual poder recabar energía para recomenzar cada vez con una actitud correcta hacia la vida.

Quien ejercita la más grande influencia sobre la formación del carácter de un niño, dotándolo de bases morales,  del sentido de honestidad y de modales, es naturalmente la madre. Esto debería ser motivo de un gran orgullo para ellas, y al mismo tiempo, inspirarle un fuerte sentido de responsabilidad. Mientras que en realidad, muy a menudo, su rol con respecto a esa responsabilidad es menospreciado. Muchas madres creen que al introducir al niño en una buena escuela, se volverá automáticamente en una persona brillante y de buen carácter. Cuando empujan a sus hijos a estudiar más allá de los límites de sus propias capacidades, hasta lesionar su propio yo y la propia creatividad, están tratando de delegar a la escuela la responsabilidad de la formación de su propio hijo.

La vida no está hecha únicamente de escuela. Por la tarde, jugando con sus compañeros, un niño puede aprender enseñanzas extremadamente preciosas e igualmente importantes para su propio crecimiento. El juego es un medio fundamental para estimular la creatividad de los muchachos. Para un niño, cada persona con la cual se inter-relaciona es una especie de maestro y cada actividad una enseñanza para la vida. Una madre sabia actuará en modo tal  que el niño sea guiado de manera correcta, para que pueda desarrollar su propio yo con toda tranquilidad y reciba una educación amplia y diversificada.

Yo también estoy tratando de educar a mis hijos de manera libre y sana. Los niños tienen sus sueños. Lo que aprenden en la lucha para realizar estos deseos, se volverá parte de su personalidad, de su constitución física, de una manera más significativa que cualquier enseñanza impartida desde el exterior. Resumiendo, quisiera subrayar el hecho de que las madres, con amor y cuidado, deben esforzarse en enseñar a sus hijos cómo vivir una existencia que manifieste respeto para el ser humano, y transmitirles la enseñanza de que  conceptos como títulos, posición social y/o riquezas son únicamente adornos superficiales. Por enseñanzas, no entiendo necesariamente las instrucciones verbales: aunque sin palabras, la madre comunicará al hijo su propia visión de la vida de un modo natural y ejercerá una gran influencia sobre él. Esta enseñanza silenciosa, que transmite la  justa actitud hacia la existencia, ayudará al niño a crecer y volverse el individuo autosuficiente que necesita una sociedad democrática.
En este sentido, entonces, son las madres las que desarrollan el rol más importante en la realización de una época futura de felicidad y de paz. Por esta razón les pido tener confianza y de enfrentar el mañana con la esperanza  de volverse ejemplos vivientes de la justa actitud hacia la vida.

17. Padres e hijos:

En nuestros días presenciamos casos de muchachos que huyen de sus casas y se vuelven delincuentes. Muy a menudo las peleas entre padres son las causas de estos fenómenos. Recomiendo evitar pelear, por lo menos en los temas referentes a la fe: es absolutamente improductivo. En nuestra sociedad, la capacidad y el nivel de estudio de una persona cuentan mucho. Naturalmente, la fe no tiene nada que ver con la cultura de un individuo, sin embargo espero que, tomando en cuenta las inclinaciones de sus hijos, piensen seriamente en permitirles continuar sus estudios superiores o universitarios, para que puedan expresar al máximo su propio potencial. Espero además que eduquen a sus muchachos hacia el sentido de justicia transmitiéndole el tesoro de la fe. En cualquier caso deben reconocerle a sus hijos el derecho de ejercer la profesión que prefieran en lo que terminen sus estudios. Pues su comprensión es un aliento para las futuras decisiones de ellos, y un factor determinante para que enfrenten la vida con confianza.
Es fundamental que sus hijos acumulen buena fortuna.

La buena fortuna es la base de la felicidad. Estoy convencido de que sea de vital importancia enseñar a los jóvenes que la fe es el tesoro más precioso que una persona puede poseer.
Los niños tienen razonamiento limitado, sin embargo observan atentamente a los adultos y perciben muchas cosas. Una relación cálida, bella entre sus padres desarrollará su sentido de humanidad; de lo contrario la discordia familiar, dejará cicatrices en los jóvenes corazones. Además, deben mostrar el máximo respeto hacia su individualidad, de otro modo los problemas generados por la incomprensión podrían crecer de año en año llevándolos, con el tiempo, a la delincuencia.
Pienso que es justo ser decididos con los hijos sin embargo un exceso de severidad pueden inducirlos a la rebelión o a encerrarse en ellos mismos.

Los padres pueden ser amigos de los muchachos, pero deben asegurarse su respeto. No deberían nunca reprochar a los niños los dos al mismo tiempo: cuando la madre reprende al hijo, el padre puede abrazarlo; viceversa, cuando es el padre el que reprende, la madre puede consolarlo. Pienso que eso sea importante.
La edad de adolescencia es un periodo muy difícil para los jóvenes. Es justamente éste el momento en el cual deben tratarlos con mayor respeto y comprensión. Si los interrogan con insistencia porque no les cuentan todos sus problemas, con toda seguridad se revelarán. Es la época en la cual luchan para realizar su independencia espiritual y una actitud demasiado crítica puede comprometer su desarrollo personal.
La presencia o la falta de sabiduría de un padre, puede ejercer en el muchacho una influencia indeleble que durará toda la vida. Los progenitores deben esforzarse por dar a sus hijos los consejos más adecuados para su crecimiento. El amor ciego o el cariño exclusivo no asegurarán la futura felicidad del hijo.

Cualquier cosa que ocurra, confío en que construirán una familia honesta, armoniosa y feliz, iluminada por la grandeza del Gohonzon. No permitan jamás que sus obras sean minadas por un exagerado apego al placer y a las extravagancias de la vida. La sociedad puede ser increíblemente cruel, hasta brutal. Es natural que marido y mujer, amándose, se protejan el uno al otro; es igualmente natural que amen y cuiden a aquel tesoro insustituible que representan sus hijos.

En el transcurso de mi encuentro con la ex-primer ministro inglés Margareth Thatcher, disculpándose por el carácter personal de la pregunta le pedí de hablarme de su madre, un argumento que la "first lady" nunca había enfrentado en público. A la pregunta: "¿Cuál es el recuerdo más intenso que tiene de su madre?", la señora Tatcher recordó que la madre había hecho muchos sacrificios por amor a su familia. Mamá Tatcher se esforzaba siempre para mantener a sus hijos con óptima salud y verlos felices. A pesar que su familia no era rica, ella los vestía siempre bien, confeccionando ella misma sus ropitas, y ocupándose también del tapizado de los muebles. Hubiese hecho cualquier cosa por ellos, porque consideraba la familia como el bien más preciado de su vida. Es decir, que era un ejemplo de persona que vive para la felicidad de los demás.

"Siempre hemos sido acostumbrados - explicó la señora Tatcher - a compartir cada problema en cualquier momento y a discutirlo en familia porque es allí que se puede conseguir cariño y lealtad".
Estoy convencido que la relación madre-hijo es extremadamente importante, aunque esta afirmación pueda parecer obvia. Habiendo conocido muchas madres y sus respectivos hijos, siento poder llegar con seguridad a esta conclusión y también sé cuánto es decisiva la influencia de una madre para sus propios muchachos.

La historia de Liu Pei es tratada en El romance de los tres reinos, un antiguo cuento chino. Liu Pei, uno de los gobernantes de los tres reinos, era un hijo devoto. Al quedar huérfano del padre se unió a su madre. Estas son circunstancias recurrentes en la historia: los grandes hombres a menudo emergen de situaciones familiares poco ventajosas. Liu Pei asumió con todo corazón el cuidado de su madre, una mujer con coraje como saben serlo las verdaderas grandes madres de cada época.

Dos ó tres años después de haber dejado su pueblo, Liu Pei todavía no había logrado los objetivos que se había fijado. Sin embargo se recordó de su casa y regresó a visitar a su madre. En vez de acogerlo calurosamente, ella le dijo con severidad: " ¿Qué significa ese regreso a casa, como si tu fuese un lactante? ¿Es éste el gran héroe que quiere salvar su nación? Bien, ya que regresaste, no discutiré de errores y razones, sin embargo lo cierto es que no te quedarás mucho tiempo.

Quédate por esta noche, pero mañana volverás a viajar. Piensa en la felicidad de millones de personas. En comparación: ¿qué es una vieja madre a la cual le queda poco por vivir? Si me enterara que tu, para venir a visitarme, dejaste de perseguir las grandes metas que te propusiste, pondría fin de inmediato a mi vida, si eso sirviera para que retomara tu camino”.

Justamente por el profundo amor y él animo que le infundiera su madre, Liu Pei fue capaz de mantener sus ambiciones originales y a repartir con una renovada determinación.

18. Educar es como construir:

¿Cómo es posible educar bien a nuestros hijos? El presidente Ikeda hablo de eso con los educadores de las escuelas y de la universidad Soka, donde se sigue el método de enseñanza de Tsunesaburo Makiguchi, primer presidente de la Soka Gakkai. Según estas enseñanzas, la formación del carácter de un niño depende completamente de sus padres. Sin embargo, muy a menudo ocurre que los padres descarguen su propia responsabilidad en los educadores. Muy a menudo le falta convicción, mas bien tienen miedo. En Respuesta a la señora Nichinyo se lee: ”Aunque un padre y una madre tuviesen un hijo con ojos y orejas sanos, hasta que el no tenga un maestro que le enseñe la vida, sus ojos y orejas no serán mejores de aquellas de un animal”. “Tener ojos y orejas sanas” significa observar y escuchar para aprender. Los estudios científicos han determinado que la estructura del cerebro humano, en sus partes esenciales, finaliza antes de los cincos años de edad. Después de este periodo no puede ya ocurrir ninguna transformación radical. Padre y madre son entonces los maestros de un niño. Según el presidente Ikeda: “Los niños son como una tela blanca que se tiñe naturalmente según la educación y cada acción de sus padres”.

En 1920, en la India ocurrió un hecho muy singular: dos niñas habían sido criadas por una manada de lobos y cuando fueron llevadas entre los seres humanos, murieron después de algunos años: habían sido arrancadas a sus “maestros”.

Todos saben como hacer hijos, pero no saben como educarlos. Asumamos entonces ambas responsabilidades. También durante el embarazo se puede influenciar el niño. Este “siente” si la madre está ansiosa o tranquila, porque percibe el latir de su corazón. ¿Cómo se tranquiliza un bebe que llora? Lo aprendí con la experiencia: hay que tomarlo en los brazos de manera que su cabeza apoye sobre nuestro pecho. ¿La razón? El niño ya esta acostumbrado al latir del corazón. Durante el embarazo  es importante que la madre entone pronunciando bien el Daimoku: el ritmo de Nam-Mioho-Rengue-Kyo es de seis octavas, como el de la “tarantela”. ¿Quién podría llorar escuchando el ritmo de la tarantela? Es necesario entonces desarrollar una gran sabiduría para educar bien nuestros hijos.

“La voz de cada uno cumple la labor del Buda” se lee en la introducción del Hokke gengi del gran maestro T’ien-t’ai, escrito por su discípulo Chang-an. “La labor del Buda”aquí indica la misión del Buda de guiar las personas a la iluminación. El Gosho afirma: “En el mundo de Saha las personas alcanzan la iluminación a través del oído".(Gosho Zenshu, Pág.415).

La afirmación de que la facultad del oído es superior puede ser sustentada por varios aspectos. Por ejemplo, entre los cincos sentidos las orejas son el primer órgano sensorial en activarse y funcionar por más tiempo. Un niño aun no nacido desarrolla, en el útero materno, orejas y nervios acústicos ya en el sexto mes de gestación. Aun estando todavía en el útero, los niños escuchan con mucha atención todo lo que los rodea: se dice de hecho que al momento de nacer los neonatos reconocen ya la voz de la madre. Por la misma razón se dice también que el ritmo del latido del corazón de la madre sea sicológicamente un tranquilizante para los niños, tanto que muy a menudo es posible calmarlos con solo hacer que lo escuchen. El feto escucha atentamente también el sonido de la madre que entona Daimoku. Escucha cualquier cosa se digan entre ellos sus padres.

Tsunesaburo Makiguchi una vez dio esta orientación: “Los niños se sienten mas a gusto cuando están en el útero materno. Es una gran fortuna para el niño que su madre practique Budismo en esa época”. Es importante entonces entonar Daimoku y permitir a los pequeños escuchar el sonido de la Ley mística mientras está en el útero de la madre. Creo que este ejemplo revela el profundo intuito de Makiguchi.

La educación de los hijos es uno de los problemas más difíciles de nuestros días. Espero sinceramente de que seguirán el crecimiento de sus muchachos basándose en una perspectiva a largo plazo, ya que ellos son precios sucesores para el Kosen-rufu.

Muy a menudo, durante la adolescencia los hijos son motivo de preocupación y ansias, por circunstancias relacionadas al rendimiento escolar, a las malas compañías o sencillamente por su carácter. Pero es natural que los muchachos tengan problemas. Si los padres se preocupan excesivamente o se ponen nerviosos frente a las dificultades que surgen naturalmente en su proceso de crecimiento, si se dejan sobrellevar por la ira, este comportamiento tendrá seguramente efectos negativos sobre sus hijos.
Además, es absurdo que los padres se culpen recíprocamente por los problemas de los muchachos en el tentativo de eludir sus propias responsabilidades. Deben desarrollar una profunda convicción y rezar al Gohonzon para proteger sus hijos (que han sido escogido para una gran misión) de cualquier desgracia, para que puedan actuar correctamente y sin fallar.

Espero que sobre la base de esta profunda confianza y de una fuerte oración puedan considerar con equilibrio y claridad el crecimiento de sus hijos desde una perspectiva de, por lo menos, cinco o diez años. Es posible que los hijos no los escuchen, esta es la tendencia de estos tiempos. Ustedes podrán quejarse por vivir en una época difícil, sin embargo considerando el problema con mas cuidado se darán cuenta de que obtener de sus  hijos únicamente obediencia no siempre es la mejor cosa. El carácter demasiado sometido del muchacho puede en algunos casos tener como efecto negativo la perdida de autonomía. Por eso para educar los hijos con resultados positivos los padres deberían animarse recíprocamente, consultarse con los maestros o con personas mayores de confianza. Existen numerosos miembros de valor en la División Jóvenes de la Soka Gakkai. Si los jóvenes logran construir relaciones profundas con estas personas y aprovecharan todas las oportunidades de estas relaciones, los padres podrán sentirse seguros de los correctos desarrollos de sus hijos. Espero sinceramente que todos ustedes puedan tener suficiente compasión y determinación para educar vuestros hijos sobre la base de al fe, par que se desarrollen como miembros de la sociedad dignos de respeto y continúen el trabajo de ustedes en las actividades para el Kosen rufu.

Es importante que los muchachos estén contentos de ir a la escuela. De hecho aquellos estudiantes que encuentran placentero frecuentar las clases y a aprender de los maestros, pueden mas adelante progresar solos en los estudios. Mirar la televisión o los dibujos animados pueden ser divertidos, pero espero que los muchachos sean capaces de sentir igual satisfacción en el estudio, en la gimnasia, y hasta en el comer en la escuela.

En otros términos quisiera que los niños crecieran a tal punto como para considerar placentero cada aspecto de la educación.

Vivimos en una sociedad internacionalizada, cada vez más sofisticada. Por eso espero que los jóvenes frecuenten la universidad y adquieran una cultura amplia y profunda para que además de tener éxito en una sociedad muy competitiva, puedan también construir un carácter noble. Claramente cada niño manifiesta su propia y particular actitud: no podemos esperar que todos los estudiantes vayan a la universidad. Sin embargo les pido animar calurosamente a sus hijos para que en un futuro se desarrollen cono hombres y mujeres de valor. Esta sugerencia no va interpretada en términos obsesivos: los padres no deben empujar a los hijos a dedicarse exageradamente al estudio. Espero que los padres que tengan esta inclinación piensen en las dificultades encontradas durante sus propios años de escuela. Limitarse a decir a los hijos que estudien no es suficiente los padres deberían como primera cosa ofrecer las más fervorosas oraciones al Gohonzon y entonces animar a los hijos con mente abierta y con compasión. Los niños necesitan cálidas palabras de ánimo. Por ejemplo: “estoy sinceramente orando por ti, así que no te preocupes y concéntrate en tus estudios”. La insistencia por parte de los padres provoca simplemente una reacción negativa y siempre es inútil.

Debemos formar una nueva generación fuerte, valiente y honesta. Este es el rol y la misión de la educación.

El amor materno no tiene nada de premeditado. Es espontáneo, nace del instinto y no tienen nada que ver con el sentido del deber y de la justicia. Cuando el amor de una madre es espontáneo y desinteresado, es de un valor inestimable, digno del más grande respeto. Cuando en cambio se mezcla con hechos de vanidad, de dominio o de interés, no es sino la degeneración de eso. La personalidad de un niño, además, quedara sensiblemente marcada: el resultado será un muchacho de carácter caprichoso y atormentado.
El alimento más importante para los hijos es el cariño de los padres. Para un crecimiento armonioso, es necesario que los niños estén sumergidos en una atmósfera de amor, impregnada de dulzura, donde sea posible recurrir ocasionalmente a la severidad de un reproche o de un amargo remedio.

19. La importancia de ser madres:

Pienso que la mujer, que da la vida y contribuye a su crecimiento, desempeña el rol más importante que exista en el mundo.
En efectos, no es nada exagerado decir que la pesada responsabilidad de asegurar la prosperidad de la familia, de la sociedad, de la nación y de la humanidad entera, descansa sobre los hombros de todas las madres.

Sin embargo les pido de no permitir nunca ser arrolladas por las preocupaciones de madres y amas de casas, de no desviar nunca la vista del objetivo más grande que es aquello de desarrollar su personalidad conservando su independencia. No sean esclavas de sus actividades. Si más adelante en los años, cuando sus hijos sean grandes, sentirán el peso de la fatiga y de la vejez, no podrán hacer valer sus derechos, como en cambio pueden hacer hoy. Desarrollen fuerza vital de manera tal que cada día, además de sus preocupaciones cotidianas, consigan todavía algo de tiempo libre, aunque sea solo para leer alguna página. Les pido insistentemente de no perder jamás el deseo de “pulirse “a sí mismas. No puedo evitar formular en mi corazón el auspicio de verlas volverse madres admirables, y que además de no descuidar a sus hijos, no dejen tampoco de desarrollarse a sí mismas.

Un niño que llora puede volverla histérica si su condición de vida es baja y sus nervios son irritables. Por lo contrario, si tiene una condición de vida abierta como el océano, su llanto puede darle la sensación de una bella canción de un ave. La fe es la única fuerza que puede elevar su estado vital. Cuando una persona esta desmoralizada tiende a quejarse, a refunfuñar y a criticar a los demás. Elevando su condición de vida, lograra cambiar su propio punto de vista hacia la vida, y la perspectiva con la cual mirar el mundo que la rodea.

Para cada uno de nosotros, la madre es el país de origen del espíritu, el oasis de nuestra vida. Victor Hugó dijo:”la mujer es débil, pero la madre es fuerte”. Si esta frase muy conocida es muy a menudo citada, es porque Hugo, al formularla, puso a relucir el sentido profundo de ser madre. En el entero curso de la vida de una mujer, no hay nada que requiera más atención y esfuerzo incesante que su rol de madre.

Las más grandes victimas de la guerra siempre han sido las mujeres y sobre todos las madres. ¡Debemos luchar para que más nunca, en el futuro, una madre tenga que pasar por un infierno similar! Por esta razón, es absolutamente necesario crear un sistema que asegure para siempre la paz mundial. Ya que la mujer es en origen pacifista, su manera de pensar representa una fuerza innegable al servicio de la paz. Es un gran rol el que desarrolla una madre influenciando su ambiente.

La madre es el mejor maestro. Su influencia sobre los hijos es tan profunda que muy difícilmente lo podemos imaginar. Frobel, excelente educador alemán, decía”: A los cinco años los niños han asimilado las bases fundamentales de aquello que deben saber”. Napoleón afirmaba: “El destino de un niño siempre esta determinado por la madre”.  

¿Con cual actitud la madre educa a sus hijos? Ella debe absolutamente tener espíritu de iniciativa.
Si una madre consciente desconsideradamente a sus hijos, ellos pensaran que todo es fácil y esto dañara gravemente su crecimiento, ya que el camino que tendrán que recorrer en la sociedad es largo y dificultoso. En este caso la madre creerá que los esfuerzos hechos para asegurar la felicidad de sus hijos se transformaran en beneficios para ellos, mientras que en realidad serán causas de infelicidad. Si, por ejemplo, una madre da dulce o dinero a sus hijos para pequeños gastos, no debe ceder cuando ellos lloran para obtenerlos. La suma de dinero debe ser estipulada de antemano cada día, así como el momento en el cual tienen derecho a los dulces. Es importante que eso sea establecido de manera definitiva es un procedimiento que requiere espíritu de iniciativa por parte de la madre.

Una vez que hayan crecido, es sabio dar  a los muchachos la oportunidad de ganar dinero para los pequeños gastos en cambio de un trabajo (por ejemplo, ayudar en la limpieza del hogar): lejos de ser una manifestación de egoísmo por parte de la madre, esta manera de actuar es en realidad un valioso medio para permitir que los niños descubran la dicha del trabajo y, a través de una participación concreta en la vida domestica, desarrollen su sabiduría.

A propósito de la organización financiaría de la familia, pienso que es una buena costumbre hablarlo en reuniones colectivas. En algunas familias se le da al niño el dinero que desea. En otra se determina de antemano que él disponga de una suma mensual. Es innegable que los hijos de estos dos tipos de familias tendrán dos conceptos muy diferentes de la economía.

El padre tierno y la madre estricta: confrontando la actitud del padre y aquella de la madre hacia los niños pienso que el padre debería ser, por lo general, dulce y condescendiente. Es más fácil aceptar reproches estrictos y consejos provenientes de la madre. Si el padre es exageradamente estricto y violento, los niños dejaran un día la familia. Sin embargo la actitud de la madre aunque sea muy severa,  sigue siendo un aspecto de su amor;  el niño lo siente y la sigue cualquier cosa ocurra. En otras palabras en familia, la fuerza de atracción ejercitada por la madre sobre sus hijos gana sobre aquella del padre.
El padre debe estar cerca de sus hijos. En particular con los varones debe ser como un hermano: este es el secreto para la creación de una familia feliz.  Cuando es necesario, debe demostrar fuerza y dignidad: los niños mantendrán entonces un sentimiento de amistad y de profundo respeto hacia él.

Los niños detestan de manera particular las continuas quejas de la madre. El hecho de quejarse sin parar depende seguramente de su carácter; sin bien es cierto que ni si quisiera podría cambiar. La madre no debe olvidar tener una actitud firme: ¡sus “si”y sus “no”deben ser “si”y “no” decididos! Frente al sufrimiento, debe buscar activamente el medio para superarlos. Probablemente se encuentra un alivio temporal atormentando a los demás con las propias quejas, pero eso no resuelve ninguna dificultad. Desdichadamente, el único efecto es aquel de hacer cada vez más infelices a aquellos que la escuchan.
Para ser respetada por los hijos la mujer no debe quejarse, si no más bien enfrentar todas las dificultades con el mismo coraje del cual es rica la juventud. También es necesario que cada madre emprenda una batalla interior en contra de la tendencia de depender de los demás, del esposo o de los hijos, ya que solo ella, en definitiva, puede resolver sus problemas.

Los seres humanos se unen para formar una familia y por ende la sociedad. ¿Que más natural hay entonces que verlos ayudarse recíprocamente? Sin embargo es importante no olvidar que la solución a los problemas que surgirán entre ellos, y seguramente surgirán, depende sobre todo de la iniciativa personal de cada cual.

La madre debe siempre crecer junto a sus hijos, los niños tienen una propia y original individualidad y a la final deberán asumir la responsabilidad de su propia vida. Es conveniente también que los padres se esfuercen por crear en la familia un ambiente basado en el dialogo y en la consideración de que los hijos, cada uno con su propia individualidad y dignidad, sean todos iguales.

Cuando la madre titubea en considerar el crecimiento de los hijos, tratándolos como si fueran eternos niños, terminará un día por verlos crecidos y le tocará enfrentar sola el abismo que habrá excavado entre ella y ellos. Lo que importa es entender la evolución de los niños y continuar el dialogo adaptándolo al grado de crecimiento. A tal propósito es muy importante que la madre no deje ningún momento de desarrollarse a sí misma.

20. La vida en la relación:

Crear una relación domestica requiere la habilidad de saber conciliar elementos aparentemente opuestos. En una familia nadie tiene el derecho de conducir a propio gusto una vida personal demasiado independiente al punto que lesionaría los derechos de los demás. El marido tirano pertenece a otros tiempos. La mujer y los hijos ya no están dispuestos  a soportar. En nuestros días todas las formas de autoridad se debilitan, no solo la de los padres. En algunos casos podríamos deplorar este fenómeno. De todos modos, si los padres de hoy se permitieran ejerces la misma autoridad de una vez, serian justamente ridiculizados por los hijos.

Después de los primeros tiempos, la vida de relación de la familia se debe  ensanchar. Tomamos por ejemplo el caso de un hijo único: existe un gran riesgo que sea tan consentido, como para sufrir más adelante por el difícil ingreso en la sociedad. No teniendo ni hermanos ni hermanas no habrá adquirido el sentido de cooperación que deriva de esta relación. Unos padres conscientes tendrán para el máximo cuidado y lo ayudaran a tener amigos.

Si se limitan las relaciones de los niños solo con los adultos, los niños conocerán diferentes maneras de ser consentidos ya que los padres serán llevados a verlos como seres débiles y necesitados de protección. Solo entre ellos, los niños se tratan a la par. Preguntémonos entonces que cosa pueden aprender los muchachos sobre la realidad del mundo que los rodea confortándose entre ellos.
Por otra parte si tienen dudas sobre algún tema en presencia de un adulto es más fácil que les pidan una explicación a que busquen la respuesta por sí solos. Lejos de los adultos, en cambio, están obligados a reflexionar, y a desarrollar el espíritu de emulación que contribuye a aumentar la sabiduría de cada uno. Una actitud tal en los niños debe ser absolutamente respetada.

El neonato ya posee en latencia las principales características de su personalidad. Si comparamos el proceso de desarrollo intelectual del niño con el desenvolvimiento de un rollo de papel virgen sobre el cual se inscriben diferentes anotaciones por efectos de estímulos externos, lo que allí vienen impresos no podrá jamás ser borrados e impregnará fuertemente su personalidad futura.
En el campo de la fisiología del cerebro la ciencia trata de esclarecer el mecanismo de la fijación de las imágenes recibidas durante la infancia. La filosofía budista emplea, para definir la estimulación sensorial, el término de soku  (literalmente: probar, sentir). Aunque incapaz de entender lo que le proporciona felicidad o dolor, el neonato esta dotado de sensibilidad desde su nacimiento. Su percepción de felicidad y dolor en la edad consciente es el resultado de las “impresiones” almacenadas en el periodo natal. Por esa razón, creo que sea extremadamente importante no tratarlo con ligereza o superficialidad con el pretexto de que no entiende sus propias sensaciones. La filosofía de la vida en este caso se adhiere plenamente con la medicina y con la experiencia.

Cuando hablamos de educación, nos vienen rápidamente a la mente una cantidad de reglas y principios, sin embargo estoy convencido que el mejor principio, la mejor regla sea “la educación silenciosa”, o sea la enseñanza a través del ejemplo. Desdichadamente el sistema pedagógico moderno descuida este aspecto y se obstina en distribuir el conocimiento sin preocuparse de despertar el espíritu de búsqueda en los niños. La acumulación de ese conocimiento, aunque desarrolla inteligencia, no contribuye a desarrollar la personalidad de ese individuo. Además, no es raro que los niños sean instruidos por un docente con ideas negativas o con una errada concepción de la vida. La familia es un lugar de descanso, la tierra donde se alimenta la riqueza del corazón humano, el oasis de los sueños infantiles. Las querellas con familiares quedan marcadas de manera indeleble  en un niño: aunque no esté consciente, el ve a través de la pureza de sus ojos, y siente a través de la dulzura de su piel. No nos olvidemos jamás.

21. ¿De que necesita un niño?

El niño se alimenta del amor materno. Hoy muchas mujeres por razones económicas o profesionales, entregan el rol de la educación de los hijos a terceras personas: a la niñera, a la abuela, o al kinder. No hay que descuidar la educación transmitida a través del ejemplo. Recuerdo haber leído la relación de una joven mujer, critica literaria, sobre la vida en un kinder sueco. Los ambientes estaban mantenidos de una manera irreprochable: sin embargo ella se impresionó por la expresión de fría soledad en los ojos de un niño rubio. La joven mujer entendió entonces de que nada puede sustituir el amor de una madre. Se ha comprobado que los hijos de personalidades famosas muy a menudo son inestables y de carácter difícil. Creo que la explicación esta en el hecho de que, estando los padres muy ocupados, ellos son criados por personas extrañas. El amor de los padres no les llega directamente. Lo que crea un clima de confianza entre el niño y la persona que lo educa, es la intensidad de los recíprocos intercambios afectivos y no la cantidad de tiempo que se le dedica.

Cada pequeño posee una racionalidad conforme a su edad. Hay que esforzarse en comprenderlo, en lograr penetrar su corazón y ayudarlo a enderezar su vida, hay que ser una guía llena de sabiduría. Un hombre de ciencia dijo una vez que un niño es un adulto en potencia. Quiso decir que cada pequeño tiene el corazón de su edad pero la conciencia de un hombre. Para entender este concepto es suficiente con recordar nuestra propia infancia.
El niño que oye hablar de paz mundial, de libertad o justicia, asimila cada idea en lo mas profundo de su ser. Confió en que descubran hasta que punto eso puede influenciar favorablemente su vida futura. Podríamos citar muchos “grandes” que a través de su descubrimiento han contribuido ampliamente al desarrollo de las ciencias: podríamos pensar que, potencialmente, poseían ya desde niños el secreto de sus éxitos futuros.

Wolfgan Goethe vivió hasta los ochenta y dos años y en el curso de su vida creó obras inmortales. ¿Cuál era la fuente de su energía creativa? Se la puede entrever en la alegre comunión espiritual que compartió con su madre durante la infancia: cuando niño Goethe perdía el concepto del tiempo mientras escuchaba las historias fascinantes y fantasiosas que le contaba su madre Elisabeth; se dejaba envolver a tal punto por estas historias que irrumpía en llanto si algo no pasaba como el se había imaginado. La madre, que sabía cuanto era sensible, interrumpía entonces el cuento diciendo: “continuaremos mañana en la noche”. Goethe imaginaba un final para la historia inconclusa e iba a contarlo a su abuela, a la cual era muy ligado. Rápidamente la abuela advertía a la madre. El día siguiente, el cuento terminaba casi siempre como él lo había imaginado, ya que su madre lo había anteriormente hablado con la abuela. La conclusión del cuento llenaba al niño de felicidad y excitación. Las historias de la madre ayudaron a Goethe a desplegar las alas de su joven imaginación. En los últimos años de vida así recordaba Elizabeth estos intercambios: “entre nosotros se cumplía una sutil maniobra diplomática, con la cual ambos tratábamos de tener nuestra historia el uno del otro. Yo me divertía al contar episodios que sorprendieran a mi pequeño oyente, mientras Wolgan batía las manos, feliz de escuchar sus historias sin sospechar jamás de ser su autor”. Esta es una madre verdaderamente sabia. Estoy seguro que fue gracias a la vivida comunicación entre madre e hijo que el genio creativo de Goethe pudo desarrollarse de lleno.

No hay nada más importante que el crecimiento de una mente joven. El desarrollo de la imaginación en la juventud será la base de las ideas y de los sentimientos de toda una vida y determinara la amplitud y la profundidad de la mente del adulto. La educación de los niños no necesita particulares teorías. Lo que cuenta es crear un  ambiente agradable y relajado donde el niño pueda libremente cultivar los sueños y la imaginación. Una madre debería saber de que manera desarrollar la creatividad del hijo, justo como hacia la madre de Goethe  a través de la “sutil maniobra diplomática”.

En la frenética sociedad contemporánea no es fácil encontrar el tiempo para construir una relación padre-hijo que enriquezca la mente del niño.
Ustedes creen en el Gohonzon que materializa la Ley fundamental del universo y entonan Daimoku cada día, reforzando sus vidas. El Daimoku tiene el poder de resonar como las notas de una bella melodía hasta en la vida del quien todavía no ha nacido. La entonación del Daimoku es fuente de una inextinguible fuerza vital. ¡Cuánto más lo será, entonces para las jóvenes vidas que están criando! El ilimitado poder del Daimoku es un maravilloso sonido que activa y libera las potencialidades creativas del niño. En este sentido se podría decir que el sonido de la voz de una madre que entona Daimoku es la más maravillosa “fábula de la vida”, que penetra la existencia del niño con sus posibilidades escondidas e ilimitadas.

Sin embargo no debemos considerarnos satisfechos por el simple hecho de tener fe y entonar Daimoku. Las madres deberían usar su sabiduría para ayudar a los niños, a través de pequeñas acciones diarias, para que liberen su fantasía. Espero que encuentren el tiempo de estimular, como la madre de Goethe, los sueños de sus hijos. Personalmente no creo que les será posible desarrollar sabiduría y creatividad si todo lo que oyen son las mismas viejas frases: “levántate o llegarás tarde a la escuela”, “apaga la televisión y ponte a estudiar”, “vete a la cama”.

Habrá días serenos y días nublados, días de lluvia y días de nieve; existen también los días de otoño, con los crisantemos y aquellos de primavera con flores de cerezo. No pasa un día sin que ocurra un cambio en la naturaleza. No deberían jamás ofrecer a sus hijos una infinita sucesión de días fríos y nublados. Los niños manifiestan la misma variabilidad que el tiempo, son como el rápido suceder de las estaciones. Su mente es elástica, lista para absorber todo aquello con lo que se contacta. El único elemento determinante del ambiente en el cual crece un niño es la madre. Espero sinceramente todos ustedes  pongan  en practica este sistema educativo.

Dos recientes artículos de pedagogía han, particularmente, atraído mi atención. Uno de estos explicaba el empeoramiento de la masticación en los últimos años a causa del consumo de alimentos “blandos” tratados artificialmente, contenientes  emulsionantes, almidón y otros aditivos. Un estudio reveló como casi el 10% de los pequeños que frecuentan el preescolar tenían dificultad para masticar. El problema es ulteriormente agraviado por la natural aversión a los alimentos “duros”, que requieren una mayor masticación, esto le impide desarrollar la costumbre de masticar, esencial para el crecimiento de dientes fuertes y para un correcto desarrollo de las mandíbulas, y es considerado también una de las causas primarias de la artritis de la mandíbula, una enfermedad que impide la abertura regular de la boca.

El articulo citaba también datos, de otra interesante investigación que demostraba como la saliva, que se produce durante el proceso de la masticación, ayuda a reducir la toxicidad de las sustancias cancerigenas. Según este análisis la masticación de alimentos “duros” produce vibraciones que estimulan la circulación de la sangre en el cerebro, mejorando la rapidez mental y la capacidad de aprendizaje. El artículo recomendaba a las madres de animar a sus niños a masticar bien y calmadamente sus alimentos.
Otro artículo interesante estaba relacionado con una investigación sobre las expresiones usadas por los padres con sus propios hijos. A los muchachos de la escuela primaria y secundaria les fue pedido citar las expresiones usadas por sus padres  que ellos aprobaban o desaprobaban. Entre las expresiones mas detestadas estaban el imperativo o el tono de mando. Es natural que las palabras frías hieran los sentimientos de la persona y lleven a la desconfianza y la apatía. Eso vale tanto para los niños como para los adultos. A estas expresiones seguían palabras de desprecio como “estúpido” o “idiota”. Aunque sea triste pensar que existen padres acostumbrados a este lenguaje con sus propios hijos, el recurrir a ciertos insultos es todavía largamente difundido en la sociedad. A los muchachos tampoco les gusta la confrontación  pendiente con otra persona, por ejemplo con amigos y hermanos. Sin embargo, aprecian  mas palabras de elogio, y animo, además naturalmente de la mágica frase: “te comprare algo”. La cordialidad, la sinceridad y la comprensión, inspirada por el deseo de que los muchachos crezcan y mejoren, son las manifestaciones mayormente apreciadas y a su vez los ponen en condición de progresar y volverse buenos adultos. Por otra parte, los constantes reproches llevaran a la rebelión, mientras que las promesas no cumplidas generaran desconfianza. Los niños entrevistados han sorprendentemente declarado que quisieran escuchar mas reproches de su padre. O sea fundamentalmente, no quieren ser sobreprotegidos o consentidos. Saben muy bien cuando son consentidos, así como saben decir si son exageradamente reprochados o rodeados  por un profundo cariño. El artículo recomienda no regañar a los muchachos con frialdad,  darle el tiempo de reflexionar, y hacer seguir a las amonestaciones, palabras de elogio y de ánimo. Este es un consejo muy valido.

Los padres no deben caminar por delante de sus niños, sino seguirlos. Esto significa que profundamente están obligados a considerarlos como un ser responsable, por eso que a pesar de avisarle de los peligros que le rodean, deben ayudarlo a desarrollar sus facultades y su imaginación dejando libre su fantasía y su creatividad.

Confieso estar encantado con los niños y fascinado por la rapidez de su crecimiento. Día tras día, como brotando de un manantial de montaña, el torrente de la vida corre sin fin, revelando la multiplicidad de sus aspectos.

22. El niño descubriendo su verdadero yo:

La educación es un argumento de gran actualidad, que preocupa a un buen número de madres. Considero justo tomar a pecho un problema de tal importancia. Si la educación de los niños se reduce al perfeccionamiento de sus dotes y capacidades naturales, esta se limita a alimentar el orgullo de los padres que quisieran forjar a los niños sobre el modelo de los adultos. Extraer ventaja de esta o de aquella actitud que el niño posee en cierto campo, no permite de alguna manera el total florecer de su capacidad como ser humano. Los jóvenes aprovecharan el largo periodo de dependencia de sus padres, para familiarizar con el mundo y aprender a conocer sus propias posibilidades.

Cada día, imperceptiblemente,  edificamos la vida profunda del niño y esta responsabilidad, puede justamente, asustar a los padres, ya que su comportamiento impacta al niño mas que un sermón o un castigo. La mejor educación es aquella que desarrolla la creatividad y la imaginación, seguramente no es aquella que tiende a inculcar en las jóvenes mentes únicamente conocimiento ya adquirido.

La gema de esta creatividad se abre hacia los dos o tres años. Me parece muy útil observar cuidadosamente el niño y tratar de descubrir que cosa extrae en el gran interés y emoción. Se descubrirá que es en efecto, lo opuesto de aquello que el pensamiento del adulto le impondría. Un niño se apasiona con todo lo que descubre por sí solo. La curiosidad insaciable despierta su espontaneidad y genera el deseo de crear. Es igualmente evidente que el proceso de descubrimiento se desarrolla en cada estadio de su crecimiento. Los errores que muy a menudo se cometen provienen del hecho de que, cegados por nuestros intereses, descuidamos el dedicarnos a hacer un examen objetivo de la realidad. Lo que he podido constatar es que  existe un mundo especifico para la infancia, los adultos deben penetrar en el con precaución y deben ayudarlo a florecer. ¿Existe acaso una mejor educación que esta?

Entre los dos y los cuatro años el niño descubre su propio ego. Esta rápida toma de conciencia muy a menudo se manifiesta de manera aguda con oposiciones y resistencias, con un rechazo de someterse a la voluntad de la madre, que a su vez se siente muy incomoda en el tratar de apaciguar los sentimientos de su hijo. Sin embargo se trata de una evolución normal del temperamento del niño. Si, por lo contrario se queda siempre muy tranquilo, obedece fácilmente, no hace ningún berrinche, me temo que, en vuelta de pocos años se revele como una persona inadaptada en la vida social.

El niño, en este periodo, da sus primeros pasos hacia la independencia, y sus esfuerzos iniciales para volverse hombre obligatoriamente van acompañados por una cierta dosis de rebelión. No piensen sin embargo tener que doblegarse a todas las exigencias de este pequeño tirano, eso no seria razonable.

El más pequeño error en la educación del niño puede dejar marcas irreparables. Si complacemos todos sus deseos, si lo consentimos excesivamente, o si , por el contrario, lo oprimimos continuamente con reproches y negaciones, se vera afectado  por mucho tiempo. Hasta los dos años, el niño juega cerca de su madre, pero, a partir de los tres, necesita conseguir coetáneos. A su lado aprenderá el control de sí mismo y la disciplina. Si no tiene amigos, corre el riesgo de volverse asocial o neurasténico. Es jugando con sus pequeños amigos que descubre toda la riqueza de la palabra coexistencia. El niño que muestra un apego anormal a sus padres es rápidamente excluido del grupo y sufre por eso. Esta es la edad en la que debe familiarizarse con las concepciones de la vida en sociedad. Los padres deben estar al tanto de eso y no considerar este problema con demasiada ligereza. Ocuparse solo de sus propias cosas, no fastidiar a los demás, lavarse las manos antes de comer, poner en orden sus juguetes: estas y otras son las responsabilidades a las cuales el niño debe ser iniciado muy temprano. Son enseñanzas rudimentarias que lo instruirán sobre las reglas básicas de la vida en sociedad. Juzgar a un niño demasiado pequeño para entender es seguramente justificado si lo miramos desde lo alto de nuestra infalibilidad de adultos. ¿Pero si nos hacemos pequeños para cruzar la puerta de su reino y observamos junto el cielo del porvenir, como podríamos ser indiferentes ante su mundo?

Cuando yo era pequeño, además, de las olas y el mar, alrededor del aeropuerto de Tokio existían muchos campos. Perdiéndome entre la naturaleza podía jugar con los  pájaros, los peces y los insectos. Libremente, en amistad, los niños se reunían en grupos con la máxima espontaneidad. Sus juegos eran sencillos y sus inventos tan diferentes como la naturaleza de cada uno. En algunos juegos había que dar prueba de conocimiento, de hecho eran verdaderas competencias de conocimiento; otros exigían destreza, resistencia y perseverancia. Entre amigos a veces ocurría que nos peleáramos; entonces otros intervenían para restablecer la paz. Era un mundo a parte, un mundo bien diferente del mundo de los adultos. Me parece que la sociedad industrial de hoy, fuertemente desarrollada, quite a los niños estas oportunidades simples y sin embargo felices, de tener relaciones. Tanto es así que después de la tarea, muchos de ellos quedan en casa frente a un escritorio  preparándose para los próximos concursos; algunos inclusive son empujados por sus padres a prolongar las horas de estudio con clases privadas, y como distracción, muchos niños tienen solo la televisión. Para los pequeños en plena evolución el juego no es una simple diversión y nunca es una pérdida de tiempo: es su manera de socializar.

Muy a menudo se escucha decir que en el pequeño contemporáneo coexisten tanto el adulto como el niño. Eso es comprensible porque, a causa de la televisión, la realidad del mundo de los adultos se graba en su espíritu con imagines concretas.

El mundo de los niños, aquel mundo de una vez, en nuestros días ya no existe, los niños de hoy dan mas importancia a los padres y a la televisión que a sus amigos coetáneos, sin embargo, si los niños fueran empujados a inventar su mundo, un mundo donde luchar y reconciliarse, en una lucha que permita a su fuerza física de manifestarse, a la sabiduría de pulirse, a la creatividad de desarrollarse con la comprensión de las reglas y de los principios de la vida social, ¿no seria todo eso mas conforme a la ley de la vida?

El mundo de los niños no esta estrictamente relacionado con los padres, la escuela, la sociedad. Estas “pequeñas personitas” deben absorber los estímulos provenientes del exterior a su manera y en los tiempos propios. En fin, entre las cosas importantes, una es esencial: el espíritu de iniciativa. Hoy nosotros les robamos el mundo a los niños olvidándonos de su desarrollo interior. Programas de televisión, libros ilustrados, comiquitas, juegos: todo es creado por adultos y representa, en realidad, el mundo de los niños visto por los adultos,  ósea la realización de nuestros deseos de adultos.

El reino de los niños ha sido destruido. Por una parte el progreso de la “civilización del automóvil” redujo el espacio de los niños: la calle; por otra parte la invasión de la televisión los encadena en su casa. Además las condiciones de la vida moderna y del ambiente impiden a las familias tener muchos hijos y poderles asegurar un desarrollo normal; por lo general, la natalidad esta en regresión. Cada una de estas causas representa un difícil problema para la sociedad. Pienso, sin embargo, que el principal problema sea el egoísmo de los padres.

El espíritu que transpira detrás de los llamados “programas para niños”, desde la televisión a las revistas de caricatura y a los libros ilustrados, no expresa la preocupación de servir a los niños, sino más bien el deseo de un provecho personal. ¿Cuántos, entre los varios productores, son impulsados por un sincero cariño hacia los niños?

Existe también una categoría de padres que piensa en los niños solo reconduciendo  todo a sí mismos. Un ejemplo típico es la madre que se preocupa de al educación del hijo solo al fin de satisfacer su propio egoísmo: esta madre, con tal  de poderse pavonear frente a sus conocidos, empuja el niño al éxito a cualquier consta, oprimiendo su naturaleza. La madre animada por un tal espíritu es, en su esencia, un verdadero monstruo.

Los jóvenes arbolitos que encuentran un obstáculo (una roca que se halle en su camino, por ejemplo) no pueden crecer y elevarse erguidos; por otra parte, aquellos que crecen en un invernadero, aunque se desarrollen mas rápidamente, soportan con dificultad las tempestades. Lo que importa es fortalecerse, a través de pruebas naturales, en una atmósfera de gran libertad. ¿Acaso no es este el camino más feliz para un niño?

Para los niños claramente vivaces no es una maldad jugarles unas bromas de vez en cuando a sus compañeros; los reproches súbitos, si les dan una noción de justicia  enseñándoles a distinguir el bien del mal, constituyen una importante iniciación a la socialización.

Los pequeños emprenden espontáneamente el precioso estudio de la vida, que ni la escuela, ni la familia le pueden dar. Lastimosamente  algunos no poseen esta suerte y se desarrollan en el ambiente serrado de la familia, luchando para poder adquirir conocimientos. ¿Que cosa les reservará el futuro? Terminados los estudios en la escuela primaria y en la secundaria, irán a la universidad y, después de haberse liberado de la influencia materna, se sentirán naturalmente en condición de expresar la libertad recién adquirida. Todo eso es normal. Sin embargo, por no haber podido sacarle provecho al precioso periodo de la formación durante su infancia, no habrán podido asimilar la necesaria capacidad de juicio para distinguir el bien del mal y perderán el control de sí mismos como un tren que se descarrila.

Recientemente se ha constatado un preocupante aumento de la criminalidad juvenil y de su aspecto violento: pienso que en la mayor parte de los casos las tendencias de esta juventud no son más preocupantes que ciertas formas de rebelión que asumen a veces los niños, que con el tiempo pueden degenerar en criminalidad. Si buscamos las causas, remontándonos en los años, no podemos negar que la responsabilidad del crimen debería ser atribuida  no solo a su joven edad sino también a sus padres, a sus maestros y a los políticos que ignoran, por su propio egoísmo, los principios fundamentales de la formación del niño.


23. Hacia el futuro:

La esperanza de una nueva filosofía de la razón es muy a menudo una alternativa  a las religiones y a la moral del pasado. Lo que en otros tiempos los intelectuales habían anticipado, en nuestros días ha sido ampliamente superado, pero el problema existencial queda sin resolver. Ósea: la esperanza de los hombres de encontrar respuestas a los eternos enigmas de la vida ha sido traicionada. “¿Que es el ser humano?” y “¿Cómo vive su propia condición de ser humano?” Estos interrogantes fueron por mucho tiempo los principales temas de debate entre los estudiosos.

Hoy lo que puede influenciar positivamente a los seres humanos no son los estudios teóricos, sino mas bien la sabiduría moral, fruto de la convicción interior que brota en la vida del individuo.
Solamente llevando una existencia armoniosa se abrirá, en la profundidad de cada uno de nosotros el camino de la sabiduría. Eso se logrará gracias a las relaciones espirituales y amistosas con aquellos que nos rodean, sean ellos miembros de una misma familia o vecino, amigos o compañeros de trabajo, óseos a través del contacto profundo y espontáneo entre hombre y hombre. La bondad y el coraje que tales relaciones  presuponen son en realidad tangible y no solo bellas teorías.

La actual sociedad de consumo trata, con la mecanización llevada a los extremos, de aumentar el rendimiento a toda consta, aspiración que no seria criticable si no fuera por  ir en contra de la iniciativa personal del hombre. Actualmente aquel que se muestra incapaz de iniciativa es comparable  a un naufrago en un océano de riqueza de la cual no sabe sacar provecho.

24. Las viudas:

Lo que llamamos fe no es nada de extraordinario. Cómo una mujer adora a su marido, cómo un hombre da su vida por su esposa, cómo los padres jamás abandonan a sus hijos, o cómo un hijo rehúsa dejar a su madre, así deberíamos reponer nuestra confianza en el Sutra del Loto, en Shakyamuni, en Taho, y en todos los Budas y bodhisattvas de las diez direcciones, así como en los dioses celestiales, en las divinidades propicias y entonar Nam Mioho Rengue Kyo. Esto es lo que se entiende por fe.
Gosho: El significado de la fe

En esta carta dirigida a Myoichi-ama en 1280, Nichiren Daishonin explica la actitud correcta que hay que mantener en la fe. El amor entre esposos, entre padres e hijos es una expresión sincera de la naturaleza humana; una esposa no olvidará jamás al marido que ama, y los padres, por más que puedan sufrir, no abandonarán a sus hijos. En esto los hombres manifiestan un corazón puro. Tal actitud, innata en los seres humanos, concretiza la esencia de la fe. Cualquier cosa ocurra, no debemos alejarnos de la Ley mística: abracemos al Gohonzon con total confianza, con una actitud pura y sincera, entonando Daimoku con gran determinación.

Myoichi-ama era una mujer anciana y vivía en Kamakura. Era pariente de Nissho, uno de los seis monjes ancianos. Durante la persecución de Tatsunokuchi y el exilio a Sado, continuó practicando de manera admirable junto a su esposo, a pesar de estar pasando por grandes dificultades. También su esposo era un hombre fuerte en la fe y, en la época en que el Daishonin estaba exiliado en Sado, su modesta propiedad fue decomisada por el gobierno justamente por ser un discípulo de Nichiren. En nuestros días esto sería el equivalente a ser despedido del trabajo y por ende, ser privado de los medios de subsistencia para mantener a su familia. Probablemente, a causa de las graves preocupaciones, el esposo murió antes de ver a Nichiren Daishonin perdonado por el gobierno. Myoichi-ama quedó sola cuidando sus dos hijos, ambos de salud débil, mientras ella estaba muy enferma. Es posible que algunas de ustedes deban enfrentar en el futuro una situación parecida. En cierta forma es una realidad de la vida. Lo que cuenta, sin embargo, es remontar con determinación la pendiente que lleva a la felicidad por el resto de la existencia, abrazando siempre la Ley mística.

Myoichi-ama avanzó valientemente en la fe, con la misma determinación de su esposo desaparecido, a pesar de las dificultades, envió un sirviente a la isla de Sado y posteriormente al monte Minobu para asistir al Daishonin. Fue justamente para animar a Myoichi-ama en sus esfuerzos que Nichiren Daishonin escribió:”aquellos que creen en el Sutra del Loto son como el invierno, que se transforma siempre en primavera”.

Después de haber perdido a su amado esposo, Myoichi-ama se consagró a cuidar a sus hijos y vivió luchando generosamente para su fe. La frase antes citada: “cómo una mujer ama a su esposo... cómo los padres no abandonan jamás a sus hijos”, para Myoichi-ama no era una simple metáfora: tocaba sus sentimientos más profundos.
La viuda no tenía un carácter ni débil ni sentimental. Por lo contrario era decidida, tanto como el marido, a mantener la fe sobre la cual había basado su propia vida y quería demostrar poder criar a sus hijos de la mejor manera. Nichiren Daishonin, comprendiendo eso, la animó a orar al Gohonzon justamente sobre la base de estos sentimientos. Este es el significado de la fe. El párrafo, además de mostrar la profunda compasión de Nichiren Daishonin por el amor y el cariño que existen en una familia, revela que la naturaleza de la fe en el Gohonzon es absoluta y continúa.

Mientras el amor en una familia está dirigido hacia los demás seres humanos, cuya vida está sujeta a continuos cambios, la fe es dirigida hacia el Gohonzon, la entidad de la Ley mística eterna y absoluta. Además el amor, si se enfoca en sí mismo, puede consumirse en el fuego de las pasiones y causar sufrimiento, mientras que la Ley mística hace posible la transformación de los deseos mundanos en iluminación. Por eso la práctica comprende y activa todo el esplendor intrínseco a la naturaleza humana, incluyendo el sentimiento de amor. En eso consiste la profundidad y la grandeza de la fe.
Un Sutra cuenta de una mujer buena y sabia llamada Patachara. Se había casado con el hombre que amaba en contra de la voluntad de su familia.

Cuando dio a luz a su segundo hijo, logró convencer al esposo para que la acompañara a la casa de sus padres, sin embargo durante el camino, fueron sorprendidos por una tempestad, y el esposo fue occiso por una serpiente venenosa, uno de los niños fue raptado por un buitre y el otro se ahogó. Llegando a la casa de sus padres los encontró a ellos y su hermano muerto. La mujer estuvo a punto de volverse loca de la desesperación. Aprendió entonces del Buda que la muerte es inevitable, que es parte de la vida, y que de nada sirve desesperarse. La cosa más importante es superar el dolor. Cuando Patachara entendió, empezó a hablarle a los demás de los problemas de la vida. Insistía particularmente sobre la tendencia de las mujeres en perder la cabeza y ceder a las emociones. Utilizaba su experiencia para ilustrar esta debilidad y enseñaba a los demás como superar su pequeño ego y como vivir basándose sobre el yo más grande. Chanda, Uttama y muchas otras mujeres fueron convertidas al Budismo por ella. Su devoción desembocó en la institución de una comunidad de religiosas. Me siento muy conmovido por la manera en que Patachara superó su profundo dolor y se volvió una guía para las otras personas sufrientes. Esta historia nos enseña que todos poseemos el inmenso valor cuando emprendemos nuestra revolución humana.

25. La eternidad de la vida:

“Si tu esposo fuera ahora al Pico del Águila, experimentaría una infinita felicidad, como cuando se levanta el sol e ilumina todas las diez direcciones, y se alegraría pensando en el hecho de que la muerte puede ser tan dichosa. Cualquier cosa que le ocurra en el instante entre esta vida y la próxima, él debería declararse discípulo de Nichiren Daishonin. Por eso no habrá nada a que tener miedo”(Gosho Zenshu p.1480).

Este Gosho fue dirigido a Myoishin-ama, para animarla cuando el esposo estaba gravemente enfermo. En este Gosho Nichiren Daishonin subraya que su esposo se dedicó a la fe a causa de la enfermedad. Y justamente a causa de esta fe, logró cancelar todas las causas negativas puestas en su vida actual y en las precedentes, permitiéndole lograr la iluminación.

La enfermedad del esposo duró un largo tiempo y la familia estaba muy preocupada. Sin embargo Nichiren Daishonin los animaba diciéndole que una persona con una fe fuerte no le debe temer ni siquiera a la existencia intermedia entre la muerte y el renacer. La vida de una persona que muere con una gran fe en el Gohonzon, se fundirá con la Budeidad inherente en el universo.

No puedo evitar pensar en la gran compasión del Buda Original. La vida es eterna, y la fortuna que se puede acumular a través de la fe en la Ley mística creará una felicidad perpetua que continuará inclusive, después de la muerte. Por otra parte, las causas negativas que se crean ofendiendo la Ley mística, cierran la puerta a esta felicidad haciéndonos caer en el abismo del sufrimiento.

Espero que ustedes, con esta enseñanza en el fondo del corazón, tengan siempre una fe pura, coronando sus vidas con una victoria final gracias a la cual, la felicidad que trasciende las dimensiones de la vida y de la muerte, será suya para siempre.

El sufrimiento por la muerte de las personas queridas es una realidad de la vida. En el Dialogo entre un sabio y un estúpido podemos leer: “¡Que lamentable! Ni el joven ni el viejo conocen el destino que le espera, tal es la vida en nuestro mundo de saha. Todos aquellos que aquí se encuentran están destinados a separarse, esta es la regla del mundo cambiante en el que vivimos. A pesar de que no era la primera vez que me encontraba frente a un acontecimiento de esta naturaleza, quedé impresionado al ver la cantidad de seres que abandonan esta tierra al comienzo de la era Shoka (cuando ocurrió un gran terremoto). Algunos de ellos dejaron atrás hijos aún pequeños, mientras que otros fueron obligados a abandonar a sus ancianos padres”.

El drama de la vida y de la muerte es la realidad de la existencia humana. Grandes tragedias, desastres, homicidios: cada día la prensa esta llena de tragedias que ocurren en el mundo, y la peor de todas es la guerra. Aunque por el momento, todo parece tranquilo, es imposible prever un accidente o una enfermedad. Esta es la dura realidad de la vida humana.

Frente a los fenómenos de vida y muerte, la mayor parte de las personas no posee ningún medio para enfrentarlos: su existencia transcurre en un alternarse de preocupaciones, tristeza y remordimiento. Todos necesitan absolutamente de un medio que les asegure una indestructible paz de la mente, sin embargo nadie ha logrado descubrirlo. Esta es la historia de la sociedad humana desde su comienzo. Por eso es necesario una fe basada en la Ley eterna y absoluta: esta nos permite mirar con tranquilidad al mundo de impermanencia gobernado por el ciclo del nacer y morir, y vivir seguros comprendiendo la eternidad de la vida.

El Daishonin así continúa: “Cómo debían haber estado tristes sus corazones cuando, aún jóvenes, fueron obligados a emprender el viaje hacia las fuentes amarillas. Sufrían aquellos que partían, pero también quien se quedaba”. La muerte es verdaderamente dolorosa. Nichiren Daishonin entendía el sufrimiento del esposo de Myoichi-ama por tener que dejar su anciana mujer y sus hijos, por eso escribió: “Tu difunto esposo tuvo que dejar una hija y un hijo enfermos. El debe haberse angustiado mucho en pensar que su esposa de edad avanzada, débil como un árbol seco se quedaba sola a cuidar de sus hijos. Las persecuciones subidas por el Daishonin también influyeron en su corazón. Ya que las palabras del Buda jamás son falsas, seguramente el Sutra del Loto se propagará. Sabiendo eso, tu esposo debe haber percibido que estaba ocurriendo algo maravilloso y que este monje un día seria tomado en gran consideración. Cuando fui exiliado, él debe haberse preguntado porque el Sutra del Loto y las Jurasetsu lo habían permitido”.

El esposo de Myoichi-ama probablemente pensaba que si Nichiren Daishonin, con el difundirse del Sutra del Loto, hubiese gozado de una elevada posición y respeto entre la gente como Ryokan del Gokurakuji, sus secuaces se sentirían orgullosos. Por lo contrario Nichiren Daishonin fue exiliado a la isla de Sado y sus discípulos probablemente se preguntaban por qué no recibió la protección del Sutra del Loto y de las Jurasetsu. Además las tierras del esposo de Myoichi-ama habían sido confiscadas y el, seguramente se sentía muy decepcionado. El Daishonin entendía bien lo que le angustiaba y sus dudas sobre la protección de los dioses budistas y del Sutra del Loto.

Algunas personas pueden llegar a pensar que cada cosa se resolverá sin esfuerzo y que gozarán de la aprobación y de la adulación de los demás, únicamente por el hecho de abrazar el Gohonzon.

Muy a menudo nos hemos encontrado con abusos y persecuciones en nuestro movimiento por el kosen-rufu y algunos probablemente, en su corazón, se habrán quejado y habrán dudado.

Sin embargo, es justamente gracias a esas persecuciones y dificultades que podemos obtener la Budeidad. Tener una fe sincera significa avanzar resueltamente hacia el objetivo de kosen-rufu, cualquier cosa ocurra sin dudar jamás de la Ley mística. El esposo de Myoichi-ama, al superar la confusión provocada por estas persecuciones, perseveró en la fe de manera ejemplar hasta el fin de su vida. El Daishonin estaba consciente tanto de la angustia que lo atormentaba como de su fuerte fe. El pasaje citado continua así: “...si estuviera vivo, cuánto se alegraría en ver a Nichiren perdonado...”Aunque perseguido junto al Daishonin, murió sin ver el día de triunfo. Por eso las palabras de Nichiren deben haber llenado el corazón de Myoichi-ama de una indescriptible emoción.

En esta carta Nichiren Daishonin explica también que su esposo, por haber mantenido la fe a pesar de las persecuciones, obtuvo seguramente la Budeidad. La anima diciendo: “...es seguro que tu esposo recibirá grandes beneficios como aquellos de Sessen Doji y Yakuo. El está observando a su esposa e hijos en los espejos del sol y de la luna, en cada momento del día y de la noche...”. En otras palabras, ya que el feudo, esencial para su sustento, había sido confiscado a causa de su fe, él recibiría el mismo beneficio de Sessen Doji y del bodhisattva Yakuo quienes ofrecieron sus vidas por el bien de la Ley y se volvieron Budas. Por eso el Daishonin dice que él protege a sus familiares desde el cielo mirándolos “en los espejos del sol y de la luna”.

Creo que podríamos entender mejor el significado de este párrafo interpretándolo desde el punto de vista del concepto de Ichinen Sanzen. El Daishonin aquí esta hablándole a Myoichi-ama. Él dice: “ya que tu y tu hijo son comunes mortales no pueden ni verlo ni escucharlo. Sin embargo no debes dudar: él esta cerca de ti y te protege”. Le dice que día y noche su difunto marido y las divinidades celestiales están a su lado para protegerla. Por eso no tiene nada que temer y no debe sentirse sola.

Espero que cada uno de ustedes lea este pasaje más y más veces comprendiendo su profundo significado, con la certeza de que los miembros difuntos de sus familias los protegerán.

Aquí Nichiren Daishonin nos enseña que el vínculo de la fe que une a las personas de una misma familia durará más allá de esta existencia. Y que los familiares vida tras vida, podrán unirse nuevamente como marido y mujer, padre e hijo o en cualquier otra relación de parentesco. Los parientes difuntos pueden renacer gracias a su profundo deseo de reunirse basado en la fe. Si ustedes desarrollan una fuerte convicción estarán en condición de percibir la verdad de esta enseñanza en la profundidad de sus vidas. Por eso la muerte de nuestros queridos no debería ser causa de dudas.

Tarde o temprano todos debemos morir. Existe seguramente un profundo significado también en la muerte prematura de un familiar: si es un creyente, una muerte precoz le permite aliviar la retribución karmica. Como comunes mortales es difícil entender, pero desde una perspectiva más amplia esta muerte evitará a él mismo y a su familia, dificultades más grandes en el futuro, creando así mejores condiciones de aquellas que se habrían manifestado si todo eso no hubiese ocurrido. Profundizando nuestra fe nos volvemos capaces de entender este principio, aunque instintivamente desearíamos mantener con vida, aunque fuera sólo por un instante, a los familiares moribundos.

Por lo general, cuánto más avancen en la fe, mayor será su comprensión del hecho de que cada cosa se está desarrollando de la mejor manera. La percepción absoluta de esta verdad, depende de la fuerza de su fe.

26. El Gohonzon como esposo:

Traten de ser particularmente afectuosas cuando animen a una viuda. Séanle unidas más que una hermana, basando su relación sobre la fe. No la traten jamás con superioridad. El Budismo es el mundo de la compasión, que permite hasta a las personas más infelices encontrar la felicidad. No entenderán jamás las valientes batallas y los sufrimientos de una viuda si no han perdido a sus maridos.
La compasión del Daishonin es infinitamente más profunda que el amor que los padres tienen hacia sus hijos. Como sus discípulos, nosotros responsables, debemos estar llenos de consideraciones.

Aunque pierdas a tu esposo, deberías considerar como tal al Gohonzon. No te entristezcas jamás. La fe no debería ser una emoción. El Gohonzon es tu maestro fundamental, ya que posee las tres virtudes de soberano, maestro y padre. Levántate. Sé fuerte. Ama y respeta el Gohonzon como si hubieses encontrado a tu eterno esposo.

Conduce un tipo de vida que hasta las mujeres con un hombre a su lado te envidien. Ya que tendrás que educar a tus hijos y combatir sola por el kosen-rufu, a la final recibirás un beneficio inmenso. No tengan miedo de alimentar grandes esperanzas.

Muchas mujeres quedaran viudas, algún día. En cierta forma practican desde ahora para no ser destruidas por aquella perdida, cuando llegue el momento. Tu debes ser capaz, como viuda, de animarlas calurosamente para que sigan tu ejemplo. Nichiren Daishonin escribió muchas cartas como sustento para las viudas. Deberías leer el Gosho como guía para vivir.

La madre de Nichimoku Shonin se llamaba Ren’ani y se había casado con Niida Goro Shigetsuna. De este matrimonio nacieron seis hijos, el quinto de los cuales era Torau Maru, que seguidamente se llamó Nichimoku Shonin. Desafortunadamente sus días felices no duraron mucho. En 1264, cuando Torau Maru tenía solo cinco años, Shigetsuna murió. Todo ocurrió mucho tiempo antes de que Ren‘ani y la familia Niida comenzaran a practicar el Budismo de Nichiren Daishonin. El trauma y el dolor de Ren’ani, por la pérdida de su amado esposo tuvieron que ser insoportables. En una carta escrita a otra viuda Nichiren Daishonin dice: “desde el lejano pasado hasta hoy, la separación entre dos personas a causa de la muerte, sean ellas padre e hijo o maestro y discípulo, es dolorosa. Sin embargo nada es más doloroso que la separación entre marido y mujer”(Gosho Zenshu p.1482).

Se dice que una desgracia jamás viene sola: a la vuelta de dos o tres años Ren’ani perdió a sus padres y a sus suegros, de los cuales dependía. Tokimitsu, hermano menor de Ren’ani, destinado a volverse el nuevo jefe de la familia, tenia en esa época sólo seis o siete años. A pesar de eso Ren’ani logró superar su dolor y criar a sus hijos permitiéndoles volverse personas de valor. Aquellos que han sobrevivido a un gran dolor pueden saborear hasta el fondo la maravillosa dulzura de la vida. Una persona que conduce una vida tranquila, libre de dificultad no puede construirse un carácter fuerte e indestructible. En los momentos cruciales de la existencia este tipo de personas se revelará in confiables.

La determinación de Ren’ani demuestra que la mujer es fundamentalmente muy fuerte. Torau Maru logró completar sus estudios con éxito, inspirándose en los grandes esfuerzos cumplidos por la madre. Animado por su sonrisa, transformó su tristeza por la precoz pérdida del padre en la búsqueda del verdadero significado de la vida.


27. La responsabilidad de la mujer en la sociedad:

El Daimoku de este mándala inscrito en cinco o en siete caracteres, es el gran maestro de todos los Budas de las tres existencias  y es el sello que garantiza la obtención de la Budeidad de las mujeres. Será una lámpara en la oscuridad a lo largo del camino hacia la existencia futura y un bonito caballo que te transportara más allá de las montañas de la muerte. Es como el sol y la luna en el cielo o el Monte Sumeru en la tierra. Es un barco que  llevará a las personas más allá del mar de los sufrimientos. Es el maestro que conduce a las personas a la obtención de la Budeidad.

Una mujer que usa esta eficaz medicina (Nam Mioho Rengue Kio) será rodeada y protegida todo el tiempo por los cuatro grandes Bodisattvas. Cuando se pare en pie, lo mismo harán los Bodisattvas, cuando camine por la calle, ellos lo harán también.
Gosho : La concesión del mándala de la Ley mística

Chieko Furukawa, una autora miembro de la división de escritores, en su ultimo libro, titulado Akaki Kokoro (Corazones ardientes) narra la verdadera historia de una mujer, Matsua Taseko, que vivió y lucho como patriota durante el turbulento período desde el final del shogunato de Toku Gabbua hasta la restauración Meiji.

En 1862, a la edad de 52 años, Taseku dejó la provincia de Shinano (actual prefectura de Nagano) para irse a Kioto, con la meta de tomar parte en el movimiento en el cual ella creía.

Habiendo criado hasta el último de sus diez hijos, Taseko cumplido con todas sus responsabilidades de madre. Habría podido pasar el resto de su vida en tranquilidad, sin embargo prefirió partir hacia la capital, que en aquellos días, estaba en fermento por la restauración inminente. “Prefiero vivir como me dicta el corazón en lugar de tener una vida fácil pero sin metas”. Sin duda, era esta fuerte convicción la que la sostenía. Hacia el final del shogunato, hubo muchos jóvenes que se alzaron con gran ardor. Taseko estaba siempre con los muchachos. A veces en el rol de madre. Alimentando a los jóvenes patriotas hambrientos; a veces en el rol de persona anciana y sabia, escuchaba sus problemas y les daba consejos sobre la vida. ¿De dónde extraía su fuerza esta mujer? Simplemente de la innata sabiduría practica, firmemente enraizada en la realidad, que las mujeres parecen poseer más que los hombres.

En una ocasión Taseko le dijo a un joven: “pienso que es peligroso dejarse llevar por la teoría excesivamente. Si te dejas sobrellevar por las emociones y pierdes de vista la verdadera naturaleza de las cosas, las consecuencias podrían ser desastrosas”.  Taseko tiene absolutamente razón. No mirar a la cara la realidad y dejarse influenciar por especulaciones e ideas equivocadas, es estúpido y patético. La mujer apuntaba directamente al corazón de las personas y cuando éstas dudaban, las subyugaba con su encanto, poniéndolos en condición de hacer  lo que ella quería.

Cuando le preguntaban qué había hecho para volverse tan fuerte, Taseko contestaba: “He levantado a una familia, cultivado los campos, trabajado duro en la casa, supervisado a muchos sirvientes. He simplemente trabajado tenazmente y he cumplido mi deber hacia mi familia. Todo lo que he hecho ha sido mantener los pies bien firmes en la tierra y trabajar duro”. Tener los pies bien firmes en la tierra y trabajar duro, éste es el secreto de la fuerza y de la calma de Taseko. Las mujeres que han hundido profundamente las raíces de la vida en el terreno de la realidad, son fuertes. Si ponemos firmes raíces podemos estar seguros de que el árbol de la vida, con el pasar de los años, producirá las hojas exuberantes de la prosperidad y las fragantes flores de la satisfacción y de la victoria.

“Una pobre mujer cortó sus propios cabellos para comprar aceite para una lámpara y hasta los vientos que soplan desde el Monte Sumeru no podrán apagar su llama”. Esto es un pasaje de la carta que Nichiren Daishonin escribió a una mujer llamada a Onishinio para agradecerle su ofrenda. La historia de la cual se habla es extraída de una escritura Budista, conocida con el titulo La lámpara de la pobre mujer.

En los tiempos del Buda Shakyamuni vivía en la ciudad de Rajagriha, en el país de Magadha, una vieja mujer de fe profunda que siempre había deseado poder ofrecer algo de valor al Buda, pero era tan pobre y sola que jamás pudo  satisfacer su deseo. Un día encontró una larga procesión de carros que llevaban una gran cantidad de aceite de lino. Se informo y supo que era una donación de Ajatashatru, Rey del País, al Buda. Profundamente conmovida, decidió que ella también haría su ofrenda. No teniendo dinero se cortó los cabellos y los vendió. Con el dinero recaudado compró una pequeña cantidad de aceite de lino y fué a ofrecerla al Buda pensando”: con una cantidad tan pequeña de aceite la lámpara podrá arder sólo por una pequeña parte de la noche, sin embargo si el Buda reconoce mi fe y siente compasión por mi, arderá por toda la noche”. Su deseo fue cumplido y de hecho la lámpara continuó ardiendo toda la noche, mientras las otras fueron apagadas por los vientos fuertes que soplaban desde el Monte Sumeru.

Al amanecer las personas trataron de apagarla, pero la lámpara continuó ardiendo tan brillantemente como para iluminar al mundo entero. Entonces Shakyamuni le dijo a sus discípulos, quienes estaban tratando de apagar la lámpara”: párense, párense. Esta anciana ha hecho una ofrenda a dieciocho millones de Budas en sus vidas anteriores y un Buda le ha profetizado que lograría la Budeidad”. Después Shakyamuni declaró que en el  futuro se habría vuelto un Buda llamado “luz de la lámpara Sumeru”.

Es inútil decir que sus palabras hicieron muy feliz  a la mujer. Por lo contrario Ajatashatru a pesar de haber donado una cantidad de aceite diez mil veces mayor, no pudo recibir la profecía de la iluminación, porque su mente estaba obscurecida por la soberbia. Esta historia tiene un gran significado. Lo que enseña es el valor de la sinceridad. Es verdad que el esfuerzo invisible de la mujer y su dedicación no habían sido notados pero Shakyamuni era verdaderamente un hombre de gran intuición y profundidad.
Estoy convencido que él vio en la lámpara ofrecida por la anciana, la luz de la vida que jamás se  apaga. Lo que cuenta no es el valor material de una ofrenda, sino el espíritu con el cual viene hecha, y la lámpara de la pobre mujer tenía más significado que los cinco mil barriles de aceite los cuales el Rey Ajatashatru donó al Buda, porque contenía toda la sinceridad de un corazón sencillo. Un alma que da importancia también a las pequeñas cosas, que ama y atesora hasta las situaciones aparentemente insignificantes, puede conmover profundamente a las personas también a través de una pequeña acción. Me parece que la sociedad moderna en su afán de progreso haya olvidado este espíritu.

Mi madre, que murió a la edad de ochenta años, nació en la era de Meiji (1868-1912) y tuvo que hacer tremendos sacrificios para criar sus numerosos hijos entre las dificultades de la guerra y de la pobreza. Todo eso la volvió muy meticulosa y sensible hasta con las cosas más insignificantes.

Tal tendencia era tan natural en ella, que continuó actuando de la misma manera hasta después de finalizada la guerra, cuando las personas comenzaban a gozar ya de una vida más cómoda. Cada vez que compraba algo en una tienda guardaba todos los envoltorios, y si acaso estaban arrugados, planchaba las arrugas y los guardaba. A pesar de que los niños le decían que botara el papel, ella contestaba: “No puedo ser tan derrochadora”, aunque  no supiera que utilidad darle en el futuro. Muchas otras mujeres japonesas comparten el mismo comportamiento, sobre todo aquellas nacidas en la era Meiji. Cada vez que las encuentro hago una consideración importante.

Con la tendencia al consumismo, nacida con el "boom" económico de la posguerra, las personas se acostumbraron a las comodidades, y por consecuencia han perdido inconscientemente el espíritu de querer y atesorar las pequeñas cosas. Esa tendencia ha corrompido el alma de las personas, alimentando la confusión. Además, los problemas económicos, la crisis ambiental, la crisis del petróleo y las innumerables dificultades parecieran exhortarlos a reflexionar.

La principal consideración que la lámpara de la pobre mujer nos transmite es la importancia de los valores espirituales hasta en las circunstancias más insignificantes. Y este concepto concierne a nuestra vida cotidiana. Tanto en el caso de que su apartamento sea grande o tenga solo una habitación, espero que cuiden este “pequeño castillo”, como el lugar que acoge su vida de todos los días. Podrán encariñarse hasta de un mueble que tienen desde hace mucho tiempo aunque este pasado de moda. Atesoren estos sentimientos porque alimentan aquella sinceridad y compasión que enriquecen la vida de sus seres queridos.

Al mismo tiempo, como el sol, estos sentimientos iluminarán su comodidad, justo como la lámpara de la pobre mujer iluminaba el mundo entero. Creo que sin esta actitud en la vida, hasta las luchas más arduas para una reforma social no llevaran a grandes resultados. Tenemos que desarrollar la convicción de que todos formamos parte de la misma sociedad y utilizar esta conciencia para construir un nuevo mundo de mutua cooperación. Quiero ser un hombre que vive cada día con la profunda conciencia del sudor y de la fatiga de aquellas diez o cien personas implicadas en la producción de cada alimento que consumo, y de cada pieza de tela del traje que visto. Esto será el primer paso para la construcción de un nuevo mundo.

28. Fe igual a vida diaria:

La fe se manifiesta en la vida diaria. Tener una fe sólo por tenerla, hace de ustedes lo que puede ser definido “un estúpido culto”. Sólo cuando la fe se vuelve la fuerza motora de sus existencias, podrán verificar el Budismo de Nichiren Daishonin. En este sentido el Daishonin dice que la fe en el Budismo es el cuerpo mientras la vida cotidiana es su sombra. ¿Cuáles son los ingredientes de nuestra vida cotidiana? Primero: la buena salud. Segundo: una sólida situación financiera. Tercero: ser un ciudadano respetado en la sociedad y capaz de conquistar la confianza de las personas en su lugar de trabajo. Cuarto: entender la importancia del amor y de la educación de los hijos, asegurando la paz entre las paredes domesticas. Todos estos aspectos conforman nuestra vida. No existe Budismo separado de esta realidad. Ustedes que creen en el Gohonzon y practican frente al Gohonzon podrán mejorar estos aspectos de la vida y obtener resultados satisfactorios, revelando sus excelentes potencialidades. Rechazar la realidad, convencido que es suficiente hacer shakubuku para que todo vaya bien es equivocado porque éste comportamiento no sigue el principio según el cual la fe se manifiesta en la vida diaria.

Selma Lagerloef (1858-1940) es famosa por haber sido la primera mujer y la primera escritora sueca en ganar el premio Novel de la literatura, con su obra maestra titulada Las maravillosas aventuras de Nils que ha sido traducido a muchos idiomas. Nacida en una familia pudiente, Selma fue influenciada por el gran amor de su padre por la literatura. Durante la infancia fue afectada por una enfermedad que le dificultaba caminar; al no poder ir a la escuela, creció escuchando cuentos y leyendas y cultivó por naturaleza una fuerte sensibilidad literaria. Desde pequeña soñó con hacer de la literatura el fin de su vida. Habiendo yo también pasado los años de la juventud luchando contra una enfermedad, puedo entender bien como se sentía. A pesar de su limitación, Lagerloef decidió ante todo volverse docente. Seguidamente, debido a las dificultades económicas de su familia, se vio obligada a pedir prestado dinero para pagarse la admisión para el curso de docente.

Lograda su meta continuó escribiendo y a pesar de la muerte de su padre y de su misma enfermedad, volcó todo su joven entusiasmo en la literatura. A los treinta y dos años ganó el primer premio literario con el cuento La saga de Goesta Berlings, publicado el siguiente año, y este éxito fue el punto de partida hacia la realización de su sueño de infancia. Cuando Selma Lagerloef recibió el premio Novel en 1909, a la edad de cincuenta y un años, en el discurso de agradecimiento, en vez de hablar de si misma, hablo de su padre fallecido y de su  país natal, manifestándole su gratitud a muchas personas, expresando la profundidad del amor y de los sentimientos que sentía hacia aquellas personas a las cuales se sentía deudora.

 Todos los que la escucharon, no pudieron evitar conmoverse. Es el corazón que mueve a las personas. Aunque puedan carecer de “elegancia” las palabras con sensibilidad, honestidad y sinceridad son conmovedoras. Además por más elocuente que pueda ser un discurso, sino viene del corazón, no puede tocar la vida de los demás, mientras que las palabras sinceras, dichas con el corazón, llaman a la participación y a la compresión. El premio Novel de Selma Lagerloef fue como una bonita flor que nace del terreno fértil de un corazón dotado de una gran humanidad, fue una victoria, conquistada con el esfuerzo tenaz por realizar el sueño de juventud.

Selma Lagerloef se declaró contraria a las dos guerras mundiales y como  consecuencia, la venta de sus libros en Alemania fue prohibida, pero la mujer no se preocupó. En Marzo de 1940 poco antes de su muerte, fue profundamente sorprendida por la invasión a Finlandia por parte del ejercito soviético y envió al pueblo la medalla de oro que le había sido entregada junto con el premio Novel, aunque la apreciaba mucho. Con aquel gesto quiso animar a los finlandeses que estaban sufriendo las penurias de la guerra.

Selma dedicó toda su vida al amor y a la búsqueda de la paz, viviendo según su filosofía y sus últimas palabras, las cuales dirigió al medico que la trataba, fueron: “Doctor, ¿llegará la paz?” Las flores del norte de Europa son espléndidas. Con la llegada de la primavera, florecen repentinamente llenando de colores campos y colinas. Probablemente es así también en el arte y en la vida: sólo después de haber cruzado el valle de la desesperación y haber soportado sufrimientos, podemos descubrir el verdadero florecer del espíritu humano. Naturalmente, en el mundo de la fe, es indispensable una severa autodisciplina: una posición elevada, en una organización reconocida, es inútil si después dejan de empeñarse y de sacarle brillo a su vida para poder transformarse en personas verdaderamente capaces.

29. Los méritos de un único pensamiento de alegría:

  ¡Cómo son importantes los pensamientos en la vida! Un pensamiento puede transformarlos a ustedes y a sus ambientes. En la misma situación, en las mismas condiciones, pueden despertarse a una vida completamente nueva. A éste propósito, quisiera citar como ejemplo la novela Pollyanna de la escritora Eleanor H. Porter (1868-1920). Pollyanna pierde ambos padres cuando todavía era una niña y es adoptada por la hermana de la madre, rica pero con un corazón árido.

La tía no se ocupa de Pollyanna por amor o por bondad sino por sentido del deber, que considera más que cualquier otra cosa, de hecho, lo que le preocupa sobre todo es lo que los demás pudieran pensar de ella sino se ocupara de la sobrina. Muchas personas son como la tía de Pollyanna, perdieron sus sueños, el calor del amor y de las emociones y, tristemente viven sólo de los deberes.

Pollyanna llega a la estación de la ciudad donde vive la tía pero ella no está allí para recogerla. Para la niña es un lugar desconocido y es natural su inquietud, pero la pequeña confía en que su nueva vida le irá mejor. En su lugar la mayoría de los niños pensaría  tristemente: “¿por qué no vino a recogerme?”Alguien podría sentirse ofendido, en cambio Pollyanna dice a Nancy, la camarera que fue a buscarla, que se sentía contenta de que la tía no estuviera allí, porque le quedaba todavía el placer de encontrarla. Probablemente no esta del todo convencida, pero más que cualquier otra cosa quiere creer en sus valientes palabras.

Al llegar a la casa de la tía, fue recibida con mucha frialdad y, a pesar de la existencia de espléndidas habitaciones, se le asigna un ático sin ningún tipo de decoración. En el momento se queda muda, porque habría deseado dormir en un cuarto más acogedor. Es natural para una niña. Pero Pollyanna supera rápidamente su malestar. La suya es una habitación completamente vacía, ¿qué podría encontrar allí Pollyanna para ser feliz?

Antes que nada será sencillo mantenerla limpia y en orden, murmura para sí, y se siente feliz de no tener un espejo, porque así no tendrá que ver sus pecas. En la habitación no hay ni siquiera un cuadro pero, el paisaje que se ve por la ventana es tan bello que no le hacia falta. A la final la niña declara ser feliz por el cuarto que la tía le asignó. En cada momento, en cada situación, no importa que tan dura ésta sea, Pollyanna busca la felicidad con todo su corazón: La niña describe su actitud diciendo que es difícil conseguir cosas por las cuales ser felices, pero cuánto más es difícil, más  divertido es.

Poco a poco su alegría contagia a los demás. Todos la quieren porque está siempre de buen humor y llena de alegría. En la ciudad vive una mujer enferma, una incorregible refunfuñona. No hay nada que la satisfaga. Nancy la describe como una mujer que se queja siempre: si es lunes quisiera que fuese domingo,  si le llevan pescado preferiría que le llevaran carne. Probablemente conocerán personas de este tipo, acostumbradas a querer cosas que no se pueden tener hasta el punto en que no saben ya que es lo que realmente desean.

¿Qué cosa podría decirle Pollyanna a esta mujer? Si, es verdad que todos odian el lunes por la mañana. ¿Cuáles razones podrían existir para alegrarse? Pollyanna se detiene a pensar por un instante y a la final anuncia que en realidad existe una razón para que el lunes sea considerado el mejor día de la semana: no habrá otro si no hasta después de siete días. El corazón de la mujer, endurecido por la enfermedad y lleno de amargura, se ablanda poco a poco por el animo  y la alegría de Pollyanna. Cambia a tal punto que aprende a ser feliz, en su enfermedad, por el echo de poder por lo menos mover los brazos y las piernas, y empieza de nuevo a trabajar con las agujas para emplear el tiempo útilmente.

No entraré en los detalles de los demás episodios de la historia de Pollyanna, que continua cambiando la vida de aquellos que la rodean. Todos, incluyendo la tía, se benefician poco a poco con el calor y la felicidad de Pollyanna y sus corazones se ablandan.

En definitiva el poder de una sola niña transformará la ciudad entera. Pollyanna consigue algo de qué alegrarse en todas las personas que encuentra, y es difícil para cualquiera, pensar mal de una persona que se siente siempre sinceramente feliz para los demás: por eso cada personaje de la historia termina  volviéndose amigo de Pollyanna.

La mente es algo extraña, misteriosa y estupenda. Los demás se dan cuenta cuando existen sentimientos negativos: si saluda con una sonrisa, aquella sonrisa se grabará en su mente, si continuas en ofrecer tu mano tarde o temprano los demás también lo harán. Los demás son un espejo en el cual podemos vernos a nosotros mismos.

Pollyanna era feliz antes que nada en su corazón, después, gradualmente, hacía emerger la felicidad en el corazón de los demás, justo como una imagen en el espejo. La niña había decidido que cualquier persona encontrara era una persona espléndida y le expresaba abiertamente su confianza. Como resultado, la mayoría  de las personas trataba de vivir a la altura de las convicciones de la pequeña.

El poder invisible de la mente: “quiero ser como aquella niña”, movía a los demás y los llevaba a cambiar.
Descubrir la felicidad alrededor de nosotros, no es un estúpido pasatiempo. Requiere mucha más creatividad y fuerza que  dejar transcurrir cada día en la obligación y en la queja.

Si es verdad que es importante encontrar la felicidad en cada cosa, es necesario también no caer en la simple aceptación y en una visión excesivamente optimista de la realidad. Es mejor una vida vivida felizmente, y ya que debemos actuar, es mejor hacerlo con alegría. El Budismo además enseña conceptos como la “mística actividad de un único pensamiento”, “un único pensamiento de felicidad” y “los méritos de un único pensamiento de felicidad”. 
La felicidad que desborda el corazón es la demostración de la fe, un barómetro que indica cuánto hemos avanzado espiritualmente.

Les pido vivir de manera feliz para con ustedes mismos, para con las personas que aman, para con sus amigos. Así encontrarán el coraje para transformar el sufrimiento en esperanza y podrán encender la esperanza en el corazón de muchos otros. Por esa razón espero que luchen, en la dura realidad, para descubrir la felicidad dentro de ustedes y con una fuerza cada vez mayor, construyan una existencia espiritualmente rica en valor.

Cuando Francia estaba al borde de la ruina, Juana de Arco montó su caballo blanco y cambió el curso de la guerra. Tales fueron las acciones de una mujer. Su tarea no es aquella de dejarles hacer todo a los hombres.

“Los hombres no son capaces de hacer esta cosa! Nosotras mujeres en cambio podemos hacerlo!” ¿Qué piensan de eso? ¿No suena como una afirmación llena de esperanza? Bastaría que solo una o dos de ustedes se levanten con esta determinación.
Por lo que me concierne, nací en esta vida como hombre, como resultado de diferentes causas puestas en mi vida anterior. Por eso me estoy entrenando como tal y como está escrito en el décimo capitulo Hoshi del Sutra del Loto, “libre de nacer donde desee”,  pienso que la próxima existencia escogeré nacer mujer.

30. Cada obstáculo abre un nuevo camino:

Quisiera hablarles del libro titulado Tosaboricawa, el río Tosabori. Es una novela sobre la vida de Asako Hirooka (1849-1919), una de las primeras mujeres de negocio en Japón. La autora es Chieko Furukawa, el nombre de arte de Nui Kogawa, vice responsable de territorio de la División de Damas, que después de haber trabajado cierto tiempo como docente en una escuela superior, hace veinte años, decidió dedicarse al arte de escribir. A pesar de que no tenía un vasto público de lectores, la señora Kogawa logró notables progresos en su trayectoria como escritora. Siento mucha simpatía por su estilo de vida y la admiro también porque bien lejos de aislarse en su trabajo, continuó empeñándose con entusiasmo en la actividad para el Kosen rufu en su comunidad, orando y trabajando para la felicidad de sus compañeros.

La protagonista de la novela, Asako Hirooka, vivió una vida llena de obstáculos y dificultades. Entró con el matrimonio a formar parte de una familia que administraba la Kajimaya, una de las más importantes agencias de cambio de Osaka, sus finanzas y la de su familia sufrieron gravísimos golpes: Explotó un incendio en las minas de carbón, y el banco que ellos habían fundado fracaso; Asako, que sufría de tuberculosis y de un tumor en el seno, fue además gravemente herida por una persona que la odiaba. A pesar de estas adversidades Asako jamás perdió el coraje, continuó apoyando a su esposo y demostró su habilidad en los negocios. En un momento particularmente difícil, Asako había pensado: “se dice que si caes siete veces te levantas ocho veces. En mi caso, si fuera a caer nueve veces me levantaría por décima vez”. Desde entonces esta frase se habría vuelto el lema de Asako.

Cuando las personas experimentan el dolor y la dificultad, tienden a verse a si mismos como la personificación de la tragedia y a los demás como la personificación de la felicidad. Sin embargo  en realidad la vida no está libre de luchas y dificultades. Lo que cuenta es cómo ustedes lograrán abrirse camino a través de los problemas que surgen ante ustedes y cómo harán para construir una fuerte identidad que ningún obstáculo podrá vencer. Esta es la clave para vivir una vida de gran valor.

En  un determinado momento Asako se dirigió a alguien en estos términos: “el resultado de su vida será determinado por cuánto ustedes serán capaces de levantarse y nutrirse de la tristeza y del sufrimiento que encontrarán. Entrenándose con perseverancia y determinación seguramente verán abrirse el camino frente a ustedes. Por lo contrario si se quejan de sus condiciones y de las circunstancias desfavorables, no estarán en condición de crecer. Para fortalecerse ustedes mismos, deberán luchar duramente frente a las dificultades”. 

Puede que estén ya al tanto de esto, sin embargo no es fácil seguir esta filosofía de vida. Asako, era una persona de excepcional fuerza interior, que continuaba enfrentando y atacando los problemas que se le presentaban. No poseía un particular titulo de estudio y no era el tipo de persona que cuando debía enfrentar una situación difícil busca un razonamiento lógico para saber cómo resolver el problema. En cualquier situación antes que nada se lanzaba de cabeza en la realidad, buscando una solución, actuando con coraje y energía.

Seguramente la fuerza y el éxito de Asako emanaban de esta actitud. En una ocasión, una compañía de seguros fundada por ella, llegó a encontrarse en una situación insolventable. Asako decidió resolver la crisis fundiendo esta compañía con otra sociedad. Su esposo criticó su proyecto juzgándolo imposible, sin embargo, frente a sus criticas, Asako contestó: “Si decides que algo es inejecutable todavía antes de probarlo en ponerlo en practica, no lograrás jamás realizarlo. Es importante establecer un objetivo, aunque parezca imposible, y dirigir todos los esfuerzos para realizarlo”. A la final, después de muchas dificultades, Asako logró llevar a cabo esta fusión y el volumen de negocios de la compañía creció increíblemente.

Asako dirigía también una mina de carbón y acostumbraba bajar sola a los pozos mineros, para seguir de primera persona las operaciones. Este trabajo la exponía a peligros: debía trabajar en medio de hombres ignorantes y rudos, y a causa de fuertes prejuicios de la época en contra de las mujeres, debía siempre llevar en su bolsillo una pistola. En aquella época la sociedad japonesa estaba casi completamente dominada por los hombres, y las mujeres de negocio como Asako eran verdaderamente raras. Asako enfrento dificultades que van más allá de nuestra imaginación, durante sus luchas desarrollo una firme convicción en la independencia de la mujer. En el mismo período se organizaban fiestas nocturnas en hoteles lujosos de Tokio, donde mujeres pudientes vestidas a la ultima moda occidental transcurrían todo su tiempo bailando.

Asako se preguntaba: “¿es este el verdadero estilo de vida para una mujer?¿no sería mejor el estudio, la elaboración y la intuición de las tendencias de la sociedad, el camino hacia la verdadera independencia?” Gracias a estas convicciones más adelante se dedicó a la fundación de la Universidad Femenina del Japón, la primera institución para la educación superior de las mujeres. Además, para elevar la conciencia y el nivel social de las mujeres, se empeñó a pesar de su avanzada edad, en ayudarlas a mejorar su condición social, ocupándose en primera persona de la educación de las  jóvenes y transmitiéndoles ideales de independencia femenina.

Asako  murió a la edad de setenta y un años. El día anterior a su muerte dijo: “frente a cada dificultad encontrada, he seguido siempre con la actitud de quien sabe  que el verdadero reto aún no ha llegado. Quiero vivir con espíritu juvenil”.
 Pienso que más allá de los objetivos logrados, su verdadera grandeza reside en esta actitud.

31. El mundo al femenino:

Se está verificando una liberación de la mujer en todo el mundo: años tras años, no sólo en occidente, sino en cada país del mundo, las mujeres están avanzando socialmente, asumiendo posiciones relevantes, y transformándose en la fuerza motora de la sociedad. En estos últimos años, las mujeres han dejado una gran huella de sí, en todos los sectores. Según algunos, la sociedad dominada por los hombres llegó a un punto muerto. En estas circunstancias las perspectivas femeninas y la manera de pensar de las mujeres, son consideradas fuentes de energía capaces de crear nuevas tendencias y reactivar la sociedad; tales tendencias se acentuarán cada vez más en la medida que nos acercamos al amanecer del siglo veintiuno. Es un hecho que las mujeres tienen un rol y una misión que cumplir.

Eso es aún más verdadero cuando nos referimos a nuestras actividades para el kosen rufu, que están a la base del progreso en la vida social. Algunos prefieren dar crédito solamente a los esfuerzos , de hecho insuficientes, de los hombres, sin embargo la fuerza motora en nuestro progreso ha sido suministrada en gran parte por las miembros de la División de Damas. Sin duda, sus actividades se volverán cada vez más importantes y contemporáneamente la era de las mujeres logrará su apogeo. Esto es un punto que deberían siempre tener en mente. El responsable que se permite reprochar injustamente a las miembros de la División de Damas, y de controlarlas obstinadamente cae en un gran error. Respetar las opiniones de las damas y asimilar sus ideas, es la actitud más correcta para la época en la que vivimos.

 Las animo a luchar intrépidamente por sus ideales. Si se dejan influenciar por su ambiente, se arrepentirán y su vida será infeliz: deberían esforzarse para mostrar su identidad.

El doctor y la señora Pauling, junto a Albert Einsten y a otros, condujeron una agotadora batalla para la abolición de las armas nucleares después de los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki en 1945. El corazón del estudioso debería sentirse inquieto cuando se le pregunta sobre la meta ultima de la ciencia. Al comienzo de los años ’50, la era del maccartismo, muchos personajes públicos de los Estados Unidos, fueron atacados por criticas irrazonable, y hasta los científicos dedicados a actividades apolíticas y de paz, fueron perseguidos. El sueldo de Pauling en la universidad fue reducido, su pasaporte retirado y hasta su familia fue victima de la opresión. Mientras otros científicos se abstuvieron de realizar actividades por la paz, Pauling continuó.

Mas adelante cuando el Congreso de los Estados Unidos le ordenó  entregar los nombres de los científicos que habían firmado una petición antinuclear, se rehusó abiertamente en colaborar. Hay que precisar que en cada momento, la esposa lo apoyo con fuerza. Pauling dijo: “creo que exista en el mundo un poder más grande que el poder demoníaco de las fuerzas militares y de las bombas nucleares, o sea el poder del bien, de la moralidad y del humanismo”. La vida de los cónyuges Pauling es una demostración de la gran fuerza del espíritu humano. Uno de los lemas de la Universidad Soka es : “Seas una fortaleza de paz para el genero humano”. Las animo a construir  una fortaleza de indestructible convicción en su vida. Los laureados de la Universidad y de la Soka Women’s Junior College son activos a cada nivel y yo como fundador, continuaré viajando por el mundo para abrir un sendero más grande aun para todos ustedes.

En Perú, por norma, no se puede recibir el Gojonzon hasta que no se ha aprendido a hacer un perfecto Gongyo.
La primera persona en practicar en el pueblo de Tauca ha sido una mujer, Narcisa De la Cruz de cincuenta y siete años.
Narcisa encontró la Ley Mística algunos años después de mi visita a Perú. En aquel tiempo, su esposo acababa de morir, dejándola sola con nueve niños para ese entonces su única fuente de subsistencia era una pequeña parcela de tierra. Además sufría de graves migrañas desde la infancia.

Como beneficio inicial del Daimoku, la enfermedad crónica que la asaltaba tan frecuentemente, desapareció por completo. Debido  a que no sabia ni leer ni escribir, Narcisa no podía recitar el Gongyo y así tuvo que aprender a pronunciar las palabras del Sutra de las personas que ella misma había introducido al Budismo. Cuando al fin aprendió el Gongyo, seis años después, y recibió el Gohonzon, había acumulado una fortuna tan grande que sus propiedades se habían elevado a veintidós parcelas y pudo comprarse dos apartamentos en Lima. El poder del Gohonzon es indiscutible.
En su pueblo, todavía las costumbres son muy arraigadas, y como en toda América del Sur, aquí también existe una fuerte tradición católica.

Narcisa enfrentó varias oposiciones por parte de la gente del pueblo quienes se habían hecho una idea equivocada de su persona. En diferentes ocasiones fue acusada públicamente y denunciada por la comunidad entera inclusive a través del alto parlante oficial del pueblo. Sin embargo, Narcisa continuo declarando la valides del Budismo a los demás habitantes y a los funcionarios del pueblo, con una inquebrantable convicción: “hasta ahora, nada en toda mi vida me ha hecho probar verdadera felicidad a excepción del Budismo. Las personas que quisieran que abandonara esta fe, ¿están en condiciones de hacerme feliz? Yo tengo el derecho de lograr la más grande felicidad abrazando la fe en la Ley Mística”.

Su convicción gradualmente fue abriendo los corazones de las personas: “la Ley Mística ha sido una fuente constante de coraje y esperanza en mi vida llena de miserias y de tristezas. La fe es la fuente de mi felicidad”.

Aquellos que están llenos de confianza y arden de esperanza, son fuertes. Ningún abuso o crítica puede derribar una persona que tiene confianza, coraje y esperanza.
Su grandeza es evidenciada por el hecho de que, a pesar de la oposición a su fe de parte de muchos de sus vecinos, continuó trabajando incansablemente por el bien del pueblo.

Las principales contribuciones de Narcisa a la comunidad se concentraron alrededor de un proyecto de reforestación.  Tras sus esfuerzos había la esperanza de que el pueblo pudiese llegar a una prosperidad tal para que algún día tuvieran electricidad. Una vez, ochocientas cabezas de ganado, propiedad común del pueblo, fueron injustamente secuestradas por los oficiales del gobierno corrupto y ella dirigió la lucha para la recuperación del ganado. En todo caso, aun siendo obstaculizada, Narcisa no se aisló jamás. Por lo contrario, hizo todo lo posible para ponerse al servicio de la gente del pueblo, no solamente con palabras sino también a través de acciones y, impulsada por el deseo de ayudar a los demás, modificó sustancialmente su ambiente. Ahora Narcisa goza de la confianza de muchos en el pueblo, incluyendo el joven gobernador, quien la definió “la persona que más coopera en la comunidad”. La madre del gobernador es una miembro practicante. Al fin estimada y respetada, Narcisa asumió un rol central en el desarrollo del pueblo, y es fuente de coraje e inspiración para el mismo gobernador.

 Dice Narcisa: “En Quechua (lengua indígena de los peruanos) el nombre de nuestro pueblo, Tauca, significa ‘reunirse’ y ‘solidaridad’, es mi deseo llevar la felicidad a las personas de mi pueblo y crear unidad entre ellos.” Estoy conmovido por la fuerza del corazón puro y por la noble mente de esta mujer, que personifica la verdadera esencia de la fe.

 Fe quiere decir: no pararse jamás. Cualquier cosa ocurra, continúen perseverando en sus actividades para la paz, para la prosperidad de la sociedad y la felicidad de los demás. Este es el camino que debe seguir un discípulo del Budismo de Nichiren Daishonin.

Los progresos de la vida moderna han llevado a un general apego a la vida, pero no han garantizado ningún alivio a los pacientes cercanos a la muerte, a los incurables.

Fue una mujer, Mary Aikenhead (1787-1858), fundadora de las Monjas Irlandesas de la Caridad, quien introdujo el concepto de auspicio entendido como lugar para la cura de los pacientes en sus últimos momentos: una institución que se basa en el sustento humano, ayudando al enfermo a enfrentar la muerte con serenidad y paz. Mary Aikenhead se inspiró en la idea de “la muerte de un ser humano es simplemente un puente y no la ultima etapa”.

La palabra  “auspicio” deriva del latín “hospes” que significa contemporáneamente “aquel que hospeda” y “aquel que es hospedado”. Tienen el mismo origen también, términos como “hospital” y  “hospitalidad”.

Auspicio es el nombre dado en el medio-evo a las posadas diseminadas por toda Europa, donde los peregrinos en camino hacia la tierra santa se paraban para comer, para pasar la noche o para retomar los ánimos necesarios para continuar su viaje.

Todavía  el origen de la institución anterior al auspicio se remonta al Imperio Romano, cuando los cristianos sufrían continuas persecuciones. Como revela la historia es inevitable que una religión o una filosofía sean duramente perseguidas por la autoridad a cargo, antes de ser ampliamente aceptada. A pesar de tales adversidades, una rica matrona de nombre Fabiola manifestó su fe en el Cristianismo y abrió un lugar para el refugio de los peregrinos. No sólo cada visitante era alimentado y hospedado sino que también los enfermos eran curados cuidadosamente y también los incurables eran asistidos hasta el final de sus vidas. A pesar de que la filosofía en la cual creían es diferente a la nuestra, la actitud de aquella mujer, que resistió sola y sin desanimarse fue admirable. Considero que tiene mucho en común con ustedes, miembros de la División Damas de la Soka Gakkai.

Sus acciones y sus convicciones testimonian que la fuerza de las mujeres constituye la base para la aparición de cada nuevo capitulo de la historia.

32. Una mujer con grandes ideales:

Durante la juventud deberían sembrar en sus vidas la semilla de un gran ideal.
Amo particularmente las palabras de un gran escritor: “Una persona con un ideal conoce el camino a seguir. Una persona con un gran ideal viajará a lo largo de un camino que continuará recorriendo a cualquier costo. Será su espíritu a guiarla en la justa dirección”. 
Una persona que posee un ideal por el cual vivir es fuerte.

Hablemos ahora del training, el entrenamiento. Es un especial privilegio de la juventud. Un edificio construido sobre fundaciones inestables pronto se derrumbará. De la misma manera, si ustedes no entrenan el cuerpo, la mente y el espíritu desde jóvenes no estarán en condiciones de experimentar una verdadera felicidad o una verdadera realización más adelante.

Es muy importante saber entrenar o “pulir” la propia mente. Su preparación cultural hará brotar maravillosamente la flor de su vida a la edad de cuarenta o cincuenta años. En fin, quisiera hablar de cómo se pueden convertir en personas cultas. No pienso que la cultura pueda ser medida en términos de conocimiento o de técnica. Un individuo culto expresa claramente sus cualidades, haciéndolas brotar de su propio interior. En este sentido la cultura sirve como un lubricante para mejores relaciones humanas, como estimulo a la comunicación. La cosa esencial es tener una mente sana, pura y abierta, que nos vuelva capaz de percibir lo que es verdadero y de ver la belleza en las cosas bellas. Para purificar la propia vida y el propio corazón es necesaria una fe correcta. Además es importante leer mucho y adquirir familiaridad con las obras de grandes autores, tener buenos amigos, también más ancianos, con los cuales hablar y discutir de muchos temas.

 Mi esperanza es  que “se conviertan en mujeres de sabiduría y fortuna, mujeres convencidas, capaces de animar armoniosas relaciones humanas. Mujeres con una gran conciencia social”.

Aspiro a  que sean mujeres muy afortunadas y les deseo que se así se vuelvan. Recuerden que la fuente de tal fortuna es su fe y el poder del Daimoku. Existen mujeres de gran prestigio social pero tal fortuna no tiene raíces profundas, es efímera como un espejismo. Por lo contrario la fortuna acumulada por la fe es absolutamente indestructible y aumentará año tras año. El más grande objetivo que puedan tener en su vida es la realización del kosen rufu. Cuando una persona se dedica a una gran meta, puede mejorar su condición y obtener la felicidad. Espero que ustedes manifiesten a lo máximo su personalidad y sean siempre alegres, porque esta es la base para transmitir fuerza vital a los miembros.

Cuantos mayores serán sus esfuerzos en esta dirección, más grande será la fortuna acumulada y más rápido será el cambio de su destino. Protejan el Gohonzon con coraje y convicción incansables. El verdadero valor de una persona y la profundidad de su fe se manifiestan en los momentos cruciales.

Para realizar kosen rufu, debemos trabajar diligentemente  cada día, y después del trabajo dedicarnos a nuestra revolución humana y al mejoramiento de las condiciones de vida de las personas. Si actúan de esta manera, si construyen su identidad y están mentalmente preparados para cualquier eventualidad, lograrán vivir con la más absoluta confianza y seguridad, independientemente de los advenimientos futuros.

Deseo que sean mujeres con una gran identidad. Deberán ser fuertes en la fe, establecer firmemente y con inteligencia su personalidad, manifestando la vida del Buda que esta en ustedes, de lo contrario no estará en condiciones de obtener la felicidad absoluta. Una vida constantemente influenciada por las circunstancias es una vida infeliz. Espero por ende que avancen por este noble camino.

Hoy en día una mujer moderna no puede ser frágil o indefensa. Ustedes necesitan de una gran vitalidad. Si desarrollan sus capacidades desde jóvenes, podrán ser fuertes y firmes cualquier cosa ocurra en el transcurso de la vida.

La primavera llegó y frente a las oficinas de la Soka Gakkai los cerezos volvieron a florecer. Aprecio profundamente a los miembros de la División de Damas que promueven y apoyan constantemente las actividades para el kosen rufu y cuando las encuentro se lo agradezco de todo corazón. Espero que en las reuniones, todos los responsables, y en particular aquellos en la División de Caballeros aprecien a las damas y las traten con respeto y cortesía. Un responsable no debería ser jamás arrogante o despreciar a los miembros que demuestren espíritu de dedicación. Este es un principio que quisiera subrayar antes que cualquier otra cosa.

 Han pasado más de veinte años desde que, en Octubre de 1968 la Unión de las Amas de Casa Japonesa y las Asociación de las Mujeres Trabajadoras se han constituido como movimientos sociales para dar una forma representativa al poder colectivo de las mujeres japonesas. Esos grupos han sido organizados por algunas responsables de la División de Damas, tras una sugerencia mía. A pesar de haber quedado desconocidos por mucho tiempo, han luchado pacientemente para promover la emancipación de la mujer y contribuir al desarrollo de la paz y la cultura en la sociedad. Finalmente han obtenido un amplio consenso por haberse ocupado de numerosos problemas sociales con intuición y sensibilidad. Recientemente se le ha pedido a la Unión de las Amas de Casa Japonesas que representen en un programa televisivo nacional, a los consumidores del área de Tokio en un foro sobre las reacciones a un nuevo impuesto sobre el consumo. Como ciudadano felicito a los miembros de este grupo por el éxito logrado.

Mi esposa y yo seguimos la actividad de la Unión de las Amas de Casa Japonesa a través de relaciones escritas que nos envían mensualmente y hemos quedado impresionados por el nivel de sus búsquedas. Se trata de investigaciones que ofrecen un análisis profundo sobre varios temas sociales y sobre otros argumentos de particular interés, además son presentadas en formas comprensibles e instructivas.

En Colombia existen muchos cuentos populares llenos de humanismo, transmitidos a través de los siglos. El sol, la estrella alpina y el césped con las bayas rojas, cuenta la triste y conmovedora historia de una madre y de su niño. La protagonista del cuento es una muchacha encantadora, hija de un jefe de la tribu indígena de los Arawakas. Los Arawakas fueron vencidos en batalla por otra tribu y la muchacha fue obligada a casarse con el jefe de la tribu enemiga. Ella dio a luz a un niño, pero el pueblo de la nueva tribu la odiaba porque era hija del enemigo y conspiro para matarla junto a  su pequeño. A la final, la muchacha logró huir con su niño.

El camino estaba cubierto por una gruesa capa de nieve y los guerreros que la seguían, lograron acortar la distancia que los separaba de la joven. A pesar de tener  la muerte a su lado, la mujer se trepó desesperadamente por la montaña para salvar a su hijo. Había casi logrado llegar a la cima, cuando fue alcanzada por una flecha. En aquel instante el sol empezó a resplandecer de una manera insólita difundiendo una luz dorada sobre toda la zona. Madre e hijo desaparecieron de repente sin dejar huellas; en su lugar quedaron solamente un césped de bayas rojas y, al pie de los arbustos, una pequeña estrella alpina.

 La gente dijo que el césped con la paya roja era la madre y la flor su hijo. En el transcurso de los siglos se ha dicho que el césped y la estrella alpina vigilan a su pueblo desde lo alto de la montaña como símbolos del deseo de paz y felicidad. Por más que pueda ser considerada una simple fábula, esta historia nos habla del amor de una madre que lucha desesperadamente por proteger a su niño, y de su deseo de paz, seguridad y felicidad.

 También hoy el mundo esta lleno de sufrimiento y de infelicidad. Parémonos y reflexionemos sobre esta historia. De la misma manera en que esta medre se puso a correr abrazando a su hijo, nosotros debemos ir hacia delante haciendo lo posible para proteger a las personas y realizar su deseo de paz. Ustedes mujeres tienen una misión de paz, son la esperanza de la humanidad. Deseo que aquellos que abrazan la Ley mística asuman la responsabilidad de transformar este sueño en realidad.

Es importante hablar a los demás con calma, como la delicada, envolvente luz de la luna. A veces se necesita la energía vibrante del sol, otras veces de la luz tranquila y pura de la luna. En particular, cuanto más nuestra sociedad crece y madura tanto más serán necesarios estos dos elementos. En la Soka Gakkai llego el momento de hacer crecer miembros que logren el perfecto equilibrio entre la luz del sol y aquella de la luna y en tal sentido, estamos entrando en la era de su armonía. En esta nueva era será cada vez más importante saber mirar dentro de nosotros mismos y reflexionar.

De hecho frente a los sacrificios de la humanidad, llevado a cabo en nombre del desarrollo económico, podemos estar seguros de que terminó la era en la cual la atención se dirige únicamente a lo externo. Con la llegada de esta nueva época crecerá la importancia del rol de la mujer en la sociedad. También en el mundo de la política su voz está adquiriendo un mayor peso. Naturalmente no todos los hombres son como el sol y no todas las mujeres como la luna, a veces más bien parece lo contrario. En algunos idiomas extranjeros, de hecho, el sol es un sustantivo femenino, mientras la luna es un sustantivo masculino.

Hay una famosa declaración de una feminista japonesa, Hiratsuka Raicho (1886-1971), según la cual en la prehistoria la mujer era el sol. Yo también comparo muy a menudo a las mujeres con el sol de la familia. En sustancia debemos entender que estamos entrando en una época en la cual se debe lograr una perfecta armonía entre el sol y la luna.

El país que recurrirá a las cualidades de las mujeres para conducir su propia política, será seguramente aquel que tendrá más en su corazón el bienestar de su pueblo.

No me opongo al trabajo de la mujer en la sociedad. Por el contrario lo apruebo. Pienso también que su participación en la vida social deba aumentar, porque cuando las mujeres puedan tomar la iniciativa en escala nacional e internacional, como hacen en su familia, contribuirán noblemente a la paz mundial.

Anhelo el tiempo en que la mujer tendrá un peso determinante en la vida política, aun manteniendo sus características femeninas, y sin discriminaciones de edad. Esta transformación marcará un nuevo comienzo en la política. Existen muchas razones para pensar que las mujeres actuaran en el parlamento  con naturalidad y perspicacia al igual que los hombres y que no serán inferiores a ellos en nada, ni en las profundidades de sus discursos ni en la lucidez de sus estrategias. Pienso que las mujeres, aunque apoyen a los hombres y a sus reivindicaciones, deberán esforzarse para desarrollar firmemente su individualidad y contribuir eficazmente al despertar de la conciencia humana y a su sana evolución.

Hay que reconocer que las relaciones visibles o invisibles en el interior de un grupo social (escuelas, oficinas o sindicatos) parecen más fuertes de aquellas en una familia. El núcleo familiar es una sociedad en miniatura compuesta por personas de la misma sangre. Algunas veces se vuelve la sede de conflictos agudos, mostrando un micro ejemplo de los desmembramientos de la sociedad. Sin embargo los miembros de la familia, a pesar de algún rencor conservan entre ellos una fuerza de atracción indescriptible. Eso me permite afirmar, sin exageración, que la familia constituye la última esperanza para rellenar el abismo de la incomprensión que se profundiza cada vez más en nuestra sociedad.

La mujer en la familia es madre y esposa. En este sentido, ¿su rol no es acaso el de servir de puente entre generaciones? Actualmente tiene  responsabilidad y  obligaciones materiales que no le imponen grandes esfuerzos físicos. Creo que en el futuro su espíritu se renovará a través de responsabilidades más grandes.

En plena crisis social, la intuición de la mujer y su facultad de mediar en los conflictos asume una real importancia. Por lo tanto es necesario abrir las puertas de la sociedad a las mujeres que son ahora más libres de sus ocupaciones familiares.

Si se compara la actitud de las mujeres con aquella de los hombres, que tienden a juzgar fríamente los eventos en base a sus instintos (generalmente belicosos y destructivos, más que generadores de amor y de paz), no sorprende que las mujeres con su manera de ser, puedan parecer tal vez ineficaces o fastidiosas.

Mientras hoy se tiende cada vez más a descuidar la vida, me auguro que sea la mujer quien se asuma la responsabilidad de un amplio movimiento con la meta de salvaguardar la vida de los hombres a través de la instauración de la paz mundial.

La mujer  por naturaleza se inclina por el respeto a la vida, por educar y por defender. Si este corazón materno se utilizara para luchar en pro de la felicidad de una nación y para influenciar la política de gobierno ¿cómo podría explotar una guerra?

Abran de par en par las ventanas de sus casas hacia el exterior! Dejen de mirar la sociedad con los ojos de su marido: la realidad no puede ser enfocada con precisión y perspicacia utilizando lentes tomados en préstamo.